Deportes | bochas | Villa María | jugar

"Jugué partidos difíciles y vencí al coronavirus"

Rubén Grangetto recuerda: "Jugué con grandes como Roberto Domenino, Francisco Bonaveri, Hilario Bastino, Ponce. Gané torneos valiosos, hice muchos amigos y sigo muy ligado". Recomendó "cuidarse mucho del Covid-19"

“Jugué grandes partidos, varios contra situaciones feas que me pasaron en la vida y les gané. Entre ellas, vencí al mismísimo coronavirus”, afirmó Rubén Grangetto.

Nacido en Luca, con mucha experiencia en las bochas, deporte del que fue jugador y dirigente reconocido.

Hoy alejado, pero igual vinculado a través del afecto y el reconocimiento. Hombre que venció diversos accidentes y problemas de salud, entre ellos un ACV y hasta el coronavirus.

En esta entrevista, en el espacio que habitualmente PUNTAL VILLA MARÍA ofrece todas las semanas a las bochas, el protagonista cuenta su trayectoria, que forma parte de sus 66 años de vida (nació el 12-12-1953).

- ¿Cuándo fue su primer torneo de relieve?

- A los 15 años me llevaron a jugar un Provincial Juvenil para la Selección de Villa María a San Francisco. Recuerdo que en el mismo tiré 135 bochazos y pegué 132, fue por el año 1968. En ese certamen perdimos la final con un equipo de Morteros. El técnico era Juan José Monesterolo.

- ¿Cuál fue su primer club?

- A los 20 años empecé a jugar para el Club Huracán. Luego para la Federación para el Club Unión Central, ambos de Villa María. En aquella época estaban bochófilos como Bastino, Bonaveri, Ponce, Fernández. Jugué 3 campeonatos, ganamos 2: uno a Río Cuarto y otro a Las Varillas. Luego me fui a jugar a Colón de Arroyo Cabral y de ahí al Club San Fermín de Luca.

- ¿Con la indumentaria de la selección de Córdoba jugó?

- Sí. Con la indumentaria de Córdoba jugué un solo Campeonato con Santa Fe, Buenos Aires y provincia. Era de Tríos, Parejas e Individual, de esto hace más de 25 años. Ganamos nosotros, algunos de los jugadores fueron mi gran amigo y ya fallecido Luis Reine, Arturo Balbo, Bracamonte. Se disputó en la capital provincial y se trató de un Torneo Especial.

- ¿Qué otros torneos resalta?

- Fui campeón provincial de Tríos en Río Tercero. Jugué muy pocas veces eliminatorias en Villa María, primero porque trabajaba mucho, y segundo: en esa época yo tenía 20 y pico de años, y había grandes exponentes como Domenino, Bonaveri, Ponce y era muy difícil competir contra ellos. Era más fácil jugar los Especiales. En esos torneos de relieve había oro en juego y en los 70 valía mucho. Yo en mi historia gané alrededor de 500 gramos de oro en varios Especiales. Por ejemplo, en Bahía Blanca con Roberto Domenino en 1979 gané el primer premio Torneo Armonía y 30 gramos de oro. Al mes siguiente gané en Villa Regina en Río Negro. Luego en el año 1980 perdí la final del torneo. Hice en esos campeonatos 80 gramos de oro. Pero mi vida no fue fácil, tuve 3 accidentes muy graves y pagué la recuperación con todo el oro que gané en esos torneos.

- ¿Jugó en la Selección Argentina?

- No. Nunca pude vestir los colores de la selección nacional, más que todo por tema laboral, se me dificultaba mucho.

- ¿Qué anécdota recuerda?

- Estaba designado para la Selección de Villa María, se disputaba el Torneo Provincial en San Francisco. Si hay algo que nunca hice es practicar demasiado para los torneos, ya que era un jugador que tiraba un bochazo y siempre me gustaba mucho jugar campeonatos comerciales. Teníamos un excelente equipo y eso nos hacía llegar a la final.

Pero cuando me designan para la Selección de Villa María, me llama Luis Barcelona, presidente de la Asociación Villa María de Bochas, en ese momento y me dice: “Rubén tengo dos noticias para darte, una es que no vas a poder jugar el Provincial y la otra es que estás suspendido. El motivo es que estás fallando, no estás en las prácticas con el equipo de Villa María, pero mientras tanto jugás Comerciales. Qué le iba a decir, si tenía toda la razón del mundo. Por un lado me dio tristeza, pero igual estuve con ellos acompañándolos, no dentro de la cancha pero sí desde afuera. Y ganaron ese Provincial.

- ¿Qué significa las bochas en su vida?

- Las bochas son mi vida, gran parte de mi vida las jugué y estuve vinculado a las mismas.

- ¿Cosechó muchos amigos?

- Sí. Coseché tantos amigos, que aún hoy en este momento de pandemia, me están llamando de todo el país, Bahía Blanca, Río Negro, Buenos Aires, Córdoba.

- ¿Cuántos años ligado a San Fermín en las bochas?

- Como 30 años, y sigo vinculado pero de otra manera. El Estadio de bochas del club lleva el nombre de mi padre, un campeonato que se hizo lleva el nombre mío, y otro de Barrionuevo, que ya murió. Fui dirigente, jugador y es lindo compartir esta pasión bochófila con la familia, mi hijo, mi exesposa, mi hermana, todos están vinculados con la disciplina.

- ¿Ganó muchas batallas en su vida, partidos duros, más difíciles que los títulos que obtuvo en las bochas?

- Así es, y estoy muy agradecido a Dios porque he salido de todas esas cosas feas. No fue fácil, les di batalla y estoy vivo para contarlo.

Y te puedo decir con respecto al Covid-19 que no es joda. Cuídense y tómenlo en serio. Le puede agarrar a cualquiera, yo estuve complicado pero por suerte salí.

Estoy muy agradecido al personal de la Clínica de Especialidades de Villa María, por la atención de las enfermeras y doctores. Yo mismo escuchaba a los mismos desesperados ante casos de Covid y hacer todo lo que estaba a su alcance para atender y salvar gente.

Con todo respeto se los digo, tomen conciencia, pasa por tener responsabilidad social por cuidarse uno y al resto. Nadie lo esperaba a todo esto y entiendo que la gente está cansada de tanto encierro y de esta situación, hay poco trabajo, no se puede ver a la familia, pero muchos pierden familiares queridos sin poder despedirse.

Tiene que llegar la vacuna urgente, porque esto no tiene fin, es un virus que ataca, es jodido. Yo tuve toda la suerte del mundo porque me presenté en la clínica con cuadro de neumonía, y tengo un riñón solo, y otras complicaciones. Perdí el gusto por momentos, pero me di cuenta de que el destino de cada persona está marcado. Dios me quiere en la tierra y le doy gracias por eso a él y al sistema de salud. Por algo gané este gran partido, pese a todas las dificultades anteriores.

- ¿Cómo ve la actualidad de las bochas a nivel regional y nacional?

- Faltan jugadores jóvenes, los niños no lo practican más. El joven hoy elige el básquet, fútbol y no bochas, que es un deporte muy sano. Antes se jugaba un torneo Provincial y nada más, ahora hay Mundiales, Panamericanos... Yo soy de la época de la cancha de tierra, de arena. Las sintéticas serán muy buenas, pero no se comparan.

Han cambiado muchas cosas y se pone muy difícil a nivel económico. El Messi nuestro como le dicen a Nicolás Pretto, los jugadores César Ahuir, Carla Cabrera, Mauricio Fernández, Pablo Apez, Guillermo Montemerlo se mantienen en gran nivel. Pero yo soy de la época en que pude jugar con grandes de verdad como: Domenino, Bonaveri, Bastino, entre otros, y hoy queda vivo de ese grupo sólo Chiquino Bonaveri, a quien hay que cuidarlo y mantenerlo.

Lo que se lee ahora