Claudio Díaz resaltó: “Tengo algunas metas por cumplir como jugador y muchas como DT en Argentino”.

“Me gustaría jugar y ganar un Provincial. Ya lo dije varias veces y siempre lo hablamos con Carlos Jacobi. Le dimos un campeonato, luego un bicampeonato y ahora nos gustaría ganar un Provincial con Argentino, para después pensar en el retiro”, insistió.

Aclaró: “El equipo del torneo Federal tuvo mala suerte en Plaza Ocampo, porque esa noche a 9 de Julio de Morteros lo pudimos golear y apenas nos fuimos un gol arriba. Después ellos tenían un gran equipo, por algo ascendieron, pero la expulsión de Carlos (Jacobi) y no tener al 100% a Ayrton (Páez), que la rompieron en ese torneo, creo, influyeron mucho”.

“Nos quedó la espina de saber qué hubiera pasado si los dos jugábamos completos. A ellos también le faltaron un par de jugadores por expulsión, pero nos reconocieron que fuimos el rival más duro que tuvieron”, señaló.

El DT más laureado

Siempre se encarga de aclarar que “en inferiores no es tan importante ganar títulos. Lo más valioso es formar jugadores”. “Si bien tuvimos la suerte de ganar más títulos que el resto en los dos últimos años, lo que también es fruto del trabajo y el esfuerzo de los jugadores, lo mejor es ver chicos jugando en Primera, que empezaron en cancha grande conmigo y están llegando algunos que dirigí en el baby”, precisó.

Recordó: “Quiero formar jugadores que lleguen y si es posible que lleguen en el fútbol profesional. Es lo que todo DT pretende”.

Añadió: “En 2012 Mario Cortez me propuso volver al club y arranqué como jugador, pero también dirigiendo la escuelita. Los pibes 2005, 2006 y 2007. El ‘Cholo’ Romero me llamó y me dio la cuarta, que eran los 96 y 97”.

Explicó: “Ese arranque me dio la posibilidad de conocer a todos los chicos que llegaban al club y los que serían mis compañeros en el bicampeonato de 2016”.

“Cuando se alejó ‘Cholo’ Romero quedó Hernán Carassai y luego me tocó a mí dirigir las inferiores. Allí tuve desde los 98 a los 2002. Los conozco muy bien a mis compañeritos”, sonrió.

“Jugar con ‘Cota’ Ñáñez, Galíndez, Rosales, Ledesma el torneo Federal, después de ganar un bicampeonato fue lo máximo. No es fácil mantener el respeto, y siempre me hicieron sentir respetado y reconocido como jugador y DT”.

Sonríe al señalar: “Es real lo que dijo Christian Romero cuando explicó que el jugador de Argentino es fácil de reconocer. Es muy fácil para un pibe del club jugar en Primera. Y es difícil para los que vienen de afuera, salvo los cracks como Ayrton Páez”.

“Cada club tiene lo suyo, pero en Argentino al jugador sin técnica y con la idea fija en atacar le cuesta”, dijo.

Consideró: “Mario Cortez se encargó de refundar el club y en pocos años Argentino se puso a tono con los grandes de la Liga. Hoy tenemos una cancha, que es la mejor de un club de Villa María, y unas instalaciones muy buenas”.

Sueña con “cerrar el estadio. Salvo Plaza Ocampo, es el único estadio con 3 sectores de tribunas, y falta la tribuna grande, y abajo vestuarios y un gimnasio. No es nada fácil pero se irá por eso”.

Indicó: “Acompañé a Mario en la comisión. Cuando se enfermó estuve al frente en un momento muy duro y ahora también acompañó a los dirigentes y padres que están trabajando”.

Resaltó: “Seguir fortaleciendo el baby las inferiores es proteger un trabajo de muchos años. No tenemos material como otros, pero a la hora de los bifes, tenemos una idea y nos sobra potrero, rebeldía y sentido de pertenencia para competir. Jugar en nuestra cancha un torneo superior es el sueño de mucha gente que quiere al club”.