Deportes | Argentina | partido | Mundial

Mundial U19: Argentina venció a Turquía con un triple sobre la chicharra

Agónico triunfo de la selección juvenil. Faltando un segundo, el chaqueño, Gonzalo Corbalán, lanzó un "bombazo" y logró un triple que dejó definitivamente el tanteador en 76 a 74. Bautista Ott no sumó minutos en el juego

La Selección Nacional U19 superó a Turquía por 76-74 y consiguió su lugar en los cuartos de final. Gonzalo Corbalán, autor de la canasta ganadora, terminó con 25 puntos. El viernes, ante Serbia.

Postal para la historia en el Mundial U19. Con un bombazo sobre la chicharra de Gonzalo Corbalán, Argentina derrotó a Turquía por 76-74 en los octavos de final y se metió entre los ocho mejores del mundo. En un partido durísimo ante un rival más grande y más fuerte, los de Daniel Farabello dieron una muestra de carácter y talento, dominaron mientras impusieron su ritmo y sacaron pecho cuando las cosas se pusieron difíciles. Al margen del triple agónico, Gonzalo Corbalán fue el gran protagonista del partido. Finalizó con 25 puntos y fue uno de los responsables de abrir el partido en el segundo cuarto y de mantener el juego a flote sobre el cierre. Franco Méndez acompañó con 11 puntos, Fernández y Rodríguez Ortega sumaron 9.Argentina arrancó el partido con dos conversiones de tres puntos, una muy buena noticia. Desde el primer instante se notó que el juego iba a ser friccionado y de mucho contacto, en el que la efectividad de tres puntos jugaría un rol primordial. Ambos equipos intercambiaron delantera de a rachas, pero Argentina mostró una mejor cara defensiva. Siendo más física y más activa a la hora de congestionar las líneas de pase. Cargó de faltas a su rival y podría haber tomado el comando, pero arrancó 2/10 desde la línea, por eso el cuarto finalizó 18-18.

En el segundo parcial la gran diferencia de ritmo en los estilos de juego se notó mucho más. Siempre que pudieron correr, los chicos generaron problemas ante un rival más pesado y decidido a jugar media cancha. Argentina incomodó a su rival con el desequilibrio de sus perimetrales y sacó máxima de 10. Con un enorme despliegue defensivo y un parcial de 20-11 en el segundo cuarto, cerró el primer tiempo al frente por 38-29.

El tercer período fue todo de Turquía, que mejoró notablemente en defensa y jugó a sus fortalezas en ataque. Sin brillar, limitó a nuestros chicos a tan solo 10 puntos en el parcial, cortando la principal vía de gol, el uno contra uno desde el perímetro. Se cerró el cuarto con una ventaja de 50-48.

El partido llegó a los instantes finales con muchísima paridad. Argentina no se adueñó del juego pero tampoco se quebró ante las conversiones de su rival. Corbalán y Fernández se hicieron cargo de la ofensiva y mostraron personalidad. El primero para contestar cada conversión turca y mantener el juego a raya, el segundo para anotar con efectividad desde una línea de tiros libres que le había sido esquiva en el transcurso del partido.

Victoria trabajada y extenuante de Argentina que se cobró su segunda víctima europea en lo que va del Mundial. Muchísimo carácter y talento para compensar las carencias. El viernes, el rival de cuartos de final será Serbia, que sufrió hasta la última bola para derrotar a Japón.

Lo que se lee ahora