Policiales | arresto | desobediencia | golpes

Los hechos de violencia no dan tregua: cinco detenidos en apenas dos horas

Se trata de tres hombres y dos mujeres. En el catálogo de delitos aparecen hechos de desobediencia y resistencia a la autoridad, lesiones leves y amenazas calificadas

En un período de dos horas, personal de la Departamental materializó un total de 5 detenciones por violentos episodios en Ticino, Villa Nueva y Villa María, ocurridos en horas de la noche del lunes.

En orden cronológico, el primer arresto tuvo lugar en esta ciudad a las 21 horas, en la víspera del martes. Según se indicó, en barrio Lamadrid, sobre calle Periodistas Argentinos al 200, un hombre de más de 40 años fue apresado por herir a su pareja cinco años mayor, quien al momento de ser entrevistada por la Policía presentaba heridas que se lograron constatar. Por este episodio, ocurrido en el ámbito privado, el agresor fue detenido por el delito de lesiones leves calificadas.

Media hora más tarde, en una vivienda de barrio El Vallecito, en Villa Nueva, uniformados fueron convocados por una discusión que mantenían dos mujeres, una de 27 años y otra de 48.

Ante la presencia de la Policía, el clima tendió a calmarse. Si bien la pelea terminó, ambas mujeres fueron trasladadas a sede policial por el delito de desobediencia a la autoridad, ya que se comprobó que entre ambas existía una restricción de acercamiento.

Fuentes de la Departamental San Martín señalaron también que a las 22 horas del mismo día se hizo efectiva la detención de un joven de 22 años, quien habría volcado tanto golpes como amenazas hacia su pareja, de 25 años. El hecho de violencia familiar ocurrió en la vecina localidad de Ticino.

Por último, esa misma noche en barrio Industrial, otra vez en Villa Nueva, policías avanzaron en el arresto de un sujeto de 31 años por los delitos de desobediencia y resistencia a la autoridad.

Al momento de brindar precisiones sobre el hecho, se dijo que el detenido se apersonó en una vivienda para agredir a varios miembros de una familia, quienes no tuvieron otra opción que dar aviso a la fuerza de seguridad.

Una vez en el domicilio, funcionarios policiales intentaron calmar al hombre, que desistió en su accionar e incluso se opuso a ser aprehendido.