Deportes | Barcelona | Atlético de Madrid | Real Madrid

Final incierto en la Liga de España: igualaron Barcelona y Atlético de Madrid

Tras el empate en cero, el equipo dirigido por Simeone continúa como líder del campeonato pero este domingo puede ser alcanzado por el Real Madrid. Quedan cuatro fechas en juego.

El empate lo celebró Atlético de Madrid, que sigue en la punta con 77 puntos, y también Real Madrid (74), que de ganar las cuatro fechas que restan será el campeón. Barcelona quedó a dos de lo más alto y sin la posibilidad de acortar de modo directo, tras desperdiciar en 10 días la segunda chance de trepar a la punta.

El equipo 'blaugrana', que en su anterior partido de local perdió ante Granada, no estuvo a la altura de lo esperado, como le sucedió en la mayoría de la temporada, y solamente en los últimos 30 minutos insinuó, a diferencia de 'El Colchonero' que lo afrontó como un partido definitorio.

Atlético de Madrid impuso su idea en los primeros minutos, le trabó los circuitos de juego al local y le ganó los duelos por las bandas. El espacio entre los volantes y los defensores madridista se observó acortado, con achiques rápidos y compactos frente a la insinuaciones catalanas.

Ese dominio se asentó con el correr del tiempo, a pesar de la posesión pasiva de Barcelona -llegó al 75 por ciento-, y a los 18 minutos Ángel Correa tuvo una opción clarísima en la que Clément Lenglet le trabó justo y la pelota salió pegada al palo.

El cero en el arco local solamente se explicó por Marc-André ter Stegen, que tapó todo lo que le patearon, incluso situaciones peligrosas y de mano a mano con Luis Suárez.

barcelona atletico
Ter Stegen, figura en el arco del Barcelona.

Ter Stegen, figura en el arco del Barcelona.

En ese contexto, Messi tomó la pelota en el medio, y en una versión más parecida a la del 2012, encaró desde la banda derecha y se cerró para su pierna predilecta, pero su remate encontró la mano de Jan Oblak, que hasta los 42 minutos miró el partido sin transpirar.

Barcelona salió con otra idea y sobre todo con mayor compromiso al momento de disputar balones divididos frente a un planteo más aguerrido y defensivo que en la etapa anterior.

Poco a poco Messi se hizo dueño de cada ejecución, de cada pasaje y armado, y sus compañeros se animaron a mostrarse a asociarse con él para pisar el área rival.

Ousmane Dembélé agarró mal un centro perfecto de Jordi Alba y su cabezazo, en soledad, salió por encima del travesaño a solamente cinco del final.

Inmediatamente Messi, que minutos más tarde tuvo un tiro libre de frente, se desarmó y terminó arrodillado mirando el piso, en un signo de resignación y a sabiendas que el empate en cero significó la despedida de la pelea por el título.

En la próxima fecha, Barcelona visitará a Levante y Atlético de Madrid recibirá a Real Sociedad.