Nacionales | Bonos | capital | Gobierno

Uno de los fondos de tenedores de bonos más grande mejoró la contraoferta al Gobierno

Se trata de BlackRock. Expectativa por un posible entendimiento con los acreedores

BlackRock, el fondo de inversión más grande Wall Street y principal tenedor de bonos argentinos, abrió ayer el camino para un acuerdo en la reestructuración de la deuda, tras proponer al comité de acreedores que acepte una quita cercana a la oferta oficial, mientras se espera que el Gobierno extienda el plazo de negociación que vence mañana.

Para acceder a esta contraoferta, los bonistas exigen el pago de un vencimiento previsto para este viernes por US$ 500 millones, cuestión que es rechazada desde esferas oficiales.

En cuanto a la extensión del plazo de negociación, en el Palacio de Hacienda ya tendrían redactada la resolución que se publicaría en las próximas horas en el Boletín Oficial, revelaron fuentes del mercado financiero.

El fondo que encabeza Larry Fink recomendó a sus socios reducir el valor de su propuesta de 60 a 55 dólares, de acuerdo con una información difundida por agencias internacionales.

La novedad trascendió a pocas horas del cierre de las negociaciones previsto para este viernes, aunque el propio ministro de Economía, Martín Guzmán, admitió que esa fecha es "anecdótica" y podría extenderse el plazo.

Default técnico

Pese al avance en el diálogo, este acercamiento no significa que el Gobierno pueda hacer frente al vencimiento de 503 millones de dólares de este viernes, tal como lo pidieron algunos acreedores como muestra de buena fe.

Desde el Gobierno admiten que la negociación es compleja, máxime si se tiene en cuenta que hay tenedores de bonos de los dos canjes anteriores, que tienen pretensiones variadas.

En esferas oficiales estiman que más allá de la complejidad del diálogo, existe cierto consenso en querer recuperar entre 57 y 60 dólares cada 100, cuando en diciembre sólo aceptaban una quita de 8 dólares.

Los fondos que están con Black-Rock son tenedores de bonos de 2005 y 2016, quienes habían contraofertado una quita de capital del 1%; tasa promedio del 4,44%; un año de período de gracia; capitalización en un bono en 2020 y 2021; que el primer bono venza en 2027 y que la amortización del capital se haga desde 2025.

El grupo de Greylock, que posee bonos de 2016, propuso un período de gracia de un año; sin capitalización de los bonos; un valor presente neto a una tasa de salida del 10% de 58 dólares; tasa promedio del 5,03%; amortización de capital desde 2027; quita de capital del 2,3% y el bono más corto desde 2040.

El fondo Exchange Bondholders, tenedor de bonos 2005, ofertó que sólo se emitan tres títulos: 2033, 2040 y el cupón ligado al PBI, sin quita de capital, una tasa promedio del 4,75%, período de gracia de un año que llevaría el valor promedio a los 58 centavos de dólar. La oferta original del Gobierno, rechazada por los inversores, proponía un período de gracia hasta 2023, una quita de capital del 5,5% y del 62% en los intereses; bonos que vencen entre 2030 y 2047 y ningún cupón adicional.

Resolución

A tono con lo adelantado por el ministro Guzmán, el Gobierno se encuentra elaborando una resolución para extender el plazo de la negociación de la deuda externa, según señalaron a Ámbito fuentes del mercado. En paralelo, deberá hacer una presentación ante la Security and Exchange Comisión (la Comisión de Valores de los Estados Unidos) planteando la extensión de las negociaciones.

Se considera que la nueva fecha importante a tener en cuenta es elpróximo 30 de junio, en función de próximos vencimientos de los títulos.

Por otro lado, el Banco Mundial nombró a Carmen Reinhart, experta estadounidense nacida en La Habana, como vicepresidenta del organismo multilateral.

La ejecutiva, quien también ocupará el cargo de economista jefa de la institución con sede en Washington, es una de las firmantes de la carta en apoyo a la Argentina por la renegociación de la deuda. Se trata de un nuevo respaldo al país respecto a la postura encabezada por el presidente Alberto Fernández y el ministro Guzmán para alcanzar un acuerdo que permita lograr la sostenibilidad en el pago de la deuda.

La economista comenzará a ocupar su puesto de forma efectiva en el Banco Mundial a partir del 15 de junio, según detallaron desde el organismo. Su postura respecto a la crisis de deuda que atraviesa el mundo y en particular Argentina es de por sí conocida. Semanas atrás, rubricó una solicitada en apoyo a la renegociación de la deuda sobre la cual trabaja Fernández junto a Guzmán.

En el texto, que contó con el apoyo abierto de diversos economistas de todo el mundo, entre ellos Reinhart, señalan que "la Argentina ha presentado a sus acreedores privados una oferta responsable que refleja adecuadamente la capacidad de pago del país: un período de gracia de tres años con un corte menor en el capital y un corte significativo en los intereses".