Argentina | Inflación | Economía

"La inflación tiene rasgos de híper", señaló el senador Lousteau

A su vez, Bossio consideró que escalará hasta el 72 por ciento durante el corriente año

"Esta inflación del 80% anual es extremadamente alta, es intolerable. Tiene el rasgo de una híper, es también de un nivel que desordena el presente", sostuvo el legislador radical.

Según Lousteau: "El descontrol político genera más incertidumbre. Es decir: cada vez que en el Gobierno se matan entre ellos, impulsan la incertidumbre. Y la inflación es más alta".

Sin embargo, aclaró: "No están dadas las condiciones en la Argentina para lo que vivimos en el pasado" (en términos de inflación).

En declaraciones radiales, el senador consideró: "Lo que tiene la Argentina por delante no es fácil. Muchas veces hay un error de sobreestimación de quienes acceden al poder o subestimación de los problemas".

Y dijo que "hace rato que el país tiene problemas estructurales".

Por otra parte, afirmó que le "encantaría" que el próximo presidente "fuera radical", pero dijo que "será el que mejor convenza a la sociedad".

También, descartó que ese partido quiera abandonar Juntos por el Cambio: "La UCR tiene un modo de debatir que no tienen los partidos nuevos. Y, a veces, esa institucionalidad tan democrática llama la atención. No hay más que eso", subrayó.

“Una economía muy compleja”

Por su parte, el economista Diego Bossio estimó que la inflación de este año trepará al 72% y consideró que con ese nivel "la economía se vuelve muy compleja y se compromete el crecimiento" del país.

"La inflación anual será del 72% en 2022. Siendo tan alta, los pequeños comerciantes, los que producen, los trabajadores, acortan los plazos de compra. Hoy, un billete de $ 1.000 en cuatro meses pierde $ 200 de poder adquisitivo. Lo mismo le ocurre al salario", sostuvo el exdirector ejecutivo de la Anses.

Además, consideró que las economías con inflaciones altas "son muy complejas, muy difíciles para el día a día", a la vez que añadió: "Por ende, las soluciones también son complicadas".

"Un nivel de inflación como el actual compromete el crecimiento. La Argentina se recuperó fuertemente el año pasado y ahora empieza a haber cuellos de botella", advirtió.

Bossio evaluó que el "principal problema" del país "es político" y dijo: "Si no se ordena la política, no se podrá ni siquiera abordar la inflación, que necesita un tratamiento a largo plazo".

En declaraciones radiales, el exfuncionario sostuvo también: "No hay forma de anunciar un programa económico si no se explicita. La gente tiene que creer en un plan, en las decisiones que se van a tomar".

Pero aclaró: "Cuando la autoridad de quienes toman decisiones está totalmente socavada por la oposición, que lo único que hace es discutir y no proponer nada positivo, y por un oficialismo con una visión muy distinta entre los principales líderes, es muy difícil hacer algo".