Deportes | bicicleta | ciclismo | vida

Oscar Calderón: "La bicicleta es una parte muy importante de mi vida"

La historia de un deportista de ley. Lleva más de 40 años de ciclista y dirigente deportivo. Fue parte de la selección Argentina de Mountain Bike en tres ocasiones y realizó cientos de travesías a bordo de su gran amor de dos ruedas

Oscar Calderón tiene 62 años y lleva 40 involucrado al mundo de la bicicleta. Primero como deportista y luego como dirigente deportivo.

Dice que va a seguir hasta que Dios se lo permita, ya que la bicicleta para él es su psicóloga.

Supo defender los colores de la bandera Argentina en tres competencias, en las que fue parte del equipo nacional de mountain bike, además realizó cientos de pruebas y travesías.

Aunque su carrera de ciclista fue la más gloriosa, sus comienzos fueron a bordo de una motocicleta Puma 98, allá por la década del setenta.

“Empecé con 11 años, recuerdo que pasé gran parte de mi adolescencia y siempre con la compañía de mis padres”, recuerda Calderón a Puntal Villa María.

-¿En qué momento llega el ciclismo?

- Cuando dejé la moto y mediante la invitación de mi amigo Sergio Borghi, comencé a incursionar en el mundo de la bicicleta, me prestó una rutera y de pista. No me bajé nunca más.

Sobre las primeras competencias en bicicleta, Calderón expresa: “Primero fue como cicloturista, participé en varios viajes por diferentes lugares de nuestra provincia”.

-¿Cuándo se da el paso a las travesías por Sudamérica?

-Fue todo de a poco, pero siempre quería superarme. Efectué cruces a la cordillera de Los Andes, en 1996, junto con Héctor Saavedra y “Chiquín” Agüero nos fuimos a Viña del Mar desde Villa María. Esa fue un travesía maravillosa, la de haber competido 6 etapas para recorrer 120 kilómetros.

De celeste y blanco

Así recuerda el ciclista local el paso por el equipo nacional: “En 1996, comienzo a participar de las pruebas de ciclismo de montaña en mountain bike, ingresando como piloto oficial del equipo Vairo y así iniciar mi participación a nivel provincial y nacional.

Al año siguiente, integro la selección argentina de Mountain Bike en el Campeonato Panamericano en Villa Carlos Paz. En 1998, nuevamente dentro del seleccionado argentino, viajo a Toluca en México para participar del Campeonato Panamericano de Mountain Bike.

Y en 1999, por tercer año consecutivo, estuve vistiendo la casaca de la selección nacional en el marco del Torneo Internacional Iberoamericano en Capilla del Monte, fue un orgullo muy significativo”.

Pruebas y desafíos

“En el año 2002, nace la idea de manera conjunta con el cuerpo de Bomberos Voluntarios y la Municipalidad de Villa María de realizar una prueba denominada “24 horas arriba de la bicicleta”, la consigna era andar en la bicicleta alrededor de la Plaza Centenario, a lo largo de todo un día, lo hice y me sentí muy satisfecho, mucha gente se sumó y fue una linda actividad”, comenta orgulloso sobre aquel hecho.

Superada la prueba de las 24 horas, Calderón fue por más y el desafío a cumplir fue de 36 horas. “El espíritu de superación que me caracteriza hizo que en el año 2003 naciera la idea de agrandar ese desafío, y en eso tuve el acompañamiento del médico deportólogo Edgar Giuliano, y además de concretarlo también tuve la posibilidad de inscribir la acción en el Guinnes, fue una experiencia maravillosa”.

El dirigente

Calderón es un reconocido dirigente deportivo y está al frente de la organización en varios eventos de la actividad, además de fiscalizar.

“Por los años 80, tuve la posibilidad junto con un grupo de amigos de crear la subcomisión de Ciclismo del Club Central Argentino, y organizamos durante varios años muchos eventos de nivel nacional en nuestra ciudad”, expresó.

Además, agregó:“En el año 2000, se crea la Asociación Villamariense de Ciclismo, de la que soy socio fundador e integrante de la comisión directiva”.

-¿Cómo nace Voz y Control del Pedal?

-En el año 2010, y en conjunto con mis hijos Lucas y Hernán, surge la posibilidad de armar un microemprendimiento, que consistió en un equipo de fiscalización de la competencia y así nacimos. Somos comisarios deportivos, de manera oficial nucleados a la Federación Argentina de Ciclismo de Montaña.

Hernán es cronometrista y yo comisario deportivo, el tiempo y la experiencia me hicieron llegar a Comisionado Deportivo Antidopaje.

-¿Qué injerencia tiene en la competencia de Río Punto, la más grande de Sudamérica?

- Llegué a formar parte del Club Amigos del Deporte, que son los organizadores del Desafío al Valle del Río Punto, la carrera más grande que tenemos en nuestro país y Sudamérica, y ahí tengo la suerte de poder estar trabajando como director deportivo, lo tomo como un premio a la trayectoria.

Calderón ama la bicicleta y es su cable a tierra, el deportista y dirigente lo define de la siguiente manera: “Es una parte importante de mi vida, en base a eso formé toda una cultura y un modo de vida.

La práctica deportiva me ha beneficiado en salud, por supuesto que tengo cuidados en la alimentación y, lo más importante, me sirve como psicóloga”.

Para finalizar, el histórico del pedal dice: “Me ha sacado de momentos muy duros de mi vida, me ha sacado adelante en el hecho de plantear algún objetivo, simplemente por el hecho de salir a dar una vuelta y volver renovado tras hacer la actividad.

Me ha permitido conocer mucha gente, varios amigos a lo largo y ancho del país, también me brindó la posibilidad de conocer otros países. Qué más le puedo pedir”.