Villa María | autismo | grupo | familias

"Los chicos con autismo tienen mucho potencial, hay que saberlo desarrollar"

Lo aseguró Lorena González, integrante de la agrupación de familias de niños diagnosticados en el espectro autista, en el marco del Día Mundial de la Concientización sobre el Autismo

Ayer se celebró el Día Mundial de la Concientización sobre el Autismo y por esta razón, desde Familias CEA Villa María y Villa Nueva, se organizaron diferentes actividades que se llevarán a cabo durante todo el mes de abril.

“Somos un grupo de papás que todos tienen un hijo diagnosticado con autismo, nosotros creamos la agrupación y somos 40 familias”, explicó Lorena González, integrante de la organización.

El encuentro se realizó ayer con una mateada con el objetivo de pintar una bandera viajera, la misma estará presente en diferentes puntos de la ciudad. “Además organizamos charlas sobre detección temprana de autismo que serán brindadas por la Dra. Jorgelina Nicola, pediatra que integra el grupo; también se preparó una charla sobre derecho, ya que las obras sociales muchas veces nos hacen el camino más difícil de lo que es, por lo cual es muy útil para conocer cuáles son los derechos que tienen nuestros hijos. Sumamos una charla sobre inclusión escolar, que la dará la presidente de la Fundación por la Inclusión plena”, indicó y puntualizó que habrá un relanzamiento del proyecto de Bomberos Voluntarios en la asistencia a personas con autismo. “Es abierto al público en general”, aclaró.

Todas las actividades son parte del mes de abril. “La intención es seguir trabajando con los pictogramas en la ciudad y que más comercios se sumen, por suerte la mayoría nos ayudaron y nos permiten pegar los pictogramas en las puertas y vidrieras, porque esto no solo ayuda a las personas con autismo, sino que para cualquier persona que tenga cierta dificultad en la comunicación los pictogramas son muy útiles”, señaló la integrante del grupo.

González aclaró que Villa María cuenta con una ordenanza que establece la colocación de pictogramas en espacios públicos (Municipalidad, hospitales, Policía, etcétera). “Aún no se hizo, enviamos una carta para reclamar y nos dijeron que lo iban a poner en marcha, pero aún no tenemos novedades. Sería ideal que sucediera, hasta ahora el único espacio, en cuanto a servicio en la ciudad, que tiene pictogramas es el cuartel de bomberos”, advirtió.

Inclusión

Una sociedad inclusiva requiere que todas las instalaciones de una ciudad estén habilitadas para el uso de todas las personas, esto incluye la incorporación de elementos que ayuden al desarrollo de las personas con espectro autista. “Un tema que sufrimos mucho los papás es la educación. No es la idea atacar a nadie en particular, sino pensar en escuelas que contengan pictogramas, por ejemplo, definiendo los espacios, porque una de las herramientas que necesitan es ubicarse en el espacio. En un ambiente nuevo, no están deambulando, están explorando y necesitan conocer primero para luego sentirse cómodos en ese lugar”, indicó Lorena, mamá integrante del grupo CEA.

“Es un proyecto que se realiza en otras localidades junto con la Fundación por la Inclusión plena, intentamos llevarlo a cabo en la ciudad, pero nos cuesta el acceso a las instituciones”, dijo.

En torno a la educación, la integrante del grupo de familias CEA Villa María-Villa Nueva advirtió, como profesional docente, que se observa poca formación en este aspecto. “La mayoría no conoce cómo incentivar o ayudar a un nene diagnosticado con autismo, la escuela es el día a día y donde se pasa más tiempo a veces”, expresó y agregó: “Debo reconocer que cuando estudié mi carrera docente no hay ninguna materia que tenga que ver con discapacidad de ningún tipo y todos los días como educadores nos enfrentamos a estas realidades”, sostuvo.

Aclaró que no existen capacitaciones para los docentes en las que puedan ser ayudados o aconsejados. “Es necesario tener estrategias de cómo acompañar a un nene con autismo, es todo un desafío, pero si además no hay herramientas para enfrentarlo se hace todo cuesta arriba”, remarcó.

Asimismo, aclaró: “Los chicos con autismo tienen un potencial muy importante, hay que saberlo desarrollar, ellos realmente pueden. Solamente hay que encontrar la forma de ayudarlos porque cada uno de ellos tiene diferentes potencialidades, es autismo para todos, pero el espectro es tan grande que son todos diferentes. Lo más importante es tener empatía y ganas de ayudar al otro”, puntualizó.

Obras sociales

Lorena manifestó que la situación de las obras sociales suele ser compleja y afirmó que en muchas oportunidades no cubren servicios necesarios para los niños y se requiere iniciar un recurso de amparo; “es una lucha constante con ese tema”, dijo.

González explicó que lo primero que las familias realizan es un certificado de discapacidad, ese documento les da el acceso, o por lo menos así debería hacerlo, para tener una maestra integradora, terapia. “Se puede hacer, pero esa es la diferencia en tener una obra social y no tenerla. Si no contás con la cobertura debieras hacerlo a través de la salud pública. Es una situación que se complica mucho, hay papás que organizan venta de pollos para poder pagar la maestra integradora porque no cuenta con obra social o la misma no lo cubre”, se lamentó.

Discriminación

Los niños y los adultos con autismo se enfrentan a los graves problemas del estigma y la discriminación y a dificultades para acceder a la asistencia. Por tal motivo, González reflexionó y anticipó que, si existe la discriminación en la ciudad, “con respecto a otras condiciones, el autismo es algo bastante desconocido y es una condición invisible, que no se visibiliza físicamente. Nadie lo nota, salvo algunas señales que ellos dan”, destacó.

“En cuanto a mi punto de vista personal, hemos recibido mucho apoyo y tenemos acompañamiento por parte de la escuela y con sus terapeutas”, manifestó.

Al mismo tiempo, advirtió que existe el miedo a lo desconocido y a no saber qué es: “La gente suele tener una visión del autismo que no es la correcta y el autismo es una persona que tiene otro punto de vista de las cosas y de la vida. No están en otro mundo, están en el mismo que nosotros, solamente que están parados en un rincón diferente de la habitación. Cuando uno se para en un ángulo de la habitación no ve las cosas de la misma manera en la que la ve otra persona que está en otro ángulo de la habitación y el autismo es eso”, remarcó. “Percibir el mundo de manera diferente y pensarlo de manera diferente”, indicó la referente de la organización.