Internacionales | avión | argentina | nepal

Tragedia aérea en Nepal deja un saldo de 72 muertos, incluida una turista argentina

Viajaba desde Katmandú, la capital del país, a Pokhara, segunda ciudad en importancia y centro turístico

Un avión con 68 pasajeros se estrelló en Nepal por causas que aún se desconocen y entre las personas que iban a bordo de la aeronave se encontraba una argentina.

Al menos 72 personas perdieron la vida, sumando los cuatro tripulantes como consecuencia de la abrupta caída de la nave perteneciente a Yeti Airlines.

El trágico hecho se produjo cuando el avión trataba de aterrizar en Pokhara, una localidad turística en el centro de Nepal: el lugar de la caída fue un desfiladero entre dos colinas cerca del aeropuerto de la ciudad.

La aeronave llevaba 68 pasajeros -incluidos 15 ciudadanos extranjeros, tres bebés y tres niños- y cuatro tripulantes, según un comunicado de la Autoridad nepalí de Aviación Civil.

Los extranjeros eran cinco indios, cuatro rusos, dos surcoreanos, un irlandés, un australiano, una argentina y un francés.

La turista argentina que falleció en el accidente aéreo fue identificada como Jannet Sandra Palavecino, de 57 años y oriunda de Neuquén.

El momento en que el avión de dos motores ATR 72 cayó abruptamente quedó registrado en un video que rápidamente se viralizó en redes sociales.

El portavoz del aeropuerto de Pokhara, Anup Joshi, dijo que el avión se estrelló cuando se aproximaba al lugar y añadió que "volaba a 12.500 pies y estaba en descenso normal". El clima era bueno y el cielo estaba despejado.

El primer ministro de Nepal, Pushpa Kamal Dahal, acudió al lugar del accidente y dijo que el avión volaba desde Katmandú hacia Pokhara, a la vez que instó al personal de seguridad y a la población general a que ayudaran en los esfuerzos de rescate.

Luego de la caída, los restos de la aeronave de Yeti Airlines se incendiaron, por lo que los bomberos debieron trabajar arduamente para sofocar las llamas antes de poder ingresar al desfiladero para proceder a la asistencia de eventuales sobrevivientes y al rescate de los cuerpos de los fallecidos.

Escenario complicado

El accidente es el más mortífero en Nepal desde 1992, según la base de datos de la Red de Seguridad Aérea: en aquella oportunidad un Airbus A300 de Pakistan International Airlines se estrelló frente una ladera al aproximarse a Katmandú, en un hecho que dejó muertas a las 167 personas que iban a bordo.

Casi 350 personas han muerto desde el año 2000 en accidentes de avión o helicóptero en el territorio de Nepal -donde se encuentran ocho de las 14 montañas más altas del mundo, incluido el Everest-, en ocasiones debido a que los cambios repentinos de clima pueden crear condiciones peligrosas, aunque en principio no sería ese el motivo del siniestro de ayer.

El viaje desde la capital a Pokhara, la segunda ciudad más grande de Nepal, enclavada bajo la pintoresca cordillera del Annapurna, es una de las rutas turísticas más populares del país himalayo, donde muchos prefieren un vuelo corto en lugar de un viaje por caminos montañosos que puede extenderse por seis horas.

La Autoridad de Aviación Civil de Nepal informó que hasta el momento se encontraron 68 cuerpos y, según medios indios, el portavoz de la aerolínea, Pemba Sherpa, indicó que el siniestro no dejó sobrevivientes.

No obstante, todavía no hay confirmación oficial de los organismos de emergencia nepalíes.

Pero el portavoz del Ejército, Krishna Prasad Bhandari, declaró a la agencia AFP que "el aparato se estrelló en un barranco, así que es difícil sacar los cuerpos. La operación de búsqueda y rescate continúa. De momento no se han encontrado supervivientes".

El vuelo, procedente de Katmandú, la capital nepalesa, se estrelló poco antes de las 11 hora local (2.15 hora argentina) cerca de Pokhara, en el centro del país, donde debía aterrizar.

Esta ciudad es un punto de paso importante para peregrinos y montañistas extranjeros.

El fuselaje incendiado del aparato se encontraba en un profundo barranco entre el antiguo aeropuerto de Pokhara, creado en 1958, y la nueva terminal internacional de esta ciudad, inaugurada el pasado 1° de enero.

Crecimiento rápido

Según indicó la agencia AFP, la industria aeronáutica de Nepal creció mucho en los últimos años, tanto en el transporte de mercancías como de turistas.

Sin embargo, debido a la falta de formación del personal y problemas de mantenimiento, las compañías sufren a menudo problemas de seguridad. La Unión Europea prohibió por ello a todos los transportistas nepaleses entrar en su espacio aéreo.

El país del Himalaya también cuenta con algunas de las pistas más remotas y complicadas del mundo, flanqueadas por picos nevados que hacen que acercarse a ellas sea un reto incluso para los pilotos experimentados.

Una apasionada por el montañismo que cumplía un sueño

La caída del avión en Nepal dejó entre las al menos 68 víctimas la muerte de Jannet Sandra Palavecino, una neuquina que viajaba para hacer montañismo en los picos del Himalaya.

La mujer, de 57 años, era una de las 72 personas que viajaban a bordo del ATR 72 de Yeti Airlines que se estrelló abruptamente cuando trataba de aterrizar en Pokhara, una localidad turística en el centro de Nepal: el lugar de la caída fue un desfiladero entre dos colinas cerca del aeropuerto.

Después de conocerse la noticia, las autoridades locales difundieron el listado de pasajeros, entre los que se encontraba una argentina: Jannet Sandra Palavecino.

Según trascendió, la mujer era una de las dueñas del Hotel Suizo, ubicado en la ciudad de Neuquén.

Se trata de una turista oriunda de Neuquén que se encontraba en el país asiático para practicar una de sus pasiones: el montañismo.

El viaje a Nepal para escalar los famosos picos del Himalaya era uno de los sueños que tenía la patagónica y a comienzos de 2023 pudo cumplirlo: sin embargo, la fantasía terminó en tragedia.

"Me acuerdo cuando me contaste tu plan. Abrazo al cielo. Todo mi amor para la familia y los chicos", escribió en redes sociales Claudina Novelli, una amiga de Palavecino.

"Jannet Palavecino, que descanses en paz. Te vamos a extrañar y tener presente siempre en nuestra memoria. Mis saludos y condolencias a toda la familia y afectos", escribió este mediodía el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, en su cuenta de Twitter.

Palavecino se desempeñaba como gerenta del Hotel Suizo de Neuquén, construido por su familia, y según describió en sus redes sociales era "apasionada" por las montañas, el cicloturismo, el campo, las huertas y las pinturas.

La organización turística Copahue Extremo envió sus condolencias en redes sociales: "Despedimos con mucha tristeza a Jannet Palavecino. Enorme persona y gran colaboradora en la organización de Copahue Extremo. Nuestras condolencias a familiares y amigos. Hasta siempre, querida Jannet".

Una mujer poderosa

Sus amigas y conocidas también la despidieron en las redes: “Máximo respeto y admiración para una mujer poderosa que vivió y murió cumpliendo sus sueños”, escribió Camila Tumini en Instagram.

En diálogo con Télam, Sergio Stillger dijo: “Jannet era mi amiga, una gran amiga con la que realizamos y vivimos muchas aventuras”.

“Siempre estuvo en la organización de mis carreras (de aventuras). Su trabajo era fundamental, casi imprescindible”, resaltó.

“Estaba en todos los detalles, muy resolutiva. Y lo hacía porque además de ser amigos le encantaba hacerlo”, continuó Stillger, quien lamentó: “Es una gran pérdida. Tremenda pena”.