Villa María | basura | residuos | ambiente

Prevén que antes de fin de año se iniciarán las obras en el vertedero

El intendente Pablo Rosso destacó el interés de los jóvenes en la aplicación de propuestas ambientales, que incluso permitieron aumentar la cantidad de residuos reciclables que se recolectan: pasó de 10 a 70 toneladas mensuales

En un plazo que se estima para octubre o noviembre próximo se podrían iniciar los trabajos en el vertedero local, lo que marcará el puntapié del nuevo Centro de Gestión Ambiental, un espacio que prevé el tratamiento y reciclado de residuos de Villa María y Villa Nueva. El intendente interino Pablo Rosso confirmó que tras la apertura de sobre por parte del estado nacional se espera la designación de la empresa que llevará adelante la tarea.

Pero de manera paralela al ambicioso proyecto de gestión de la basura, el Municipio pretende reducir la cantidad que genera cada villamariense, impulsando propuestas ambientales destinadas a diferentes grupos etarios, con prioridad en niños y jóvenes. Rosso, en diálogo con este medio, celebró el notable incremento de la recolección diferenciada, no sólo con la ampliación de recorridos sino también con el compromiso de los vecinos.

“El proceso de separación de residuos en hogar no sólo fue a través de la ampliación de barrios en la recolección diferenciada, sino que fuimos interviniendo con los actores, principalmente jóvenes”, destacó, y mencionó que el impacto de la medida fue notorio: “pasamos de recolectar 10 mil kilos antes de la pandemia de manera mensual a 70 mil que manejamos hoy en la separación, en un vertedero cuyas condiciones de trabajo a través de dos cooperativas -7 de Febrero y Sustentable-, necesitaban que como gestión prestáramos atención a esto que queremos alcanzar”, remarcó.

Tras mencionar que en el predio ubicado a la vera de la ruta provincial 2 se produjo una recuperación de los lugares de trabajo, que en la actualidad “están a la altura de los objetivos que nos planteamos”, celebró el triple acuerdo “entre el ministerio de Ambiente de Nación, Municipio y el apoyo de la secretaría de Ambiente de la provincia para que las dos ciudades atravesemos hoy un proceso de licitación que ya tiene los sobres abiertos y la calificación internacional –los fondos llegan desde el BID- para reconvertir nuestro basural a cielo abierto”.

El trabajo en conjunto de las dos ciudades implica un compromiso concreto ya que “la tarea en ambiente no la puede tomar ningún sector de manera individual y escuchando sólo los procesos que aconsejan los especialistas, sino también el comportamiento y cambio de cultura”. Consultado al respecto, mencionó que los jóvenes “nos están sorprendiendo de buena manera y serán los verdaderos ejecutores de este tipo de políticas en el tiempo, y que hoy tenemos la posibilidad de iniciarla”.

Entre el principal objetivo figura la reducción de basura que produce cada villamariense. Al respecto, mencionó que a través del Centro de Gestión Ambiental se buscará disminuir “el 35% de basura diaria que generamos los villamarienses. Los promedios internacionales hablan de 700 gramos a 1,2 kilo por persona, pero nosotros estamos muy cerca de 1,8 a 2 kilogramos. Entonces es una nueva manera de entender la generación de residuos, de separarlos y ser capaces de reciclarlos, sometiéndolos a nuevos procesos”.

Para Rosso, todo eso estará dado en la flamante planta, que tendrá “un seguimiento y financiamiento que durará 5 años. En los primeros momentos veremos galpones, plantas de separación y reconversión en otro tipo de productos. Y ahí empezamos a hablar de economía circular, ya que el que genera la basura recibe de alguna manera una compensación, el que la busca también y quien la trata también. Entonces es un círculo virtuoso que nos aproxima al gran objetivo, que es cuidar el ambiente”.

“Lamentablemente el cambio climático pone a la humanidad en un alto riesgo de condiciones de vida, según el último informe de los especialistas. Ya no hay tiempo para proyectar sino que es necesario trabajar, y en ese aspecto Villa María y la región van a poder avanzar en ese sentido”.

Consultado sobre los plazos estimados para el inicio del centro de gestión, entendió que “en octubre o noviembre la empresa estará seleccionada por parte del Estado Nacional, se firmarán los convenios correspondiente y de ahí en más se iniciarán los procesos en materia de infraestructura e incorporación de herramienta, maquinaria y personal. Hoy tenemos 17 personas y vamos a terminar con 65 empleados. Y ese espacio tiene contemplada la construcción de una guardería, para que los hijos de los trabajadores puedan ser cuidados, en un lugar que debe ser transitable y disfrutable, como debió haber sido siempre y no un predio en el que se terminó escondiendo la basura que generábamos, poniéndola al aire libre y perjudicando el ambiente y suelos. Hoy eso debe cambiar”.

Canje saludable

En barrio Ramón Carrillo se desarrolló una actividad de canje saludable, un programa que apunta que los vecinos acerquen los residuos reciclables a un determinado lugar, y como contraprestación reciban un bolsón de frutas. En la ocasión, una importante cantidad de material, en su mayoría plásticos, cartón y ecoladrillos fueron recolectados en dicho sector de la ciudad.

La iniciativa se replica con éxito y busca generar el compromiso vecinal, con la intención de impulsar la diferenciación de basura en el hogar, y al mismo tiempo no esperar que el recolector retire los secos sino que sea el propio vecino el encargado de trasladarlo hasta el punto limpio o lugar de canje.