Villa María | aulas | Clases | escuela

Advierten que el frío es una nueva amenaza para la presencialidad en las escuelas

El protocolo para la permanencia en las aulas establece la necesidad de que haya ventilación cruzada, punto que podría complicarse con la llegada del frío. Directivos instan a que los estudiantes se abriguen para ir a clases

Los primeros días de frío empezaron a sentirse en las aulas, y el mes de mayo inició sumido en la segunda ola de una pandemia que obliga a los colegios, donde se mantienen las clases de manera presencial, a tener ventanas y puertas abiertas para renovar el aire y así evitar la propagación del virus SARS CoV-2 y reducir la incidencia de enfermedades respiratorias.

Según las recomendaciones del Ministerio de Salud de la Nación es importante ventilar siempre, todo lo que sea posible, de manera continua.

“Las normas internacionales para salas comunes, residencias y aulas recomiendan el ingreso al ambiente de 12,5 litros / segundo de aire exterior por persona”, explica la campaña que lleva adelante el gobierno.

En esa línea, aconseja abrir las puertas y ventanas exteriores, idealmente con ventilación cruzada (ventanas y puertas en lados opuestos) y de manera continua.

Y agrega que es importante flexibilizar los criterios de confort con el fin de obtener un máximo ingreso de aire exterior.

Ventilación cruzada

Bajo esta situación que se presenta con la llegada de los días fríos, PUNTAL VILLA MARÍA dialogó con directivos de instituciones locales, quienes manifestaron que hasta el momento no hay decisiones a nivel provincial que indiquen de qué manera deberán acomodarse con los protocolos de ventilación en las aulas.

Por su parte, el director del IPEM 147 escuela Manuel Anselmo Ocampo, Marcelo Coppari, aseguró que en el comienzo del ciclo lectivo las ventanas de las aulas estuvieron completamente abiertas con el fin de respetar el protocolo vigente de Covid en las instituciones.

“Se garantiza la circulación de aire en una apertura de las ventanas de 15 o 20 centímetros y manteneniendo las puertas abiertas”, dijo Coppari.

En ese sentido, el educador manifestó que los alumnos deben ubicarse en lugares que estén alejados de la corriente de aire y de esa manera contribuir a los cuidados para evitar los contagios de coronavirus.

“Los problemas más complicados se dan por la mañana temprano y por la noche con las clases del turno nocturno”, dijo el directivo quien además explicó que ante la nueva normalidad que se da en la presencialidad, cada institución va buscando las maneras para adaptarse con los protocolos.

“Si vemos que está muy frío se reduce la entrada de aire, pero en los 15 minutos que los estudiantes salen al recreo se abren las puertas y ventanas para oxigenar el lugar”, señaló el docente.

Y agregó: “Con que circule un poco de aire y los estudiantes no estén en esa corriente no hay ningún problema”.

De todas maneras el directivo manifestó que es una tarea en conjunto para afrontar la presencialidad en el marco de la pandemia, donde cada parte debe hacer un esfuerzo, es así que apeló al acompañamiento de la familia. “Yo garantizo una apertura moderada de 10 centímetros con la circulación de la corriente de aire para cumplir con los protocolos”, culminó el educador.

La directora del IPETyM Nº99 Rosario Vera Peñaloza, Viviana Gigante, por su parte explicó que por el momento los estudiantes pueden llevarse gorros o guantes para evitar el frío en las aulas y que se encuentran a la espera de disposiciones del Ministerio de Educación de la provincia, se garantizan los protocolos de ventilación cruzada en las aulas.

Clases presenciales

Cada vez son más provincias las que advierten esta situación, reclamando mayor acción oficial y compromiso.

Sobre el tema, la directora de la escuela primaria José Marmol, Andrea Trigo, analizó las nuevas dificultades que se presentan en la presencialidad escolar.

“Realmente lo venimos pensando y sobre todo ahora, cuando lo vemos en los medios, nos venimos anticipando desde distintos lugares ya que todo es muy impredecible”, dijo la responsable de la institución educativa.

Trigo señaló que a partir de ahora la escuela va analizando las diferentes variables que se presentan.

“La oportunidad de volver a la escuela para nosotros fue muy positiva porque se puede avanzar con el contenido, obviamente la tecnología nos ayudó muchísimo pero hay mucho para trabajar”, observó la docente.

De esa manera, Trigo remarcó que en el caso particular de la institución educativa primaria no hubo casos positivos de Covid, destacando de esa manera, la vacunación contra del equipo docente con el que cuenta la escuela. También remarcó que los casos de aislamiento que se dieron fue por situaciones que se dan por fuera del sistema educativo.

La directora de la escuela José Marmol, observó que ante el panorama que atraviesa el país con la segunda ola de contagios, no hay alternativas más que sostener la presencialidad que es muy valiosa y garantizando otros puntos importantes que hay que cuidar además de la salud.

“Por supuesto que se permiten las camperas y todo el abrigo que sea necesario, vamos a garantizar los protocolos y que cada alumno esté abrigado”, indicó.

De igual manera que su par de la escuela Ipem 147 MAO, Trigo manifestó que bajo la nueva normalidad educativa, las situaciones se analizan día a día, “hasta las propuestas de clases se van haciendo de diferentes maneras pero no a largo plazo, todo a plazos muy breves, priorizando y atendiendo las problemáticas”, remarcó.

Y agregó:“Priorizamos la salud, como estamos trabajando hasta el momento que es sostener múltiples cuidados porque no es solo la asistencia del estudiante sino todo el equipo que debe garantizar el aprendizaje de estos estudiantes”.

Virtualidad

El termómetro registra bajas temperaturas y las burbujas del turno mañana son las que más sufren las bajas temperaturas.

Andrea Trigo, directora de la escuela José Marmol, analizó que no hay que descartar la posibilidad de que en algún momento del año se retorne a la presencialidad completa; “hoy esta frío, pero no son los fríos intensos de julio donde tenemos aulas abiertas con ventilación con correntada”, declaró.

Asimismo, la docente indicó que un estudiante sentado en un espacio frío tampoco es saludable ya que no puede permanecer con frío y malestar en las aulas.

“Si se asiste seguramente el tema del abrigo será un punto importante y deberá contar con mucho ya que tampoco se puede mantener prendida la calefacción”, expresó.

En ese sentido, la educadora explica que no hay que descartar la suspensión de las clases presenciales ya que si todo vuelve a una etapa provisoria de virtualidad para tener unas nuevas herramientas y sostener la escolaridad, “hay que apuntar a lo tecnológico que es tan amplio y pensar en otras maneras de educación”, apuntó Trigo.

La directora sostuvo que ante la segunda ola de casos de Covid, la ciudad de Villa María no se encuentra exenta y la educación está sujeta al marco sanitario y la infraestructura sanitaria que podría modificar la presencialidad en las aulas.

Sin regreso a las aulas

En otro plano, la responsable de la Escuela PROA (Programa Avanzado de Educación Secundaria) con orientación en Biotecnología, Gretel Hunzicker, confirmó que la institución no comenzó con las clases presenciales este año y que los estudiantes se mantienen bajo la modalidad de la virtualidad.

“Considero que si bien las clases a mi criterio deben ser presenciales, el Estado debe garantizar igualdad de oportunidades para todos”, indicó.

La escuela que comenzó a dictar sus clases en el año 2018, funciona en las aulas que están dentro del campus de la Universidad Nacional de Villa María y se encuentra a la espera de contar con su edificio propio.

La directora del espacio educativo con orientación en Biotecnología sostuvo que es necesario que se garanticen las mismas condiciones para todos los estudiantes y la vacunación para los educadores. “El hecho de llevar frazadas es complicado ya que hay alumnos que no tienen el mismo recorrido diario o las posibilidades de que alguien le alcance una frazada a la escuela, sería ideal que cada uno pueda tener su frazada con nombre”, dijo Hunzicker.

Además advirtió que el alimento que se entrega a través del PAICor (Programa de Asistencia Integral de Córdoba) no se entrega caliente para todos los alumnos sino que se entrega por módulos.

“Continuamos de manera virtual nuestras clases ya que no tenemos asignado personal de limpieza y se presenta una dificultad con el transporte, con los colectivos de transporte urbano de pasajeros”, culminó la docente Gretel Hunzicker.