Salud | balance | metas | ansiedad

Balance de fin de año

El final de año siempre es un momento de balance y de plantearnos propósitos. Pero a veces el cansancio, la ansiedad y estrés hacen de esta tarea algo poco placentero. Hoy te contamos algunos consejos para lograr terminar este año de la mejor forma.

POR JULIETA VARRONI

Cada año pasa lo mismo. Comienza el mes de diciembre y se cierne sobre nosotros esa necesidad imperiosa de correr para terminar todo antes de que termine el año, como si nada pudiera quedar pendiente y debiéramos arrancar de cero el 1 de enero.

Esta situación, nos genera ansiedad sobre todo al pensar en el temido “balance del año”. El repasar si nuestras metas pensadas al comienzo del 2021 se cumplieron. Si logramos aquello que nos propusimos y por supuesto trazar el camino que queremos recorrer en el 2022. Sin embargo, esto no debe ser una situación que nos genere malestar. Muy por el contrario, debemos verlo como una oportunidad para formatear nuestra lista de propósitos y valorar y valorarnos, lo mucho o poco que hayamos podido concretar en este año.

Conversamos con la Psicóloga Yamila Dekimpe – M.P: 11289 - quién nos cuenta cómo hacerle frente a la ansiedad en estos días y como decretar nuestras metas de manera saludable para el año que comienza.

¿Que hacer frente a la ansiedad y estrés que nos genera el temido balance de fin de año y esta carrera loca por terminar con todo ordenado?

- Este momento del año siempre es un momento de balance en el que tendemos a mirar en retrospectiva aquellas cosas que hicimos o hemos dejado de hacer.

Hacer el balance de fin de año nos brinda la posibilidad de tomar conocimiento sobre nosotros mismos, sobre aquellos logros que no le dimos la importancia que han tenido, como de aquellos errores, brindándonos la posibilidad de ayudarnos a lograr nuestro bienestar emocional.

Hay que tener en cuenta que vivimos en un mundo donde todo el tiempo estamos pensando en el futuro, acelerados, entonces tomarnos este tiempo para hacer un balance, significa romper con nuestra rutina, poner un freno y pensar en todo lo que vivimos durante los últimos meses.

Hacer balance es importante, siempre que se haga desde el modo reflexivo, que nos traiga aprendizaje, de lo contrario quedaríamos parados en el error y en "lo que no hice, o lo que no pude".

Hay que ser consciente que es muy difícil terminar el año con todo lo que nos propusimos realizado, por eso pensar y planificar los tiempos futuros nos sirve de guía para construir nuevas metas y para hacer cambios que nos permitan mejorar. Para hacer un balance correcto y que resulte enriquecedor, es necesario darle su espacio y tiempo.

Por último, es necesario crear objetivos necesarios, pero sobre todo realistas, con metas puntuales, que podamos alcanzar y con objetivos concretos.

¿Cuál es la mejor manera o la más saludable para decretar y proyectar para el 2022?

- Definir metas pequeñas y claras nos da un rumbo y confianza en la vida. Realizá una lista de objetivos, teniendo presente de que estas sean realizables. De nada sirve que te pongas metas imposibles que no vas a poder cumplir y que luego serán una especie de “tarea pendiente”.

Es normal a esta altura del año plantearnos buenos propósitos en relación al año que se aproxima, por eso es importante definir nuestros propósitos para que, de este modo, no frustrarnos con metas inalcanzable, para ello debemos hacer foco en la manera en la que decretamos aquello que deseamos concretar, por ejemplo, si nos planteamos, "en mayo me voy al Caribe", eso nos genera más ansiedad, podemos reformularlo a, "para el año que viene deseo viajar y hacer todo lo posible para poder irme de vacaciones". Esta manera de decretar o planificar, nos permite generar objetivos saludables, tanto como "amigarme con mi cuerpo y comer más saludable", "dedicarle más tiempo a mi familia", " intentar dejar de fumar", entre otros.

Ojo al plantearnos objetivos que dependan de otros o del azar, ya que estos no serán positivos puesto que, aunque hagamos todo por lograrlo, al final la concreción de esa meta no dependerá de nosotros. Es importante aclarar que, al decretar o planificar debemos dar lugar a lo nuevo, a lo distinto, entregándonos a esa posibilidad.

Afrontar el estrés y convertirlo en algo positivo

En este cierre de año una manera de enfrentar el estrés y convertirlo en algo positivo es poner en práctica pequeños puntos de reflexión, de esta manera vas a poder enfocarte no solo en hacer un balance de tu año, sino que también vas a poder pensar tus propósitos para el que viene.

En primer lugar, es importante reconocer tus logros. Ser consciente de aquellas pequeñas metas y actividades que cumpliste y que te aportaron bienestar y crecimiento, y aquellas que quedaron pendientes, definí si deseás comenzarlas o, simplemente, postergarlas. Poder ordenar y clarificar nuestras metas es una manera de realizar un balance armónico sin cargar deudas pendientes.

Por otro lado, limpiar viejos rencores. Acudir a una fiesta de fin de año con un familiar cercano con el que te sentís molesta o están enojados, no es algo placentero. Aprovecha y aclará esos conflictos en tu relación para llegar a fin de año sin esas cargas.

Otro punto importante es que decidas con quiénes querés celebrar. El mandato cultural de festejar las fiestas en familia puede resultarte una obligación. Es importante hacerte responsable de tus elecciones en esta época de año para disfrutar de un año próspero desde el primer día.

El resultado de tu balance depende directamente de tu actitud y de la perspectiva que elijas para revisar tus experiencias vividas en este año. Se agradecido por todo lo lindo que has vivido en este 2021 y se agradecido también por aquellas cosas, que no fueron felices, pero que gracias a que las viviste, pudiste, supiste o lograste aprender igualmente. A la hora de decretar para el año que comienza, pensá en aquellas cosas que te dan felicidad y que hacen de nuestro hoy, un mejor futuro. Feliz año para todos.