Provinciales | cambio | Cambiemos | PASO

De Loredo: "En medio de la angustia fuimos una opción de oxigenación"

El candidato a diputado en primer término de la lista ganadora de Juntos por el Cambio analizó la elección y anticipa la campaña

Aún sorprendidos por la envergadura del triunfo del domingo, el candidato a diputado nacional Rodrigo de Loredo explica que sentían “en las recorridas una empatía especial con la gente” pero nunca imaginaron “la contundencia” con que ganaron las Paso. Eso, dijo, los “sorprendió” y agregó: “Hicimos una campaña austera, de bajos recursos, por lo que no teníamos campo, encuestas, pero nuestra experiencia nos indicaba que había una sensación de la gente muy afín con nosotros. Nos encomendaban que los representemos, pero no esperábamos un resultado de la contundencia que tuvimos”, insistió el dirigente radical.

¿A qué atribuyen la contundencia?

Creo que hay una multiplicidad de factores. A la política le gusta sobreestimar las campañas, que es una forma de subestimar a los electores. Y creo que la gente tiene mucho más resuelto inconscientemente su comportamiento electoral. Y que se nutre en realidad de conceptos que tiene formados por la trayectoria de quienes van a ser sus candidatos. Por eso cuando se presentó la fórmula Juez-De Loredo le resultó útil para lo que se ponía en juego en ese momento. Creo que la campaña tuvo sus aciertos también. Creo que representamos una opción de cambio y oxigenación que la gente esperó en medio de un contexto de tanta angustia y tanta crisis. Y tuvimos propuestas para ese cambio. También fuimos una opción que logró conversar con las nuevas generaciones y creo que la política tradicional subestima a ese electorado y sólo diseña marketing para ellas.

¿Cómo fue eso?

Estoy convencido de que los jóvenes están politizados, lo que pasa es que en la forma que debaten no son contemplados por la política tradicional. Y nuestro mensaje llegó ahí, porque además comunicamos con canales más empáticos, el mismo contenido pero con distintas formas. Porque es un electorado que sabe lo que quiere, que está frustrado, que demanda y que en ocasiones se va del país. En definitiva, fuimos identificados como una opción de cambio y tuvimos un mensaje con el que llegamos a las nuevas generaciones.

Se definieron como la opción más fuerte de Cambiemos, ¿ese fue un acierto también?

Fue un eje acertado y no un eslogan. La sociedad tomó la “versión más fuerte de Cambiemos” como necesaria y útil. Primero, porque generó empatía. Pensemos que cada riocuartense, por ejemplo, necesitó de su versión más fuerte para superar este tiempo difícil. Por otro lado, ante una agenda dramática, decadente, autoritaria y violenta del gobierno nacional, la gente observó que requería de una opción fuerte, histriónica, dispuesta a denunciar hechos de corrupción. Pero, además, todo esto fue legítimo para quienes los proponían. Con Luis Juez y nuestras trayectorias dábamos respaldo a todo eso.

Eso sonaba coherente...

Exacto. Y ahí hay otro punto, que con la opción más fuerte logramos construir la coherencia en una fórmula que muchos inicialmente podrían haber pensado que tenía muchas diferencias entre sí. Pero encontramos muchos puntos de encuentro entre nosotros; somos dos tipos peleadores, que las grandes roscas no nos eligen y que nos hicimos de abajo. Creo que fue una propuesta coherente, útil, con un componente de renovación y catalizó lo que la gente pedía en este contexto. Y luego se espiralizó por la agenda del gobierno nacional, que fue una catástrofe.

¿Cambiaron las referencias de Juntos por el Cambio en Córdoba con esta elección?

Creo que estamos llamados a darle a Juntos por el Cambio una mirada mucho más federal, que es la impronta que le podemos aportar. Cuando Cambiemos gobernó la Argentina uno de los errores que cometimos es que hubo una visión muy porteñocéntrica. Somos dos figuras muy locales, de un Cambiemos fuerte como el cordobés, que tendrá la misión de dotar al nacional de una mirada más federal. Y nos posiciona en un desafío porque se pone en juego un proceso de renovación del radicalismo que creo que ya se venía dando y que se termina de coronar con esta elección. Y las Paso, al final, se transitaron con altura, madurez, sin golpes bajos e inmediatamente nos encontramos con nuestros circunstanciales adversarios. Las Paso fortalecieron a Juntos por el Cambio.

Juez el domingo dijo que era inminente el encuentro con Negri y Santos y finalmente tomaron un café...

Sí, es una gestualidad importante para la política. Nosotros veníamos conversando durante la campaña y el domingo de los comicios. Sumemos la actitud de Negri y Santos que, inmediatamente conocidos los datos de la elección, reconocer la derrota también sumó. Y lo coronamos con un café para iniciar la nueva etapa. Vamos a reunirnos la semana próxima con autoridades partidarias y demás para darle un marco más institucional.

La campaña arranca en breve...

Estamos ya muy focalizados y de hecho estamos en reuniones permanentes para definir los pasos a seguir. Nos encontramos con Juez, con Marcos Ferrer, para avanzar rápidamente. Es un proceso corto y que nos pone en el desafío de mínima de fidelizar todos los votos que Cambiemos sacó en las Paso. Está claro que la gente vio a Cambiemos como la opción útil porque se habla también de voto bronca. Pero no subestimaría el voto racional, porque el elector entendió que somos la única opción útil para que en el Parlamento se forme un bloque y frenar al kirchnerismo y debatir otra agenda.

¿Qué interpretación hacen de los resultados generales del país?

Y que el Gobierno viene llevando una gestión desastrosa, que no entusiasma ni a los propios. Que fue una apología de la improvisación permanente y que administró la pandemia de una forma muy negligente y que los resultados son pésimos por donde se los quiera ver. Por eso la sociedad castigó al Gobierno. Y ahora vendrá la economía electoral y vamos a tratar de remarcar y recordar que más tarde o más temprano eso se paga.

¿Cómo imaginan esta nueva etapa electoral?

Siempre discutiendo ideas y propuestas, aunque es complejo porque sabemos que rinde más la agenda de peleas. Anhelaría tener instancias de debate con Hacemos por Córdoba y con el kirchnerismo.