Villa María | barrio-evita | ivan-kamienski |

“Este es un barrio de muchos niños, y en una sola cuadra de calle Alaska viven 35”

Iván Kamienski, presidente del Centro Vecinal del Evita, habló de los logros y desafíos del sector. Hizo hincapié en la poca atención que brindó esta gestión y en la falta que hace un espacio para actividades culturales

Hace diez años que Iván Kamienski  entrena las categorías infantiles del jockey y otro tanto que lleva adelante una empresa de confección de uniformes. Y a diferencia de su padre, el célebre conductor Richard Kamienski que viaja con su programa televisivo por el mundo, Iván está enclavado desde hace un buen tiempo en barrio Evita, ese de cuyo centro vecinal es presidente y del cual habla con orgullo. 

“Hasta hace siete años, este barrio era todo monte. Pero arrancó con las 250 viviendas y siguió con Las Plateas. Hasta hace un año, Las Plateas sólo tenía luz de obra. A la gente se le quemaban los electrodomésticos y saltaban los aéreos. Pero después de mucho pedir, Epec hizo la instalación de luz. Hoy, además, tenemos gas y pavimento; están todos los servicios y el barrio ha crecido muchísimo. Sólo nos queda una cuadra para hacer un codo con el gas y estaría terminado...”

-¿Eso es todo lo que le falta al barrio?

-Claro que no; somos un barrio muy nuevo y tenemos que crecer en infraestructura. Hoy, por ejemplo, tenemos una guardería para albergar unos 35 chicos y necesitaríamos una más grande, como para el doble. También tenemos una plaza linda pero con pocos juegos. Este es un barrio de muchos niños, y en una sola cuadra de calle Alaska viven 35 de cero a 12 años. La misma cantidad que en la guardería. Y necesitamos lugares para que ellos puedan jugar.

-Además de niños, es un barrio de gente joven ¿no?

-Totalmente. Yo, con 47 años, estoy entre la franja de la gente mayor (risas). Mis vecinos tiene 40, 36, 35... Es toda gente joven que se había anotado en los programas habitacionales de la ciudad y que salió sorteada. Cuando a mí me tocó la casa, hacía diez años que alquilaba en Villa Nueva y soy oriundo de barrio Belletti. Ha venido gente de todos los barrios.

-¿Qué me podés decir del cargo que ocupás?

-Este es un centro vecinal muy nuevo donde todo está por hacerse. Y de hecho, hoy no tenemos un lugar físico para reunirnos excepto mi casa o la de algún miembro de la comisión; que es un tema a resolver urgente. Nuestro trabajo como comisión es ir permanentemente a la Municipalidad para gestionar lo que nos hace falta. Desde el pavimento en alguna cuadra hasta los festejos para el Día del Niño o la participación en el interbarrial de locro. También trabajamos mucho con el Municerca 2, que alberga a barrio Las Playas y Villa Albertina… 

-Hablabas del Municipio ¿Cómo es la relación con el centro vecinal?

-La verdad es que hemos tenido una muy buena predisposición de parte del Municipio; siempre nos han atendido y han escuchado nuestros reclamos. O para decírtelo de manera coloquial, es increíble “la bola” que nos dio el intendente Martín Gill cada vez que le pedimos algo... Y en estos últimos tres años fue impresionante lo que crecimos. Con decirte que están terminando las 47 viviendas que faltaban entregar con recursos locales, porque de Nación no bajó más ni un peso. Y la van a terminar. En estos días, la cuadrilla ha retomado las obras...

Salud, educación y comunidad

-Recién hablabas de una guardería ¿A dónde se educan los chicos del barrio Evita?

-Hay gente que lleva los chicos a colegios privados y otros que van a las escuelas cercanas, como la Arturo M Bas de Las Playas o el colegio Paraguay. En cuanto al secundario, muchos van al Nacional o al Rivadavia, a la Escuela Superior de Comercio Manuel Anselmo Ocampo o a la Escuela del Trabajo. En el Evita hay realidades muy distintas.

-¿Te referís a la realidad social, económica, laboral?

-A todas. Hay pequeños comerciantes como yo; muchos empleados y otros que tienen sus talleres o sus pequeños negocios y que les va muy bien. Siempre digo que en el barrio hay gente que se va de vacaciones a México y otros que ni siquiera conocen la calle México de Villa María. Y te juro que no es un verso...

-¿Y la salud?

-Está cubierta por el CAP (Centro de Atención Primaria) de barrio Las Playas. Pero también tenemos un colectivo, el 10, que va directo al Hospital Pasteur...

-¿Hay comunidad boliviana como en barrio Las Playas?

-Casi que no. Sólo hay algunos comercios de bolivianos que se han  amalgamado perfectamente al barrio. 

Droga, delincuencia y después

-Según los informes policiales, los barrios del sector tienen problemas de droga y delincuencia ¿Es así?


-Es y no es. Hace dos años, tuvimos una pequeña ola de robos. Fue cuando muchas de las casas estaban sin seguridad; sin rejas, tapias ni alarmas… Ahora hay un servicio de alarma comunitario en conexión con la Muni y el barrio está más tranquilo, aunque no escapa a los episodios de cualquier otro barrio. 

-¿Y la droga?

-Lamentablemente hay mucha, y chicos jovencitos que vos ves que andan en esa. Por eso necesitamos de manera urgente un galponcito de cuatro paredes que nos sirva de centro vecinal; para empezar cuanto antes a desarrollar actividades culturales, educativas y deportivas; como karate, apoyo escolar, talleres literarios, ajedrez y todo tipo de deportes… Lo que sea para que vengan los chicos y los jóvenes. Porque la gente del barrio no se traslada a Las Playas para desarrollar esas actividades…

-¿Tienen visto el lugar donde ese galpón se podría levantar?

-Si, al lado de la plaza en la calle 2 de Abril. Allá hay un espacio físico lindo y grande, un pulmoncito como para poder emplazar la sede del centro. La comisión barrial se diluye si no creás un espacio participativo adecuado. Porque para que el vecino venga, se necesita un espacio neutral. Es importantísimo para cualquier comunidad. 

-Sos entrenador de rugby ¿Nunca pensaste enseñar acá?

-Sí. Y como me voy a tomar un año sabático en el Jockey, voy a ver si empiezo acá, quizás los sábados a las cinco de la tarde convocando a los chicos a que jueguen en la placita con la pelota y unos conos, para arrancar. Todo lo que tenga que ver con el deporte es muy positivo para los jóvenes y el barrio.



Iván Wielikosielek. Redacción Puntal Villa María

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas