Villa María | arma | Homicidio | delitos

El autor del disparo que terminó con la vida del joven fue condenado a 12 años de prisión

El juicio por el homicidio de Rubén Alberto Córdoba llegó este jueves a su fin, con la condena de Alan Agustín Rodríguez y Benjamín Sebastián López, quienes fueron castigados con 12 años de prisión y 3 años en suspenso respectivamente.

El primero de los citados fue hallado culpable de los delitos “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” y “lesiones graves por el uso de arma de fuego”. En cambio, López fue juzgado por coacción calificada y portación ilegal de arma de fuego, delitos que le valieron una condena menor a la recibida por su compañero.

La muerte de Córdoba

El fallecimiento de Córdoba se dio durante la madrugada del 31 de mayo de 2020, en la esquina de Pastor Oviedo y Mercedarios, en barrio Los Olmos.

Allí, el joven festejó un cumpleaños con amigos: entre ellos estaba Diego Esquivel, de 21.

Alrededor de la una de la mañana, mientras celebraban, los amigos decidieron ir a comprar vino y gaseosas a los Monoblocks, pero no llegaron.

En el sector del estacionamiento —detrás del dispensario— se encontraron con otro grupo, entre los que estaban López (19) y Rodríguez (19), conocido también como “Comegato”. Discutieron. López sacó un arma: la mostró. Rodríguez hizo el resto. Se la quitó y disparó: uno o dos fueron al aire, otro impactó en el pecho —cerca del corazón— de Córdoba y el último proyectil en la pierna de Esquivel —a la altura de la rodilla—, que intentaba ayudar a su amigo. Córdoba murió casi en el acto.

La Policía tomó conocimiento del hecho aproximadamente a la una y media. Cuando llegaron los uniformados encontraron el cuerpo de la víctima y tres vainas calibre 22 (pero no el arma). A Esquivel y a Rodríguez, que tenía una herida en el cuello, los trasladaron al Hospital Regional Pasteur.

En el lugar, durante la madrugada, trabajó personal de la División Investigaciones de la Departamental General San Martín y Policía Científica del Ministerio Público Fiscal (MPF).

Se fotografió la escena del crimen, se realizaron croquis y las tareas de planimetría, y se labraron las actas de inspección ocular.

La causa fue investigada por la Fiscalía de Instrucción del Tercer Turno, encabezada por René Bosio.

Durante la tarde del 31 de mayo, miembros de la División Investigaciones y de la Patrulla Preventiva allanaron cuatro domicilios y detuvieron a López, el que tenía el arma, quien quedó imputado por ser el supuesto autor de los delitos de portación ilegal de arma de fuego y amenazas calificadas.

En el procedimiento, además, se secuestraron prendas vinculadas con el asesinato.

La Fiscalía además imputó a Rodríguez, a quien se le atribuyeron los ilícitos de homicidio agravado por el uso de arma de fuego (por la muerte de Córdoba) y de tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego (por el disparo de Esquivel).