Río Cuarto | biocombustibles | Congreso | Cámara de Diputados

Biocombustibles: semana clave en el Congreso con la oposición alineada

Hoy el Interbloque Federal y Juntos por el Cambio presentarán al presidente de Diputados, Sergio Massa, un pedido para unificar el horario de sesión especial para el jueves. Empujan una prórroga de la actual ley. El oficialismo convocó a las empresas y al secretario de Energía para analizar el proyecto de Máximo Kirchner

Dos posiciones claramente contrapuestas se disputarán esta semana en la Cámara de Diputados de la Nación el futuro de los biocombustibles en la Argentina. Cuando faltan apenas 50 días para que la actual ley que rige al sector desde 2006 se venza, la Cámara Baja del Congreso se debate entre dos alternativas: la del oficialismo que apareció finalmente sobre el cierre de la semana pasada -aunque había muchos rumores previos en ese sentido- que presentará formalmente hoy Máximo Kirchner y que plantea un nuevo marco normativo; y lo que busca el Interbloque Federal y Juntos por el Cambio que es una prórroga de la actual ley para debatir con más tiempo una renovación.

No son menores las diferencias entre ambas posiciones, especialmente ahora que se conocieron detalles de lo que plantea el proyecto del jefe de bloque del Frente de Todos. Allí, según trascendió, se impulsa un mínimo obligatorio de corte que reduce casi al 50% al actual en el caso del etanol, y la mitad exacta para el biodiésel. La intención de que sea “el mínimo obligatorio” implica que sería lo que las petroleras deberían estar exigidas a cubrir, por lo tanto la demanda para las empresas de biocombustibles caería a la mitad. Eso encendió todas las alarmas en el sector.

Pero hay otros puntos que cuestionan. Por ejemplo, el que busca dividir a las industrias entre pymes y no pymes, cuyo límite serían los 90 mil metros cúbicos de producción. Eso implicaría para Córdoba que la planta de AcaBio en Villa María quedaría del lado de las no pymes, al igual que la de Promaíz de Alejandro Roca. El caso de Bio4 supone algo más de suspenso porque su capacidad está justo sobre el límite y deberá esperar para conocer de qué lado de la línea cae. Sí serían consideradas pymes la planta de Diaser en Villa Mercedes (San Luis) y la de Vicentín en Avellaneda (Santa Fe), además de las minidest que están radicadas en distintos puntos de Córdoba. Para unas y otras el proyecto oficial propone distintas realidades, con beneficios mayores para las pymes, “o menores perjuicios”, como advierten entre las etanoleras.

Frente a la propuesta de Máximo Kirchner, los bloques opositores que habían presentado por separado la convocatoria a una sesión especial para tratar la prórroga de la actual normativa decidieron que hoy harán una petición común para que este jueves al mediodía se convoque en Diputados y tratar de cerrarle el paso al oficialismo. Será una jugada con final abierto en la que ambos sectores deberán contar votos para poder imponerse.

“Bajar el corte de los biocombustibles nos va a dejar fuera de la cancha y hará colapsar la industria: algo así sucedió en los 80 con el plan alconafta”, alertan las etanoleras.

Por eso, en paralelo están buscando adhesiones de otros espacios. “Lo cierto es que se reduce la torta con el proyecto del oficialismo porque si bajan la obligación de cortes a la mitad, esa rebanada es para las petroleras”, advierten en el Interbloque Federal.

La Cámara de Bioetanol de Maíz fue más contundente con las consecuencias del proyecto de Máximo: “Bajar el corte de los biocombustibles nos va a dejar fuera de la cancha y hará colapsar la industria: algo así sucedió en los 80 con el plan alconafta. El corte tiene que subir, al menos lo suficiente para que no haya importaciones de nafta”, señalaron desde la entidad industrial de renovables.

Lo que se lee ahora