Villa María | Benedicto XVI | Obispo Samuel Jofré |

Jofré lamentó la muerte de Benedicto XVI: "Su amor por la verdad nos iluminó y nos fortaleció"

El fallecimiento del Papa Emérito Benedicto XVI dejó una profunda huella en la comunidad eclesial. En países de todo el mundo se celebraron misas para pedir por su eterno descanso.

En Villa María, por ejemplo, el Obispo Samuel Jofré presidió una Santa Misa en su nombre el domingo a la tarde en la Iglesia Catedral, a la que asistieron cientos de fieles.

Horas antes de la ceremonia, el religioso que se encuentra al frente del Obispado local, se animó a explicar en pocas palabras quién era Benedicto XVI, el Papa que dio un paso al costado para que al poco tiempo asuma el argentino Jorge Bergoglio.

“Su vida de entrega a Dios en el servicio a la Iglesia ha sido particularmente intensa y comprometida”, dijo Jofré, refiriéndoes a la figura del alemán Joseph Ratzinger.

Y agregó: “Nuestra generación debe mucho a su magisterio, tanto pontificio como colaborador de San Juan Pablo II y profesor universitario”.

“Su amor por la verdad nos iluminó y nos fortaleció frente a la dictadura del relativismo. Agradecemos a Dios Nuestro Señor que nos regaló su ministerio. Al haber renunciado a su pontificado, dejó de ejercer el oficio paterno para comenzar a ser un abuelo entrañable en la Iglesia a la que amó con toda su alma”, sostuvo.

“Un hombre noble y bondadoso”

El Papa Francisco, en sus primeros comentarios públicos tras la muerte de su predecesor el sábado, calificó al Papa Emérito Benedicto XVI como un hombre “tan noble y tan amable” que fue un “regalo” para la Iglesia y el mundo.

En la homilía de las Vísperas de Acción de Gracias de Año Nuevo, precisó: “Es con emoción que recordamos su persona, tan noble, tan amable. Y sentimos en nuestro corazón tanta gratitud, gratitud a Dios por haberlo regalado a la Iglesia y al mundo”.

Cabe mencionar que Benedicto, de 95 años, murió el sábado por la mañana en el Vaticano después de que su salud se deteriorara repentinamente durante la Navidad. Fue Papa entre 2005 y 2013, cuando se convirtió en el primer pontífice en 600 años en renunciar en lugar de gobernar de por vida.