Villa María | arreglos | capacitaciones | carenciados

Manos a la obra: arranca un curso de albañilería destinado a mujeres

La propuesta es gratuita y la lleva adelante Cáritas, tras el interés de mujeres por aprender el oficio. Ya hay más de 30 inscriptas y por la demanda no descartan replicar el mismo curso en Villa Nueva. Con balde y cuchara, todas a clases

“Siempre surgía, cuando realizábamos otras capacitaciones, el interés por parte de las mujeres de participar de un curso de albañilería y finalmente pudimos concretarlo con un número alto de interesadas”, sostiene Florencia Sarboraria, del área de Economía Social de Cáritas. La entidad iniciará hoy un proceso de formación orientado exclusivamente a mujeres que deseen aprender el oficio.

La actividad tendrá una duración de dos meses y estará a cargo de la arquitecta Verónica Isaac, e incluirá aspectos teóricos y prácticos. Desde hoy se replicará todos los jueves de 18 a 20.30, aproximadamente, en la capilla Divino Niño de barrio Las Acacias.

La entrevistada admitió que la necesidad de dictar esta capacitación se empezó a gestar desde hace un tiempo, aunque con la pandemia se fue postergando. “Lo tuvimos en agenda para organizarlo porque surgían en otras instancias de capacitaciones que mujeres se acercaban a actividades vinculadas con la construcción, electricidad, u otros cursos”, reconoció.

En concreto, admitió que las propias interesadas “pedían ese espacio, que por ahí en lo cotidiano están vinculados a lo masculino. Hay una llegada hacia las mujeres, pero donde había hombres era más limitada su participación”. Esta situación llevó a generar una capacitación orientada exclusivamente al sexo femenino: “Abrimos el espacio y cuando lo propusimos no nos imaginamos esta repercusión. En esta instancia que se empezó a difundir más la actividad hay muchas interesadas”, sostuvo la joven.

Abordada sobre los motivos que muestran las mujeres en formarse en albañilería, dijo que la mayoría plantea el interés que tiene que ver “con poder hacer arreglos en la casa, o aportar a la construcción. En algunos casos, los roles masculinos no están presentes o no realizan esos trabajos porque muchas veces salen a trabajar y no tienen tiempo”. Incluso, perciben que las propias mujeres “están tomando protagonismo, que es algo que se advierte y compartimos con ellas por lo que valoramos esta instancia de formación”.

Unas 30 mujeres ya se interiorizaron en el curso, que tendrá un cupo limitado en esta ocasión aunque por la demanda prevén replicarlo. “El cupo es limitado por protocolo, pero pensamos en la idea de poder efectuar otro similar, o focalizarlo en distintos territorios. Hay mucha gente de Villa Nueva interesada, por lo que no descartamos tratar de acercar a ese sector la formación para que las mujeres puedan capacitarse en su cercanía y que la permanencia esté asegurada”.

Interés por el oficio

Sarboraria admitió que muchas de las inscriptas no tienen conocimiento sobre construcción, “pero tienen familiares y parejas que trabajan, entonces desde algún lado se vinculan. Se interesan por aprender el oficio”, remarcó, reconociendo que es alto el porcentaje que llegará sin conocimiento previo.

De igual manera, valoró la importancia de efectuar jornadas de formación, que si bien “no aseguran la posibilidad de conseguir un trabajo, sirven muchas veces para avanzar en emprendimientos personales. Esa es la vinculación que buscamos desde el área de Economía Social, generar una relación con el mundo laboral a través de estas instancias de capacitación”.

“Apuntamos a que las personas que participen se lleven ese conocimiento para aplicarlo en sus hogares como trabajo”, remarcó. A la par del curso de albañilería que se inicia hoy, este miércoles comenzó otro en Villa Nueva sobre soldadura. “Arrancamos un poco tarde con los tiempos por la pandemia, pero siempre la idea es generar herramientas para que la gente las pueda aprovechar. Ya tuvimos experiencia con cursos de electricidad, articulamos en algunos casos con el Ceder y más allá del de construcción hubo de administración y otros rubros”.

Consultada sobre cómo se decide la realización de cada curso, la entrevistada explicó que inicialmente se articula con espacios barriales en los que Cáritas tiene una fuerte presencia, principalmente en los sectores más carenciados. “Ahí vemos el interés de la gente y la comunidad, y en base a eso se organizan las temáticas de cada curso. Todos son gratuitos, y siempre que los hacemos tenemos material para realizar las tareas y desarrollar las distintas actividades que se plantean”, cerró.