Policiales | Arias | sobreseimiento | Guillermo Arias

Crimen del padre Coqui: el fiscal le negó el sobreseimiento a Arias

El único imputado por el homicidio seguirá detenido. La defensa adelantó que elevará un recurso de oposición al Juzgado de Control. Sostienen que las pruebas lo desincriminan, los indicios son contradictorios y hay pistas sin investigar

El fiscal Miralles rechazó ayer el pedido de sobreseimiento para Guillermo Arias, único imputado por el crimen del padre Coqui Vaudagna, ocurrido en Vicuña Mackenna el 27 de octubre del año pasado. El magistrado definió además que seguirá además privado de la libertad mientras se sustancia la investigación.

Por su parte, la defensa del joven adelantó que los próximos días presentará un recurso de oposición ante el Juzgado de Control, donde insistirá con el planteo. Daniel Fernández, abogado del detenido, sostuvo que las pruebas no incriminan a su defendido, a la vez que consideró que los indicios en su contra son contradictorios y endebles. Además, señaló que el propio magistrado reconoce no haber ahondado en otras pistas importantes, como la del titular del arma homicida.

Fernández dijo que la resolución del fiscal no lo sorprendió y que básicamente denegó el sobreseimiento para Arias “para no quedar sin argumentos de lo que ha sido una deficitaria investigación del crimen”.

La defensa fue notificada oficialmente de la negativa ayer alrededor de las 14.

¿Qué postura van a tomar?

Vamos a recurrir ante el juez de Control, con un recurso de oposición por la imputación de Arias. Lo vamos a estar preparando para presentarlo a más tardar el próximo lunes. Incluso hay una frase del propio fiscal que resulta contradictoria con el resto de las cosas que dice. Efectivamente, sostiene que el ADN sobre los elementos sescuestrados excluye al imputado Arias y al menor involucrado.

Argumentos

¿Hay alguna fundamentación mayor en el escrito?

El primer argumento es que se trata de una figura penal muy grave como para dejarlo en libertad sin que esté terminada la investigación. En segundo lugar, sostiene que hay elementos indiciarios que lo involucran y, básicamente, vuelve a hacer referencia a que evadieron un control policial. En realidad, estaban eludiendo el control para que no les quiten la moto. Ese es un indicio equívoco. Por otro lado, ratifica un indicio de cercanía, porque se lo ve en un negocio, comprando cigarrillos, a 140 metros del lugar del hecho. Lo que pasa es que había cien personas en los supermercados chinos, en otros comercios, a la vuelta del colegio. Así como imputó a Guillermo Arias, lo podría haber hecho con cualquier otra de esas personas. Por otro lado, dice que los dos se movilizaron del lugar donde estaban pero omite que, en el mismo momento en que se ve a Arias, aparecen otras dos personas en las cámaras y se las ve dirigirse hacia la casa del cura. ¿Cómo aparece la moto en el lugar de trabajo, si Arias y el menor huyeron a pie? Después, el fiscal se contradice cuando detalla que fueron perseguidos por el señor Taranilla, cuando es claro que este señor perseguía a dos personas de a pie. Todas las pruebas directas excluyen a Arias como partícipe del hecho. Pero el fiscal insiste con algunos llamados telefónicos de los familiares, que habrían buscado la forma de darle una mano para hacerlo zafar. Dice que un hermano suyo profirió amenazas contra el señor Taranilla. Borda todos los costados, pero en el centro no tiene nada.

La defensa insiste en que la Justicia debe investigar otras pistas del crimen.

¿Lo sorprendió la negativa al pedido de sobreseimiento?

No. Creo que trata de justificarse. Nosotros le dijimos que había una serie de pistas que podría haber seguido y no lo hizo. Recién ahora, en el escrito de la resolución, se compromete a investigarlas. Por ejemplo, el arma con la que mataron al padre no era de Arias. Aparece inscripta a nombre de una persona todavía no indagada.

¿Es una de las pistas que anticipan que va a investigar?

Dice que va a ahondar en una serie de pistas. Y argumenta que no lo hizo antes porque no tenía los resultados de las pruebas de ADN. Por un lado, dice que no lo puede dejar en libertad porque es el principal sospechoso de un hecho gravísimo. Y, por el otro, que hay un tercer perfil genético, sobre el cual se va a investigar a quien corresponde, en base a todas las pistas que tiene.