Nacionales | canasta | inflación | Indec

La canasta que se utiliza para medir la pobreza aumentó por encima de la inflación en 2023

Una familia necesitó casi 500 mil pesos para no ser pobre y alrededor de $ 240 mil para no caer en la indigencia en diciembre

La canasta básica total (CBT), que se utiliza para medir pobreza en la Argentina, y la canasta básica alimentaria (CBA), empleada para las mediciones de indigencia, aumentaron el año pasado por encima de la inflación en ambos casos, según informó ayer el Indec.

En diciembre pasado, la CBT registró una suba de 27%, por lo que acumuló durante 2023 un incremento de 225,1%.

En ese sentido, una familia tipo para no ser pobre en la Argentina necesitó ingresos por $495.798 hacia fines del año pasado.

En tanto, la CBA registró una variación mensual de 30,1% en diciembre pasado, por lo que finalizó 2023 con un aumento acumulado del 258,2%.

La línea de indigencia para una familia tipo quedó entonces en $240.679 al concluir 2023.

El año pasado, en la Argentina se registró una inflación de 211,4%, según datos oficiales del Indec.

En consecuencia, la canasta de indigencia se ubicó casi 50 puntos porcentuales (46,8 p.p.) por encima del índice general de precios al consumidor de 2023.

También fue superior a la inflación de alimentos y bebidas, del 251,3% el año pasado.

En tanto, el incremento acumulado de la CBT, que mide pobreza, se ubicó 13,7 p.p. por delante del aumento general del costo de vida en el país en 2023.

Los dos indicadores son decisivos para medir el impacto de la crisis económica en los indicadores sociales. Eso sucede porque la canasta básica –que además de alimentos incluye otros ítems del gasto como indumentaria, salud, transporte o educación– determina la denominada “línea de pobreza”. Es decir, los hogares con ingresos menores a la CBT son los que pasan a ser considerados pobres. Un dato clave: este indicador no tiene en cuenta el costo del alquiler de vivienda.

De la misma manera, la canasta alimentaria –que tiene un alcance limitado a bienes de primera necesidad– es la que configura la “línea de la indigencia”: aquellas familias que no lleguen a cubrir los ingresos necesarios para adquirir la CBA son indigentes.