Nacionales | Argentina | default |

La Argentina entró técnicamente en default y hará cambios en la oferta

Como se esperaba, el Gobierno incumplió el vencimiento por 503 millones de dólares. Aun así, el Ministerio de Economía planea introducir en los próximos días modificaciones en la propuesta a los tenedores de bonos.

La Argentina incurrió ayer en un nuevo incumplimiento en el pago de deuda y con ello está técnicamente en default, por lo que el Gobierno decidió acelerar los tiempos para evitar demandas judiciales y sanciones y alcanzar lo antes posible un acuerdo con los acreedores para reestructurar más de 66.000 millones de dólares. Así, la administración Fernández realizará "en los próximos días" cambios en la oferta que hizo a los tenedores de bonos, según anticipó el ministro de Economía, Martín Guzmán.

A las 18 de ayer (17 de Nueva York), al no efectuar el pago de intereses por 503 millones de dólares correspondientes a los bonos Global AA21, AA26 y AA46 vencidos el 22 de abril, el país alcanzó el noveno default en su historia.

Guzmán encabeza las duras negociaciones con los acreedores internacionales que tienen en sus manos bonos en dólares emitidos bajo ley extranjera y que según el mismo funcionario "avanzan por un sendero positivo", pese al default técnico.

En un sendero positivo

"Las negociaciones continúan por un sendero que consideramos positivo. Mi visión es que estamos experimentando un mayor entendimiento mutuo entre las dos partes", dijo Guzmán en declaraciones exclusivas a la agencia Reuters.

El funcionario añadió, sin embargo, que "aún hay una importante distancia que cubrir, pero todas las partes están a la mesa para encontrar una solución. Para Argentina, es la esencia que el acuerdo esté alineado con la capacidad de pago del país".

Los acreedores de Argentina realizaron contrapropuestas a finales de la semana pasada luego de rechazar una oferta inicial del Gobierno, que incluía un período de gracia de tres años, un recorte del 62% en el pago de cupones y la postergación de vencimientos hasta 2030 y más adelante.

El Gobierno extendió el jueves el plazo de negociación con los bonistas hasta el 2 de junio para avanzar hacia un acuerdo.

En la comunicación oficial, el Ministerio de Economía aclaró que se fija esta nueva fecha, "salvo que se extienda por un período adicional o que se finalice en forma anticipada".

Este jueves por la noche, el Ministerio de Economía difundió el comunicado por el cual anuncia que la Argentina "extendió por un período adicional el vencimiento de la invitación que hizo a los tenedores de ciertos bonos elegibles para ser canjeados por otros títulos".

Lo cierto es que, en esta oportunidad, el Gobierno trabaja aceleradamente para que el denominado “default blando” quede subsanado con la firma de un acuerdo con los acreedores que los disuada de iniciar demandas judiciales.

En default selectivo

Lo que quizá no pueda evitar es que las calificadoras de riesgo coloquen al país en default selectivo, aunque en el actual contexto de pandemia y crisis global tendrá pocas consecuencias.

En definitiva, si el Gobierno logra antes del 2 de junio un acuerdo con los bonistas -o avanza en el diálogo que haga presumir el cierre de las negociaciones- evitará que se activen la cláusula de "cross default", que habilita a todos los acreedores a reclamar el pago de la deuda total.

Sin embargo, para eso, los acreedores deberán conseguir al menos una coincidencia del 25%, cuestión que, por el momento, aparece muy lejana, pues los principales fondos de inversión dieron señales de estar en vías de un acercamiento.

El jueves, desde Santiago del Estero, el presidente Alberto Fernández aseguró que la Argentina está en default "desde hace meses, desde antes de diciembre. Sólo que no lo escriben. Lo ocultan".