Deportes | Argentina | Mundial | tiempo

Gran debut de Argentina

El Seleccionado Argentino se impuso a España por 69 a 68 en Riga, por el Grupo "C". Hoy a las 5.30 se medirá con Corea, que cayó ante Francia

El Seleccionado Argentino derrotó 69 a 68 a España en su debut en el Mundial U19 de Básquetbol.

Los dirigidos por Daniel Farabello efectuaron un gran partido con un dramático e intenso final ante el subcampeón europeo, y hoy a las 5.30 enfrentarán a Corea, que ayer cayó ante Francia, el candidato a ganar el Grupo “C”.

Fue el estreno soñado para la Selección Argentina U19 en el Mundial de la categoría, que se disputa en la ciudad de Riga, Letonia.

Corrió desde atrás a una potencia desde un primer tiempo difícil, se recompuso y fue creciendo en confianza, carácter, apoyándose en sus mejores jugadores, hasta pasar al frente recién en el tercer cuarto y se terminó imponiendo por 69-68 a España, uno de los equipos más fuertes del Mundial.

Se destacó nítidamente Alejo Azpilicueta (15 puntos y 4 triples), además de Juan Fernández (13 puntos, 7 rebotes, 3 robos y 3 asistencias) y Gonzalo Corbalán (11 puntos y 4 rebotes), quien se encargó de mantener a la celeste y blanca en partido en un flojo primer tiempo, que perdió 37 a 28.

Corbalán empató el juego restando 52’’ y Fernández convirtió un libre desde la línea para darle toda la responsabilidad a España, que tuvo el tiro del final y falló, para sellar una resonante victoria de Argentina, que ahora irá por una débil Corea, que cayó 117 a 48 ante otro candidato europeo, Francia, que será rival de la “albiceleste” el lunes a las 8.30.

Ott disfrutó su sueño mundial

El pivote de Ameghino de Villa María, Bautista Ott, jugó 3’ 10’’ en el gran debut de Argentina en el Mundial de Letonia.

El enorme triunfo se plasmó en el segundo tiempo, cuando los dirigidos por Daniel Farabello revirtieron un partido adverso, dieron una muestra de carácter y superaron a España por 69-68.

En el arranque España desplegó una defensa física y muy agresiva en el perímetro que le cortó la circulación de balón, forzó pérdidas y alejó del aro a Argentina, que afectada por los nervios y la incertidumbre del estreno, no podía llegar a la pintura rival.

Los europeos capitalizaron los errores y esa falta de soltura, con contragolpes (parcial de 13-4). Una volcada de Pedro Rossi en transición en el cierre otorgó el segundo gol de campo a Argentina, que achicó a 10 (11-21 fue el parcial).

España forzó pérdidas y se cargó de faltas, pero incomodó a su rival, manteniendo la diferencia en el segundo cuarto. Encontró lanzamientos fáciles del otro costado producto de una buena circulación del balón y un mejor ritmo.

Los europeos mostraron intensidad, juego físico y una mayor velocidad de ejecución. Argentina tuvo el doble de pérdidas que goles de campo (16 balones contra 8 goles).

El valioso ingreso del chaqueño Corbalán sumó argumentos a Argentina, que se soltó en ataque, recortando el déficit a un solo dígito 28 a 37, adjudicándose el segundo cuarto (17-16).

Argentina ingresó en juego, mejoró en defensa y al soltarse en ataque mostró su mejor versión en el tercer cuarto (lo ganó 25-15).

Cambió la actitud, se despojó del temor, respondió al juego de contacto y más efectivo en ataque, Argentina pisó el acelerador con la puntería de Azpilicueta y el talento de Díaz. Ganar era posible. Toda la plantilla aportó y Argentina encaró el tenso último parcial: 53 a 52.

España tomó el comando del partido, pero Argentina no se dejó intimidar. Una conversión oportuna de Corbalán empató el juego a falta de 52 segundos. En medio de las imprecisiones, Fernández sumó 1 punto desde la línea y España falló.

Síntesis: Argentina (69): Azpilicueta 15, Rodríguez Ortega 7, Díaz 6, Méndez 7 y Juan Fernández 13. Pérez 4, Rossi 2, Merlo 4, Copes, Ott, Corbalán 11 y Burgos. DT: Daniel Farabello.

España (68): Penarroya 9, Nunez 8, Ferrando 11, Domínguez 13, Godspower 6, Jiménez 11, Alderete 8, Domenech, Etxeguren, López 2 y Rodríguez. DT: Javier Zamora.