Villa María | bombero | farina | cuerpo

Tras 42 años de servicio, Alberto Farina se retira de los bomberos

En su día nacional, el segundo jefe del cuerpo villamariense anunció su pase a jubilación. "Son un montón de sensaciones encontradas, dejás parte de tu vida, de tu rutina", expresó y agregó que seguirá trabajando en el cuartel

En el Día Nacional del Bombero Voluntario conmemorado ayer, el segundo jefe del cuerpo villamariense, Alberto “Beto” Farina anunció su retiro de la fuerza tras 42 años de servicio.

“Son un montón de sensaciones encontradas, dejás parte de tu vida, de tu rutina, todos los días voy a Bomberos”, exteriorizó Farina a Puntal Villa María.

En torno a su retiro, expresó: “Es mucho tiempo lo que he estado dentro de la institución, por eso medite la decisión” y agregó: “Vas haciendo un duelo despacito porque dejás un motón de cosas”.

La nueva lista de autoridades del cuerpo ya está vigente desde hoy tras un acto oficial anoche por plataformas virtuales en el que se consagró a Matías Salcedo como el nuevo segundo jefe. “Está muy preparado y es muy buena persona”, afirmó el entrevistado.

El retiro

“Es una decisión dura para tomar. Capaz que en algunos días estaré llorando pero por ahora me tiene conforme”, expuso el bombero retirado. En relación con esto, señaló que obtuvo muchos mensajes de cariño que lo reconfortaron.

“Esta mañana (por ayer) los chicos de la guardia me cargaban de que no les iba a sonar más el teléfono a las 8 de a mañana”, dijo mientras reía.

También comentó que desde ayer a hoy pasó de estar “a cargo de la seguridad de la ciudad” en algunas oportunidades a “no tener nada”, ser un efectivo retirado.

No obstante, recalcó que recibió mucho cariño por parte de todos los integrantes de la institución, quienes le solicitaron que continúe yendo al cuartel.

Si bien pasará a jubilarse, aclaró: “Voy a seguir trabajando, desde otro lugar pero lo seguiré haciendo”.

A partir de hoy, ya es un bombero jubilado y en torno a su adiós al cuerpo aseveró: “En 42 años me llevo las cosas lindas, porque no tienen precio. Me lo llevo en el corazón”.

También agradeció a su familia; primero a su mamá, que estuvo desde el primer momento que decidió unirse al cuerpo de Bomberos Voluntarios de Villa María, como también su esposa e hijos.

Inicio

Sobre su historia en la institución, Farina recordó que ingresó a los 17 años, cuando el jefe era Efraín Flores, quien fue el creador del equipo de nadadores del cuartel.

Explicó que al poco tiempo asumió Juan Carlos Mulinetti. “Estuve 4 años bajo el mando de él. Tengo muy buenos recuerdos porque fue un segundo padre que tuve”, mencionó.

Sin embargo, detalló que desde chico tuvo “una gran admiración por ser bombero”. “Cuando tuve la posibilidad de ingresar fui queriéndolo cada día más”, subrayó.

En torno a todos estos años, reveló: “Uno se siente muy bien estando acá adentro, ve el grupo humano que hay” y continuó: “Es el tesoro más preciado que hay dentro de la institución”.

Respecto a su rol como segundo jefe, dio a conocer que fueron 10 años junto con el jefe, Gustavo Nicola. “Hemos tenido experiencias muy lindas y hemos tratado de llevar hacia adelante el cuartel lo mejor que pudimos”, destacó.

En consonancia, reflexionó que en tantos años vio el crecimiento de la institución. Puntualmente, se refirió a la vestimenta que poseían para los siniestros y con las cuales resguardaban sus vidas.

“Es muy costoso equipar un bombero, por eso pedimos siempre la colaboración de la gente para tratar de equipar el bombero, con el fin de que se sienta seguro y trabaje con buena protección”, resaltó Farina.

Experiencias

Sobre aquellas intervenciones que más lo marcaron en su trayectoria como bombero voluntario, Farina dio a conocer que participó de varios con una gran cantidad de personas fallecidas.

“Tengo una memoria selectiva, me acuerdo de lo que quiero y lo otro trato de borrarlo”, adelantó. En este marco, narró que hace muchos años atrás, en su juventud, tres accidentes lo marcaron por varios años.

“Me acuerdo siempre de un accidente en ruta 4, en el que matrimonios que venían de viaje colisionaron”, comenzó el entrevistado.

“Una de las chicas que falleció producto del siniestro tenía un perfume que lo tuve por 10 años en la nariz. Entraba a lugares y cuando recordaba el aroma se me venían las imágenes del accidente”, contó emocionado. Continuó: “Me pasó por mucho tiempo”.

En torno a estas intervenciones, describió que luego son trabajadas con el Departamento de Psicología, donde interactúan entre ellos. “Prefería no hacerlo para no remover eso, porque de cierta manera te afecta. Es terrible vivirlo”, aseveró.

Accidentes

El entrevistado dio a conocer que sufrió dos: el primero, en el año 1981, cuando se quemó el 60% la fabrica de aceite en Tancacha, donde participaron el cuerpo de Hernando, Río Tercero y Villa María. “Yo era nuevito, Mulinetti me dijo que no entre y no le hice caso. Pidieron gente y entré, los equipos eran muy malos, las vestimentas no eran adecuadas”, aludió y agregó: “Me costó bastante tiempo recomponerme”. El segundo accidente, rememoró, fue una quebradura cuando intentaban sacar a un animal de un pozo.

Para cerrar, Farina agradeció debido a que en el cuartel se encuentra su segunda familia.