Villa María | biblioteca | Medioteca | Mariano Moreno

Celebran el día de las bibliotecas populares, "un estilo bien argentino que no se ve en el resto del mundo"

Lo aseguró la directora de la Biblioteca y Medioteca Popular Mariano Moreno, Anabela Gill. En 1870 se promulgó la ley que subvenciona a este tipo de instituciones, por eso se celebra en esta fecha

Él 23 de septiembre se conmemora el Día Nacional de la Biblioteca Popular, “que es un estilo bien argentino que no se ve en otras bibliotecas del mundo”, resaltó la directora de la Biblioteca y Medioteca Mariano Moreno, Anabela Gill.

Sobre los orígenes, la entrevistada explicó que fue el día que se promulgó la Ley 419 subvencionando las bibliotecas populares en el año 1870 durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento.

“Apuntaba, con una gran visión, a la Comisión Protectora de Bibliotecas Populares, que es actualmente la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (Conabip)”, resaltó Gill.

Y agregó que la finalidad “es propiciar y fomentar la creación de estas instituciones sin fines de lucro conformadas por socios, miembros de la comunidad”.

“Es una modalidad muy argentina y somos destacados en el mundo por ello”, enfatizó.

Conformación

Sobre cómo se componen y subsisten las bibliotecas populares en Argentina, Gill detalló que en la mayoría son organizaciones no gubernamentales (ONG) formadas por miembros de la comunidad, sosteniéndose sólo por el aporte de los socios.

En torno a la institución que dirige, mencionó que es una excepción porque es popular y municipal con una asociación comunitaria compuesta por una comisión de lectores que apoyan el accionar de la biblioteca y medioteca.

Diferencias

“Todas las bibliotecas populares y públicas tienen razón de ser, la diferencia es que las populares acompañan a la persona durante toda su vida”, expresó Gill.

La entrevistada señaló que es la primera biblioteca con la que se encuentran las personas desde que son “muy pequeños”. En efecto, que poseen un amplio abanico etario de lectores.

“Tiene una diversidad de usuarios propia de los miembros de la comunidad”, aseguró y agregó que las colecciones son generales, atendiendo las necesidades variadas de los mismos.

Respecto a las bibliotecas públicas, señaló que comparten objetivos conjuntos como lo son garantizar el acceso a la información y bienes culturales, también la promoción de las lecturas.

Pandemia

La crisis sanitaria afectó “sobre todo” porque tuvieron que cerrar y “la mayoría de las bibliotecas populares en Argentina no tienen soporte digital”, subrayó Gill.

“Hemos tenido que resignificarnos, sobre todo en servicio que llevamos a cabo ahora como lo son la modalidad take away, donde se pide el libro por WhatsApp y luego lo pasan a buscar”, describió.

Asimismo, comentó que trabajaron en algunas acividades de promoción de la lectura como cuentos por teléfono y el cita a ciegas.

Sobre el segundo, contó que el usuario recibe un libro envuelto sin conocer el autor y título pero con tres ejes y una pegunta disparadora. Luego selecciona cuál quiere llevarse a su casa.

También dio a conocer que articularon con las escuelas con el objetivo de hacer un catálogo especial para los niños.

El proyecto consistió en una selección de libros que podían ser elegidos por medio de un Google Drive donde podían ver la tapa y contratapa. La pandemia afectó en mayor medida a los niños y adultos mayores, por lo que recibieron un mayor acompañamiento de la institución, reveló Gill.

Volver

Ante la nueva normalidad y el retorno del público, la directora de la institución manifestó: “Depende de las determinaciones de la Municipalidad. La medioteca esta dispuesta a la apertura en cuanto nos den la autorización”.

En este momento, detalló que trabajan con algunos proyectos escolares que son niños que se han acreditado como nuevos lectores y no conocían el servicio.

“A ellos sí se les permite ingresar pero seleccionan el libro y se van. Muy paulatinamente se habló del ingreso pero todavía no la permanencia”, resaltó.

De este modo, consideró que las medidas estarán aggiornándose a las disposiciones nacionales.

78 años de biblioteca

La Biblioteca y Medioteca Mariano Moreno posee 78 años. El 19 de diciembre del 1949 es el decreto de ordenanza de creación.

Sin embargo, Gill precisó que abre las puertas en mayo de 1943 y desde 1947 fue reconocida como biblioteca popular. “Somos una de las más viejas de Argentina, hay más antiguas. Lo importante es que nunca cerramos las puertas, con un trabajo permanente y continuo”, resaltó.

Por otro lado, sostuvo que es una biblioteca “importante y determinante en la historia cultural de Villa María”.

“En ella se contienen los orígenes y se anida el inicio de otras instituciones como ha sido el Museo Bonfiglioli, como el Observatorio Felipe Boero, como las dos bibliotecas universitarias. Han partido desde aquí y se han instituido como organizaciones propias”, informó.

En este marco, también mencionó que el Centro de Rehabilitación Enrique Elissade tuvo sus primeros cimientos dentro del sector destinado a las personas con discapacidad visual en la Biblioteca y Medioteca Mariano Moreno.