En una sesión caliente, la Cámara de Diputados aprobó hoy una moción conjunta de los bloques del radicalismo y de Unión por la Patria para emplazar a las comisiones para dictaminar el jueves los proyectos para la emergencia presupuestaria y la actualización automática de partidas para las universidades nacionales públicas de todo el país, y para hacer lo propio el martes que viene para el restablecimiento del Fondo Nacional de Incentivo Docente (FONID).

"Son parte de una misma convocatoria que acordamos aquí en el recinto", aclaró el presidente del bloque de Unión por la Patria, Germán Martínez, luego de que el jefe del bloque radical, Rodrigo De Loredo, leyera la moción conjunta.

La propuesta obtuvo 152 votos a favor y 81 rechazos. En contra votaron los diputados de La Libertad Avanza y el PRO, mayormente.

El plan A de la UCR y UP era constituir al recinto en comisión para votar los proyectos durante la sesión especial, pero la moción no tuvo chances de ser aprobada dado que requería una mayoría agravada de tres cuartos para habilitar el apartamiento de reglamento.

Tanto el jefe del bloque Hacemos Coalición Federal, Miguel Pichetto, como la Coalición Cívica se negaron a acompañar esa propuesta, por lo que se procedió a impulsar el plan B: éste consistía en emplazar a las comisiones para este jueves 23 a las 14 hs para dictaminar los proyectos sobre financiamiento universitario y para el martes 28 a las 15 para dictaminar los proyectos sobre la reposición del FONID.

De esta manera, la oposición logró torcerle el brazo al oficialismo y al PRO, y marcar los tiempos del debate.

El pedido de sesión especial había sido formulado por el bloque de la UCR el viernes pasado, pero el anuncio del Gobierno del acuerdo que alcanzó con los rectores sembró dudas acerca de cuál sería la determinación que tomaría la bancada presidida por De Loredo, que dudó hasta último momento si mantener en pie la convocatoria o suspenderla.

A partir de conversaciones en tiempo real con los rectores, que le plantearon la conveniencia de sostener la sesión hasta tanto no llegara la resolución oficial del Gobierno, el radicalismo decidió a último momento bajar al recinto.

La sesión obtuvo quórum con 130 diputados sentados en sus bancas: además de los radicales contribuyeron al propósito Unión por la Patria, cuatro diputados de Hacemos Coalición Federal (Mónica Fein, Esteban Paulón, Oscar Agost Carreño, y Ignacio García Aresca), Agustín Domingo (Innovación Federal), Osvaldo Llancafilo (Movimiento Popular Neuquino), cinco de los seis diputados de la Coalición Cívica (solamente no llegó Victoria Borrego), y el diputado de Por Santa Cruz Sergio Acevedo.

Hasta avanzada la tarde de ayer se había especulado con la posibilidad de que el radicalismo levantara el pedido de sesión especial, luego de que el presidente de la comisión de Educación, Alejandro Finocchiaro confirmara su intención de convocar a un plenario de comisiones junto a Presupuesto y Hacienda, con la intención de dictaminar.

Según pudo saber Noticias Argentinas, el bloque conducido por Rodrigo de Loredo estuvo en contacto durante toda la jornada con los rectores de las distintas universidades públicas (exceptuando a la UBA, que ya arregló su situación con el Gobierno) para monitorear el estado de las conversaciones con el Gobierno, para ver si se encontraba alguna solución inmediata y efectiva a la actualización del presupuesto universitario para este año.

Recién la respuesta se alcanzó este martes, y fue anunciada por el portavoz presidencial, Manuel Adorni, en su habitual conferencia de prensa matutina en la Casa Rosada, pese a lo cual el compromiso de palabra no fue refrendado por resolución en el Boletín Oficial.

A las 14 se conoció la decisión del bloque conducido por De Loredo de mantener la sesión y bajar al recinto.

El cordobés había sido muy criticado por los rectores radicales por haber dejado sin quórum la sesión convocada el 24 de abril por Unión por la Patria con el mismo propósito.

Con esta acción, De Loredo buscaba congraciarse con este sector de la academia universitaria con el que se siente en deuda.