Villa María | Canasta | canasta básica | sueldos

Monotributistas no llegan a cubrir la canasta básica alimentaria

El dato se desprende de un informe elaborado por el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Villa María. El análisis asegura que los sueldos también quedaron por debajo de la canasta alimentaria

A través de un análisis, el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la ciudad de Villa María dio cuenta del incremento de la canasta alimentaria nutricional y la canasta total en lo que va del año. El informe además estableció que los trabajadores que están bajo el régimen de monotributo no llegan a cubrir el costo de la canasta básica nutricional.

El relevamiento realizado por dicha entidad comunicó que en la última revisión, que fue en el mes de julio, se vislumbró un aumento del 5,48% con respecto al mes anterior, lo cual esto revela una variación interanual, tomando julio del 2020 a julio de este año, del 54% para Villa María.

“La variación acumulada para este año 2021 desde enero a julio, está en el 22,52%. Comparándolo con estos dos datos con la variación interanual y la acumulada con Córdoba capital, San Francisco o Bell Ville, estamos dentro de lo proyectado”, indicó Leandro Lombardelli, titular del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la ciudad de Villa María.

“Por ejemplo, Córdoba capital está en el 24% de la variación acumulada del año 2021, los primeros siete meses del año. En lo que respecta a variación interanual del 54% también, algunos un poco menos, pero los aumentos están teniendo una fuerte presencia”, sostuvo.

En ese sentido, esto lleva a la conclusión de que para una familia villamariense de cuatro miembros se necesitan $ 46.700 y $ 50.000 en Córdoba capital. En lo que respecta a una canasta total para una familia tipo, se necesitan $ 100.000 en Villa María y en Córdoba capital, $ 108.000. Cabe destacar que la canasta total incluye, además de los alimentos y bebidas, otros bienes y servicios como indumentaria, alquileres, servicio de salud, esparcimiento, educación, entre otros.

“En Villa María, una familia tipo necesita $ 100.000 para mantenerse con ingresos medios, hicimos la comparación con un monotributo, categoría A, que tiene una facturación mensual alrededor de $ 30.000, y la categoría B, en $45.000, y tomando el valor bruto de facturación, estando en la categoría B, no se llegaría a cubrir la canasta básica nutricional”, explicó el contador Lombardelli.

“Recién estando en la categoría C podría se podría estar llegando a cubrir el total, pero si queremos cubrir la canasta básica total que incluye los servicios hay que pensar en una categoría R”, completó.

Monotributistas

El referente de la institución local manifestó que los datos revelados indican que hay una distorsión entre el aumento de precios y las categorías más bajas de los monotributos: “Se utilizó la actualización a partir de julio de este año para realizar el análisis y hay un retraso en el monotributo porque está tomando un ingreso bruto sin tener en cuenta el costo de venta, los servicios y otros impuestos que también se tienen a la hora de tener un negocio chiquito o lo que sea para trabajar o prestar el servicio”.

Las categorías inferiores están por debajo de la canasta básica nutricional, “lo mismo sucede con algunos sueldos, que, si bien casi todos los gremios acordaron futuros aumentos o están abiertos a paritarias futuras o incluso habrá aumentos para este mes en adelante, el comercio está en el piso de lo que sería la canasta básica nutricional, sin tener en cuenta los descuentos”, indicó Lombardelli.

Sobre la situación económica actual que se presenta y la pérdida de capacidad adquisitiva, el contador reflexionó: “Se observa tanto en las empresas como en los empleados o un independiente que se maneje bajo la acción del monotributo, esa comparación es un elemento que hemos sumado en el análisis y me parece importante darle una mirada para observar los sueldos”, dijo y añadió: “La pyme chica o el emprendedor que recién comienza está por debajo de lo que sería la canasta alimenticia nutricional”.

“Si tomamos el valor que medimos en Villa María del 5,48%, y se compara con el IPC (Índice de Precio al Consumidor), que es la canasta básica alimenticia que mide el Indec (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos), está en el 3%. Hay que tener en cuenta que nosotros medimos otro tipo de canasta, que es la canasta alimenticia nutricional, que es para ingresos medios y contempla otros productos, puedo decir que el Indec está marcando un IPC alto”, explicó el titular de la entidad local. Y agregó: “Está marcando una tendencia de acá a fin de año que va a estar arriba del 40% de aumento”.

No alcanza

Mientras que la entidad establece un aumento en los productos y desfasaje en los ingresos de la población, la realidad golpea a la hora de consumir. “La sensación es real y cada día los sueldos rinden menos en términos de consumo. Todas las medidas que se están tomando son paliativas y momentáneas”, remarcó el profesional de ciencias económicas.

“Lo que necesitamos es que se tomen medidas de fondo, pensando no en lo inmediato, sino a largo plazo, porque es un tema que año tras año va socavando los ingresos de la gente, del consumidor y el emprendedor”, agregó.

En esa línea, señaló que, al ser una cadena, la crisis se ve reflejada en la menor cantidad de ventas, por lo cual el comerciante debe aumentar el precio para cubrir los gastos, “se termina haciendo una rueda en espiral inflacionaria hacia la suba que es perjudicial para todos porque retrotrae las bases de nuestra economía y cada vez nos alcanza menos”, indicó.

En el marco de las elecciones legislativas Paso 2021, el contador opinó: “En estas elecciones los candidatos deberían tener como prioridad corregir este desfasaje que está habiendo en la sociedad, porque los paliativos no suman a construir una sociedad mejor”.