Deportes |

Atlético Ticino sin exigirse venció como visitante a un Alem sin fútbol y sin alma

Los dirigidos por Germán Vicario ganaron con los goles de Ayrton Páez (2) en el primer tiempo y de Matías Bendazzi casi sobre el cierre del partido. Los “albirrojos” manejaron el juego a voluntad y terminaron goleando.

Este partido quedará rápidamente en el olvido de los hinchas que se acercaron a la Leonera villanovense pues los protagonistas entregaron demasiado poco.

Al encuentro le faltaron emociones y parecieron sobrarle varios minutos en noventa minutos donde Ticino ajustando mínimos detalles se quedó con los tres puntos ante un rival que lejos estuvo de discutirle la legitimidad de su victoria.

El comienzo del partido fue tan aburrido que solo merecen destacarse dos jugadas dignas de ser comentadas. La primera favoreció a los locales con un anticipo de cabeza de Martin Artico en el área rival que salió cerca del poste derecho de Fabián Montiel (10’) después un tiro libre ejecutado por Matías Bendazzi sobre la media luna que salió cerca del travesaño (22’).

Después el desarrollo del juego mostró la impotencia de Alem para armar juego y sus carencias a la hora de inquietar al fondo visitante que pasó una tarde por demás tranquila. Y enfrente a un Ticino mezquino al comienzo solo apelando al fallo del adversario para tratar de sacar una mínima ventaja y una superioridad potencial que se explotó cuando sus creadores decidieron mostrar algo de su talento (nos referimos a Ayrton Páez y Emanuel Coria sobre todo).

El largo letargo que fue el primer parcial se alteró recién sobre los 35’ cuando Emanuel Coria profundizó una muy buena pelota buscando a su socio Ayrton Páez quien tras ganarle en velocidad a Martin Artico remató ante la salida de Nicolás Delpino que no alcanzó a detener el tiro dando un rebote que el propio Páez empujo a la red.

El gol pareció liberar a los visitante que intentaron con la pelota en su poder marcar las diferencias que lo separaban de su rival.

Lo de Alem fue decepcionante en todas sus líneas. Con una zona media desdibujada por completo donde solo la experiencia y el oficio de Diego Acosta en algunos pasajes alcanzó para disimular lo mal que jugaba el equipo que dirige Cristian Agosto. Sin juego por los costados y con delanteros desaparecidos de escena que le permitieran aguantar alguna pelota en ofensiva Alem no sabía como recuperar la pelota,como hilvanar alguna jugada de manera asociada.

Alem era una especie de desierto futbolístico que generaba algunos murmullos de disconformidad de parte de su público que ya no le reclamaba a sus jugadores que apelaran al juego sino a la garra que tradicionalmente  distinguió a los tricolores. Ni una cosa ni la otra, Alem no mostró fútbol pero y quizás lo más triste para sus hinchas no mostró alma. Ticino era paciente en su andar y sabía que era cuestión de tiempo sentenciar la historia del partido.

Cerca del final del primer tiempo Matías Bendazzi (voluntarioso, con mucha movilidad a pesar de lo que dice su DNI) encaró y le ganó a su marcador para enviar un centro pasado que tras controlar José Demichelis devolvió al medio del área

donde apareció Ayrton Páez para rematar de primera con su zurda prodigiosa y levantar otra vez los piolines del arco local (40’).

El gol fue un mazazo para el debilitado corazón del León que no la pasaba nada bien en su propia cancha.

La historia no cambió con el correr de los minutos. En el comienzo del complemento casi de casualidad Alem descuenta pero la impericia de Ricardo Juárez en la definición se lo impidió (4’).

Ticino a pesar de la indicaciones de su entrenador que le pedía que jugaran por afuera y con pelotas largas, insistía con alguna jugada individual que terminaba por lo general en una situación intrascendente de juego.

Matías Bendazzi parecía buscar su oportunidad pero no era asistido en forma oportuna. Tuvo una chance muy clara tras una gran asistencia de Gonzalo Bertola que alcanzó a picar sobre la salida del arquero local pero la pelota terminó en el techo del arco (15’).

Alem no podía con sus problemas y seguía con apuro jugando lejos de los dominios del arquero Fabián Montiel que parecía disfrutar de la soleada tarde villanovense.

La impotencia de los locales quedó en evidencia con dos jugadas casi calcadas. Primero con un zurdazo de Yamil Elhall de casi 40 metros que por supuesto salió muy  desviado y después con otro remate de Francisco Mellano de casi la mitad del campo que controló sin dificultad el portero Montiel.

Un reflejo de lo complicado que  le resultaba a los locales llevar adelante un partido para el olvido.

Cristian Agosto caminaba nerviosamente al costado, gritaba indicaciones a sus dirigidos, introducía algunas variantes desde el banco pero no pudo trasformar desde afuera lo que sus dirigidos desde adentro terminaron ofreciendo.

Sin signos de rebeldía, con apatía marcada en varios jugadores lo ofrecido por los locales fue tan pobre que para consuelo del entrenador local peor no podrá jugar.

Ajeno a éstas circunstancias la visita hacía su juego pero se empecinaba en complicar las pelotas fáciles y terminaba chocando por un exceso de suficiencia.

Alem apoyado en el paredón se ofrecía para que lo fusilaran de contra pero su rival no parecía aceptar la invitación.

Cerca del pitazo final tuvo que aparecer otra vez Ayrton Páez para asistir magistralmente a Matías Bendazzi para que definiera en el área chica  y tuviera la satisfacción del deber cumplido de todo goleador (48’). 

Fue 3-0 para Atlético Ticino, que buscar crecer desde el pie apelando a lo viejos recursos que conoce bien de memoria y un cachetazo sonoro para un Alem en formación que parece haber perdido la memoria.

Ricardo Passero.  Redacción Puntal Villa María.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas

Lo que se lee ahora