Canasta Básica Total | Gabriela Cerruti | Canasta Básica

El Gobierno empieza a aplicar la segmentación de tarifas de gas y luz

Estará dividida en tres escalafones para la actualización de las facturas. El sector de mayores ingresos deberá pagar el costo completo y no percibirá subsidios. También habrá una categoría para gente de nivel medio y otra para la de escasos recursos

El Gobierno anunció a través de la publicación del DNU 332/2022 un aumento de tarifas que regirá en todo el país y que estará dividido en tres escalafones para la actualización de los montos de las facturas.

Tal y como lo indicó la portavoz presidencial Gabriela Cerruti en una conferencia de prensa, el primer nivel de la segmentación, identificado como el de mayores ingresos, deberá pagar el costo completo del componente del servicio de energía y no percibirá subsidios por parte del Estado.

Este nivel contempla a todas las personas que cuenten con ingresos mensuales netos superiores a un valor equivalente a tres Canastas Básicas Totales (CBT) y media, es decir, un total de $333.410, en un hogar de dos.

Quienes sean poseedores de tres o más automóviles, de tres o más inmuebles y/o los titulares de una o más aeronaves o embarcaciones de lujo, según la tipología aplicable por la Afip, también deberán afrontar el pago total. De la misma forma lo harán quienes sean titulares de activos societarios en el exterior.

El segundo nivel detallado en la actualización del Gobierno abarca a la población de "menores ingresos", que percibirán la corrección del componente energía equivalente a un incremento anual en su factura de hasta el 40% del Coeficiente de Variación Salarial (CVS) del año anterior.

Este sector, que aplica a quienes declaren ingresos menores a un valor equivalente a una Canasta Básica Total (CBT), es decir $95.260 para un hogar de dos personas, no deberán anotarse para poder percibir el subsidio porcentual que brindará el Gobierno dado que figura en los registros.

Se trata de personas que reciban alguna ayuda social del Estado y alcanza a familias en las que, al menos algún integrante del hogar, cuente con un Certificado de Vivienda (ReNaBaP) o Pensión Vitalicia a Veteranos de Guerra del Atlántico Sur. También a los que puedan acreditar un domicilio donde funcione un comedor o merendero comunitario registrado en Renacom.

Por último, la población que perciba ingresos medios notará un incremento en su factura no mayor al 80% del Coeficiente de Variación Salarial (CVS) del año anterior. Para poder recibir el subsidio del Gobierno en la tarifa energética deberán anotarse de forma virtual y acreditar sus condiciones que serán revisados por la autoridad de aplicación luego de ciento ochenta días a partir del mes de junio.

Este nivel incluye propietarios de dos o más inmuebles, los poseedores de un vehículo de hasta tres años de antigüedad, a excepción de los hogares donde exista al menos un o una conviviente con Certificado Único de Discapacidad (CUD).

El aumento programado para las personas de primer nivel se aplicará de forma gradual y en tercios bimestrales, con el objetivo de finalizar el año abonando el costo pleno de la energía que se les factura.

Cabe destacar que el DNU aclara la creación de la categoría de "Usuario o Usuaria residencial del Servicio" para quienes resulten usuarios de los servicios públicos de energía eléctrica y gas natural, pero que no coincidan con el titular del medidor registrado en las empresas distribuidoras. Este sector "deberá ser equiparado, exclusivamente a los fines de la segmentación dispuesta en el presente decreto, al o a la titular de dicho servicio".

A quiénes abarcará la quita de beneficios

En el marco de la anunciada segmentación de tarifas de gas y electricidad, el 10% de los usuarios con mayor capacidad de pago dejarán de recibir subsidios a las tarifas.

La medida regirá a partir de la energía consumida en junio con el objetivo, indicó el Ministerio de Economía, de "lograr valores de la energía razonables y susceptibles de ser aplicados con criterios de justicia y equidad distributiva".

Esta metodología permitirá identificar al 10% de los usuarios con mayor capacidad de pago, de manera tal que el 90% de las personas usuarias residenciales perciban una reducción de la tarifa en términos reales con una protección mayor a los segmentos de menores ingresos, mejorando la incidencia distributiva de los subsidios y reduciendo el esfuerzo fiscal destinado a los sectores de altos ingresos, indicó el Palacio de Hacienda.

La implementación se llevará adelante con un formato a demanda por medio de una declaración jurada de conformación de hogar.

Todos aquellos hogares que lo soliciten continuarán recibiendo subsidios a la energía de acuerdo a la nueva metodología.

Asimismo, en el marco del régimen, se crea la figura del usuario a los fines de facilitar la solicitud de aquellos hogares inquilinos o residentes que no tengan la titularidad del servicio.

Formulario digital

El formulario digital de simple acceso será complementado con la atención de las distribuidoras y la Anses, universalizando el acceso presencial de inscripción y reconsideraciones en todo el país.

Mediante la metodología establecida se evaluará la capacidad de pago del hogar a partir de sus condiciones socioeconómicas verificables.

Se conformarán tres niveles según la capacidad de pago del hogar, con el fin de "mejorar la asignación de los subsidios en términos distributivos".

A partir del nuevo régimen, una vez analizadas las solicitudes por parte del Estado, en el caso de considerar errónea su categorización, los usuarios podrán solicitar una reconsideración en el nivel de subsidio de una manera ágil.

Los segmentos medios y vulnerables tendrán incrementos en sus facturas por debajo de la variación del Coeficiente de Variación Salarial (CVS) de 2021.

De esta manera, para el segmento de menores ingresos la factura de referencia bajo jurisdicción nacional no superará el 40% del CVS, mientras que para el segmento medio no superará el 80% del mencionado coeficiente.

En esta línea, se registraron incrementos en las facturas ya aplicados y totales del 21,4% y 42,7%, respectivamente, en el área de jurisdicción nacional.

En el caso de las distribuidoras de jurisdicción provincial, resultará en un menor impacto en la factura, en la medida que el componente del precio de la energía constituye un menor porcentaje de la factura.

En tanto, para el segmento de mayores ingresos, la reducción de los subsidios será gradual hasta alcanzar la cobertura plena del costo de la energía hacia fines de 2022.