Regionales | arroyo-cabral | luca | la-palestina

Impulsan zona de transición para fumigaciones en Cabral y Luca

Prevén que exista un área de al menos 100 metros entre las últimas viviendas de la población y los campos. A la propuesta se podría sumar también La Palestina

Los intendentes de Arroyo Cabral y Luca, a quienes se podría sumar también el de La Palestina, prevén sancionar normas que generen una zona de transición entre la zona urbana y rural, y evitar así que productores fumigen hasta el costado de la calle, que justamente sirve para delimitar un espacio del otro.

Así lo confirmaron tanto Pablo Alcalino como Osvaldo Arietti, en diálogo con este medio, luego de un encuentro mantenido días atrás con funcionarios del ministerio de Agricultura de la provincia. “Fue una inquietud que tomamos con Osvaldo (Arietti) y se sumaría La Palestina también”, preció Alcalino, quien brindó detalles de lo que será esa zona de transición.

“Lo que pretendemos hacer es un anillo de protección. La Ley provincial 9.164 es la que regula el uso de agroquímicos, y nosotros tenemos una adhesión parcial a la misma. Esa norma habla sobre qué productos se deben utilizar y a cuántos metros de la última vivienda, incluso a qué distancia se debe aplicar cuando -la fumigación- es aérea”, relató.

Y precisamente sobre este aspecto, Alcalino mencionó que “habla de un radio de 1.500 metros desde la planta urbana; y existe otra que habla de 500 metros cuando los toxicológicos son de categorías 3 y 4. La idea inicial es llevarlo a los mil metros”, precisó.

Alcalino entendió los reclamos de los vecinos, ya que normalmente “la gente se manifiesta porque del campo a la última vivienda sólo existe una calle de separación. La Ley prohíbe la aplicación de determinados productos desde esa calle hasta los 500 metros -hacia el interior del campo-, en los que sólo se pueden aplicar líquidos de franja verde”.

Arietti precisó que las dos categorías de químicos que se pueden tirar hasta en contra del área perimetral, “generan olores, más allá de que se realice de manera terrestre. Ese olor trae en la gente una sensación peligrosa para la salud del pueblo, pero que no lo es porque la ley lo está permitiendo. Igualmente avanzaremos en esa zona de transición para correr el área perimetral hacia el interior del campo”.

Zona de transición

Alcalino consideró que la zona de transición se extenderá “desde la última calle para el lado del campo”, y aclaró que “pretendemos que ese anillo se cumpla aún cuando sean productos autorizados -verde-, que no se fumige en los primeros 100 metros. Con esta ordenanza buscamos que los primeros 100 metros no se aplique ningún líquido. Se puede sembrar, pero no fumigar, que sea libre de agroquímicos”.

E insistió en que con esta propuesta lo que se pretende es proteger a los vecinos: “la gente no conoce cuando pasa el mosquito fumigando si el producto que tira está habilitado, y se genera pánico, aún cuando la gente que fumiga lo hace de manera controlada y con productos permitidos”.

“Queremos evitar que en los primeros 100 metros no pase ninguna máquina”, recalcó Alcalino, quien evidenció que la intención junto al jefe comunal de Luca es que estos cambios queden cristalizados en una ordenanza. Previo a la sanción, ya mantuvieron un encuentro con especialistas del ministerio de Agricultura: “ellos nos asesoraron y la intención es trabajar de esa forma”, precisó Arietti.

Consultado ambos jefes comunales sobre el impacto que puede llegar a tener la ordenanza en los productores, Alcalino dijo que si bien aún no mantuvo diálogo con ellos, “en Cabral está la Cooperativa y Lorenzatti, que son muy cuidadosos con esos temas. La realidad es que una calle separa a las viviendas del campo y el olor se percibe. Estamos tranquilos con lo que hacemos porque hubo un montón de inspecciones y nos felicitaron. Acá viene un productor que quiere fumigar, dentro de los 500 metros, tiene que traer la receta fitosanitaria en la que detalla qué día va a fumigar, con que productos, y quien es el ingeniero aplicador. Ese día nosotros vamos y controlamos”. Arietti, por su parte, descartó cualquier tipo de inconvenientes. Alcalino insistió en la necesidad de que por más que el aplicador utilice productos habilitados, exista una zona de exclusión “en los primeros 100. Allí podrá sembrar, y esos productos serán más orgánicos que el resto”. 

Aclaro que la mayoría de las fumigaciones que se realizan en Arroyo Cabral son vía terrestre.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas