Villa María | campus | millones | Universidad

Prevén ejecutar obras por $ 700 millones en el campus universitario

Tendrán un plazo de ejecución de un año y en las próximas semanas iniciarán los trabajos. Habrá un nuevo módulo de aulas y un centro de salud. También, cambios en Diseño y Música. La escuela Proa tiene un avance del 90%

La Universidad Nacional de Villa María lleva adelante un plan de obras que prevé una inversión de unos mil millones de pesos, de los cuales el 30% está siendo ejecutado en la ciudad de Villa del Rosario y el restante 70%, directamente en el campus local. Se trata de obras edilicias que permitirán ampliar la capacidad y al mismo tiempo mejorar la infraestructura actual.

Concretamente, a nivel local se prevé concretar cuatro obras que ya fueron licitadas y adjudicadas, previéndose la firma de contratos para las próximas jornadas. Una es la unión de las dos carreras artísticas que se dictan en la ciudad, Música y Diseño, en un salón de usos múltiples “que les cambiará la facha a los dos edificios”, sostuvo el rector Luis Negretti, consultado sobre los trabajos a realizar.

Otra es la construcción de un centro de atención primaria a la salud que inicialmente prestará servicios en la comunidad universitaria, aunque la intención es que sea un espacio de consulta médica para el resto de la comunidad. “Se trata de un predio de mil metros cuadrados. Estará destinado a la Universidad, pero la intención es prestar un servicio en toda la zona norte de la ciudad, teniendo en cuenta que los barrios se acercan al campus. Entonces, el personal de salud podría atender en un mediano plazo a la comunidad en general”, especificó.

De igual manera, el máximo responsable de la casa de altos estudios consideró que la obra más importante es un edificio de dos plantas con módulos para el dictado de clases y en el que se van a instalar “aulas de las llamadas comunes, pero también talleres y aulas seminario”. “Tenemos un frente de obra importante en el campus”, resaltó. También sumó la construcción de la escuela Proa, que tiene un avance del 85% a 90%, por lo que “en los próximos meses se va a estar terminando esa infraestructura y empezando con la nueva, que en el término de un año debería estar terminada”.

En Villa del Rosario, en tanto, se lleva adelante un paquete de tres obras que estuvieron paralizadas durante un tiempo y que ahora se prevé culminar. Se trata de la consolidación del campus, más un hospital de grandes animales y una sala de necropsias. Al respecto, Negretti comentó que “todo lo accesorio al campus a lo largo de las 7 hectáreas, que son de la Universidad Nacional, transformará el espacio actual en uno moderno para la medicina veterinaria”.

Con relación a los fondos que demanda todo el paquete de obras, Negretti explicó que “a dinero de hoy son 700 millones de pesos las de Villa María, más otros cerca de 300 millones en Villa del Rosario, por lo que el Estado nacional invierte unos mil millones de pesos en la Universidad”. Y consultado sobre los plazos de ejecución de las tareas, en la vecina ciudad se prevé culminar en los próximos 9 meses, mientras que a nivel local demandarán un año de trabajo.

Cursado de carreras

En el campus universitario es notoria la ausencia de estudiantes, que cursan las carreras de manera virtual con motivo de la pandemia. De igual manera, la presencialidad se lleva adelante de manera gradual, respetando los protocolos.

Al respecto, Negretti explicó que promueven el regreso “gradualmente, aunque no es sencillo. Tanto estudiantes como docentes se configuraron al año académico bajo la modalidad virtual, pero cuando el estudiante o docente viene a una clase presencial y luego tiene otra virtual se desarticula la organización horario”.

Y destacó: “Hay mucha gente de afuera que no alquiló su departamento o pensión en Villa María y hacerlo ahora desarticula toda su organización. Ante ello, de manera gradual estamos volviendo, estipulando que en febrero volvemos al 100% de presencial con algunos rasgos de virtualidad, porque todo lo que aprendimos en este tiempo no lo vamos a desaprovechar”.

Además, reconoció que disponer de clases virtuales permitió incrementar la matrícula de alumnos. “Muchos estudiantes que no estaban viniendo a la Universidad porque trabajaban o eran padres retornaron. Y es por eso que no volvemos fuertemente a la presencialidad porque no queremos perder a ese universo de personas. Ante ello, tenemos que diagramar un esquema para el año próximo a los fines de que cuando regrese la presencialidad ellos puedan seguir cursando de alguna manera”.

Para ello, la entidad se encuentra abocada a la adquisición de equipamiento híbrido que permita “la clase presencial, pero para aquellos estudiantes que no pueden asistir que sigan la clase de manera virtual. No es sencillo tornar todas las carreras bimodales, pero sí que aumente sustancialmente la posibilidad de que un estudiante no asista tanto presencial y siga a través de las plataformas los dispositivos y clases”.