Deportes | caballo | turf | Trabajo

Frantastic R, el caballo local que brilló en Buenos Aires y fue vendido a Singapur

El ejemplar villamariense, entrenado en el hipódromo de la ciudad, llamó la atención de agentes asiáticos luego de triunfar en Palermo y ser protagonista en varios clásicos. "Siempre tuvo un corazón enorme", dijo su entrenador

A deslumbrar del otro lado del mundo. Frantastic R, caballo de la ciudad, fue vendido a Singapur. Pertenece al Stud La Lagunita de Villa María, y tras haber logrado importantes triunfos en el Hipódromo de Palermo en Buenos Aires y ser protagonista en grandes clásicos fue elegido por agentes del gigante asiático para llevárselo.

Entrenado en el Hipódromo del Jockey Club desde potrillo y un orgullo para todo el ambiente del turf local.

PUNTAL VILLA MARÍA dialogó con su entrenador, Maximiliano Martiarena, y con mucha emoción contó lo siguiente: “Se nos va Frantastic R, es un caballo villamariense macho nacido el 11 de septiembre de 2017, fue entrenado desde potrillo en el Hipódromo de la ciudad. Hoy tiene 4 años. Nos llena de orgullo represente a todos los que tuvimos la posibilidad de acompañar su desarrollo.

-¿Cómo se da la posibilidad de que el caballo llegue a uno de los centros más importantes del turf?

-Lo han visto correr en Buenos Aires en varias carreras en el Hipódromo de Palermo, en muchas salió perdedor y de buenas a primeras le tocó correr con rivales de nivel teniendo poca experiencia, rápidamente empezó a correr varios clásicos y estuvo muy cerca de ganarlos. En su última carrera, corrió en un grupo 1 (los mejores) y entró cuarto a un cuerpo y medio del puntero, haciendo una muy buena carrera, luego empezó a lograr varios éxitos y de ahí se empezaron a interesar por él. Siempre mostró corazón, estoy más que agradecido a este animal, al propietario, a todo el equipo que confía en el trabajo, él hizo todo, yo lo acompañé simplemente.

El caballo es puro de Villa María, criado en el Haras Stud La Lagunita y ahora además el orgullo de todos los que aportaron y estuvieron cerca cuando dio sus primeros pasos.

Su entrenador Martiarena así lo describe: “Es un caballito de 4 años, que tiene un físico normal, pero de musculatura grande, la sangre que tiene es muy buena y la idea sinceramente no fue llegar a donde llega ahora, lo menciono por cómo era de potrillo, está claro que el físico no dice nada, el corazón que tuvo siempre fue espectacular, y eso lo llevó a correr en grande del otro lado del mundo”.

-¿Qué significa que un ejemplar entrenado por usted se vaya a la elite del turf?

-Es importante, pero aún no caigo, fue algo muy lindo y lo será para toda su vida, ya que uno de estas cosas no se olvida nunca más. Siempre soñé con tener un caballo así y que surja del interior de Córdoba es muy satisfactorio, me llena de orgullo a mí y todo el equipo que me acompaña.

El entrenamiento

Martiarena dijo que “en base a cómo descanse es el entrenamiento. Según como lo vea al día siguiente y qué interpreto el animal el trabajo anterior. Si no comió o no descansó bien y ese día tenía un trabajo intenso, se le hace menor el trabajo o se le trata de buscar un trabajo más liviano, uno lo va llevando a medida que van pasando los días y va conociendo el caballo. Cada caballo tiene un trabajo distinto, hay ejemplares que asimilan un trabajo duro y de mayor esfuerzo y otros que no necesitan tanto esfuerzo y deben hacer tareas más livianas. En el caso de Frantastic, tiene sus días pero se las aguanta demasiado”.

Frantastic R es el primer caballo de Villa María que se vende al exterior en forma directa. En los próximos días estará llegando a Singapur, donde comenzará su trayectoria en una de las elites turfísticas del mundo.

Maximiliano Martiarena resalta siempre a su equipo de trabajo, ese que puso sus manos en el caballo del que hablan todos por estas horas. “Es importante destacar a Jordán Ponce, mi hermano César Martiarena y Ricardo Pardiñas.

El turf es una disciplina que creció mucho, hay bastante trabajo, por eso es muy lindo lo que realizan desde este medio de comunicación, es importante trascendencia y difusión a la disciplina, ya que tiene muchos corredores y da mucha fuente de trabajo, para mí es una fábrica sin chimenea porque no se ve mucho.

Martiarena es de una familia vinculada al turf de toda la vida, desde muy chico comenzó a trabajar con los caballos de la mano de su papá Carlos, que fue un destacado jockey y falleció hace años.

Forjó su sabiduría en base al legado de su padre. Con 36 años tiene varios triunfos de sus caballos y uno que tiene destino de grandes ligas.

Un apasionado del turf que por estas horas se emociona cada vez que le mencionan a Frantastic R, ese potrillo que vio dar los primeros pasos y hoy se va lejos, del otro lado del mundo.

Seguramente a la distancia seguirá los pasos de su amado caballo y sufrirá ante cada carrera que dispute.

“El orgullo y el cariño que generó con todos es inigualable, su corazón lo hara más grande de lo que fue aquí”, sentenció Martiarena.

frantastic 2.jpg

Lo que se lee ahora