Regionales | Cabrera | terapia | segunda ola

Cabrera: emotiva recepción a bombero que estuvo 45 días internado con Covid

Gonzalo Chesta tiene 29 años, y su vida estuvo en peligro. Durante 37 días permaneció en terapia intensiva. Ayer volvió a su casa. Ahora afronta la recuperación. Integrantes del cuartel lo esperaron en el acceso a la ciudad

Después de muchas malas noticias, en el marco de la segunda ola de coronavirus en la región estancada en una meseta alta, General Cabrera festeja y agradece porque un joven vecino de 29 años, Gonzalo Chesta, luego de 45 días de internación y 37 días en terapia intensiva en la ciudad de Río Cuarto, regresó con el alta médica en mano.

Una unidad de bomberos voluntarios, al mando del segundo jefe, Guillermo Chesta, lo esperó en la rotonda del acceso sur a la ciudad para acompañar su llegada, saludarlo y escoltarlo hasta su casa, ubicada en el barrio 99 Viviendas.

GCabrerabombero2.jpg

Gonzalo llegó en ambulancia y acompañado por su mamá, que cuidó de él durante la internación. Camino a Cabrera, y llegando a Carnerillo, le informaron al joven recuperado que en su ciudad lo esperaban los compañeros del cuartel.

Gonzalo Chesta estuvo en grave estado y perdió 31 kilos. Su mamá imploró a los jóvenes que se cuiden. Agradeció el enorme esfuerzo de los médicos.

Con el sonar de las sirenas, la ambulancia que los trasladaba se estacionó a la vera del camino y abrió la puerta lateral para que Gonzalo pudiera saludar a quienes lo esperaban.

La batalla contra el Covid-19 fue muy dura, por lo que había que recibirlo como un campeón.

“Gracias a toda la gente de Cabrera, a los chicos que han rezado por mí y que me han venido a recibir. Muy agradecido estoy, con todos, no tengo palabras”, dijo Gonzalo. Al lado de él, María del Carmen, la mamá, tomó la posta en las declaraciones para que su hijo no se cansara.

image.png

“Es una gran alegría. Estuvo 37 días en terapia intensiva, 45 días internado. No tengo palabras de agradecimiento a toda la gente de Cabrera, que ha estado acompañándonos. En Carnerillo, recién le dijimos que lo esperaban los bomberos. Hace de ayer que está muy emocionado. Le hicieron varios electrocardiogramas, pero parecía que había algún problemita, entonces es como que no quería darle tanta información de la posibilidad del alta”, detalló la mujer.

El padecer de su hijo con el Covid y lo vivido durante la internación observando lo que ocurría en la clínica hicieron que la mamá reiterara una y otra vez el pedido a la gente para que se cuide.

“Que se cuiden mucho más de todo los jóvenes, porque yo vi y lo viví todos estos días. Fueron 37 días en terapia intensiva, varios de esos días con muchas complicaciones. Lamentablemente, hubo momentos en que no nos daban buenas noticias, pero bueno la superó. Salió adelante. Agradezco tanto las oraciones, a todos los grupos, todos los que rezaron por nosotros”, agregó María del Carmen.

image.png

Sobre la salud de su hijo, sostuvo que ahora debe cuidarse y mucho: “De acá a ocho días volvemos otra vez a hacer otros estudios para ver si le han quedado secuelas”.

El joven cabrerense perdió 31 kilogramos y debió pasar por la intubación y traqueotomía. “Perdió toda la masa muscular y se viene mucho trabajo de kinesiología”, expresó la mujer.

GCabrerabombero.jpg

“También tiene que hacerse un tratamiento psicológico, mucho con la fonoaudióloga, porque él lo primero que perdió fue toda la parte bucal, que no podía tragar. No sabía cómo masticar, entonces estamos con tratamientos, con dieta, y con todo esto va a salir adelante”, precisó.

En su relato, esta mamá expuso cada detalle, pues su objetivo es visibilizar el caso de su hijo y hacer consciencia en la comunidad.

La lucha de los médicos

“Quiero agradecer a la Clínica (Regional del Sud), nos han atendido muy bien, Sólo tenemos palabras de agradecimiento. Los médicos todo lo que hacen; el encargado de la limpieza le decía ‘arriba Gonzi’, con el pulgar arriba. A mí hace tres semanas que me permitieron entrar en diferentes horarios. Yo entraba y salía porque como él estaba en un estado muy nervioso, y los médicos dijeron que para poderlo recuperar permitían que nos viera”, contó.

María del Carmen dijo que no alcanzan las palabras para describir lo que están haciendo los médicos. “Lo que viví estas últimas semanas, y desde el martes hasta ahora, ha colapsado. Está colapsado todo el sistema de salud. No hay más respiradores. A cuidarse, por favor, más de todo los jóvenes, cuídense”, imploró la mamá de Gonzalo.

Víctor Machuca. Redacción Puntal