Nacionales | bomberos | Fernando Báez Sosa | signos vitales

Los bomberos que asistieron a Báez Sosa ratificaron que no tenía signos vitales

Verónica Onieva y Javier Timoteo confirmaron frente al Tribunal que la víctima no tenía signos vitales cuando llegaron al lugar la noche del crimen

Los dos bomberos voluntarios de Villa Gesell que asistieron a Fernando Báez Sosa el día que fue asesinado a la salida del boliche Le Brique, el 18 de enero de 2020, Verónica Onieva y Javier Timoteo, confirmaron frente al Tribunal que la víctima no tenía signos vitales cuando llegaron al lugar.

"Fuimos y nos encontramos con una persona en el piso a la cual le estaba haciendo RCP una mujer", comenzó el testimonio de Onieva, quien antes indicó que recibieron un llamado a las 5:03 del 18 de enero de 2020 en el cual se informó que había una persona inconsciente en la vía pública.

Fuimos y nos encontramos con una persona en el piso a la cual le estaba haciendo RCP una mujer Fuimos y nos encontramos con una persona en el piso a la cual le estaba haciendo RCP una mujer

Asimismo, añadió: "Le pedimos que nos deje intervenir y mi compañero comenzó a hacerle maniobras de RCP, le conectamos el DEA (Desfibrilador externo automático), constatamos si tenía signos vitales: no tenía".

Luego fue el turno del relato de Timoteo, quien, al igual que su compañera, sostuvo que Fernando no tenía signos vitales: "Junto con Onieva le colocamos el DEA. Cuando no hay corazón activo, el aparato pide que se hagan masajes cardíacos".

A partir de ese momento continuaron con los masajes cardíacos: "Yo hice otra vez el chequeo con el DEA y seguía sin signos vitales. Hicimos el relevo, yo le hice RCP y llegó la ambulancia. Después ayudamos a cargar el paciente a la camilla y lo trasladaron al hospital", finalizó el bombero voluntario.

Junto con Onieva le colocamos el DEA. Cuando no hay corazón activo, el aparato pide que se hagan masajes cardíacos Junto con Onieva le colocamos el DEA. Cuando no hay corazón activo, el aparato pide que se hagan masajes cardíacos

Después, declaró Pablo Gastón Zapata, un joven de Zárate que denunció a los rugbiers en 2019 por dos ataques sufridos ese año, entre ellos el robo de su moto.

Con el testimonio de todos los partícipes de esta audiencia, pasadas las 11 de este viernes se dio por finalizada la jornada.

Ahora el juicio entrará en cuarto intermedio durante el fin de semana y continuará el próximo lunes donde se esperan las declaraciones de personas importantes: familiares de los rugbiers, Juan Pedro Guarino y Alejo Milanesi.

"Con lo dicho por los bomberos se constata que no hubo ninguna maniobra adversa en la muerte de Fernando", manifestó Fernando Burlando, abogado de los padres de la víctima.

Con lo dicho por los bomberos se constata que no hubo ninguna maniobra adversa en la muerte de Fernando Con lo dicho por los bomberos se constata que no hubo ninguna maniobra adversa en la muerte de Fernando

Asimismo, el letrado pidió que el Tribunal condene de igual manera a los ocho ya que "son un peligro en la calle, lo demostraron los testigos". "El testimonio de Pablo habla de un modus operandi, sobre todo de los Pertossi. Hay denuncia hecha por parte del joven", resaltó Burlando.