Provinciales | Bomberos | rescate | cerro-champaqui

Cerro Champaquí: advierten por falta de controles e inconsciencia

Desde el cuerpo activo de Villa Yacanto manifestaron que hay un gran desconocimiento sobre los riesgos que implica el ascenso. Las personas extraviadas el pasado martes habían realizado la excursión sin un guía

Bomberos de Villa Yacanto y Villa Berna participaron del rescate de una familia con un bebé de un año y medio en el  Cerro Champaquí el pasado martes. La operación se extendió durante más de cinco horas con temperaturas de 5 grados bajo cero y ráfagas que superaban los 100 km/h. Si bien las personas extraviadas se encontraban en buen estado de salud, desde los cuarteles advirtieron sobre la inconsciencia de los visitantes a la hora de dimensionar los riesgos que implica el ascenso y admitieron que faltan controles para prevenir estas situaciones.

Así lo indicó a PUNTAL el cabo primero y encargado de prensa de Bomberos de Villa Yacanto, Walter Álvarez, quien participó el martes por la noche del rescate de la familia oriunda de Santa Rosa de Calamuchita. “Es incomprensible qué es lo que hacía allá arriba, en pleno mes de agosto, un nene de un año y medio. El niño a esa edad no disfruta el paseo, lo sufre aunque no se extravíe, hace mucho frío en la zona alta”, fustigó.

Al mismo tiempo, el bombero advirtió que “la Provincia debería realizar más controles en el lugar porque hay personas que no deberían subir”.

Un camino de riesgo

El llamado camino del Cerro Los Linderos es el que tomó la familia que se extravió el martes y es uno de los más elegidos por los visitantes que llegan en vehículo al Champaquí. El tramo hasta la cumbre es sólo de 800 metros, por lo que es el sendero más tentador para quienes deciden ascender sin guía. Sin embargo, es uno de los más riesgosos, ya que no existe señalización en medio de un sitio donde las condiciones climáticas cambian de un momento a otro.

“Es un acceso muy fácil al Cerro Champaquí pero lamentablemente no para que lo haga la gente sola. La realidad es que nadie quiere abonar un guía por 800 metros y entonces es lo que terminamos sufriendo a diario en nuestra jurisdicción”, afirmó Álvarez.

En este sentido, agregó que “el camino en la parte baja está en excelentes condiciones pero la parte alta está destrozada”. “Suben todo tipo de vehículos porque vienen con la idea de ubicarse con el GPS del Google, que les da una distancia de unos 780 metros de caminata desde donde dejan el vehículo en Linderos hasta el pico del Champaquí. Entonces todos piensan: ‘Son sólo 8 cuadras’. Ellos consideran que es salir y dar vuelta a la casa y esto no es así”, recalcó.

El bombero subrayó que el clima en el lugar “es totalmente adverso”.  Explicitó: “Hay un gran desconocimiento sobre las condiciones a las que se deben enfrentar porque cambia la temperatura, estás casi a 3 mil metros sobre el nivel del mar. Te cambia el aire y eso genera que sucedan los extravíos que tenemos habitualmente. Hay mucha gente que la ves caminando por el lugar de sandalias, cuando allá la mayoría del terreno es piedra”.

Más de 5 horas de rescate

La familia oriunda de Santa Rosa que decidió realizar la excursión al Cerro Champaquí en la mañana del martes estaba  conformada por una mujer de 29 años, un hombre de 32 años, la abuela de 68 años y el pequeño hijo de la pareja de un año y medio. 

En horas del mediodía, el grupo hizo cumbre y decidió volver caminando hacia el vehículo que habían dejado apostado sobre el camino de Los Linderos. No obstante, en esos momentos se produjo un drástico cambio de las condiciones climáticas, marcado por vientos con ráfagas muy fuertes, hecho que provocó que una neblina bajara sobre el sendero y les impidiera reconocer el camino de regreso.

Durante horas, la familia desorientada siguió caminando hasta llegar a la zona conocida como “La Cueva de los 40”, que se encuentra en sentido opuesto al trayecto que debían tomar. Allí el hombre decidió que su esposa, el bebé y la mujer mayor se guarecieran para ir en busca de ayuda.

Así, emprendió la búsqueda de un grupo de personas que visualizaba a lo lejos. Cerca de las 19 horas logró dar con un guía autorizado que se encontraba realizando el descenso del cerro.  Este montañista era también miembro del cuerpo activo del cuartel de La Cumbrecita, por lo que pudo dar el alerta a sus colegas de Villa Yacanto a través de una radio.

Este bombero se encargó de quedarse con el grupo y le proporcionó abrigos, mientras llegaban los móviles para el rescate.

“Emprendimos la salida con cinco bomberos de nuestro cuartel y cuatro bomberos de Villa Berna, que venían en colaboración por si había que hacer alguna extracción con tabla o algún mayor requerimiento. Llegamos al lugar a las 21.30 horas, a la cima del camino de Los Linderos, donde se encontraba el auto de estas personas”, relató Álvarez.

Detalló que después de más de una hora lograron llegar al lugar donde se encontraban los damnificados para poder asistirlos y trasladarlos. “En el momento se hizo un relevamiento de necesidades y se determinó que físicamente estaban bien. Tenían mucho frío, por lo que se le dio prioridad al niño. Así se adelantó un grupo de bomberos únicamente con el pequeño debido a que el paso de los adultos era mucho más lento. A las 12 de la noche se llegó al móvil con el menor”, puntualizó.

Unas dos horas después el pequeño llegó al dispensario de Villa Yacanto, donde fue revisado por los médicos y luego fue derivado al Hospital Eva Perón de Santa Rosa para realizarle controles preventivos. 

Álvarez confirmó que las cuatro personas se encontraban en buen estado de salud y no requirieron internación. 

Una situación que se repite

Desde el cuartel de Bomberos de Villa Yacanto admitieron que los extravíos en el Cerro Champaquí son constantes, por lo que las intervenciones se han vuelto parte de la rutina. Álvarez indicó que en la temporada estival es cuando aumenta la cantidad de rescates.

“En general manejamos hasta 20 denuncias por extravío en las que acudimos durante el verano”, explicitó el bombero. Y agregó: “Parece que no es mucho pero cuando entre las personas extraviadas tenés un quebrado, son rescates que duran más de 20 horas”. 

Además indicó que trabajan sobre otros casos en los que logran guiar a los damnificados “vía telefónica”. “Los tranquilizamos, hacemos un trabajo psicológico desde el cuartel. Les indicamos por ejemplo que si está nublado esperen hasta que se limpie para seguir”, manifestó. 

Luciana Panella.  Redacción Puntal.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas