Nacionales | Canasta | Pobreza | indigencia

Se dispararon los valores de las canastas que miden la pobreza y la indigencia

Una familia tipo necesita 139.737 pesos para no ser considerada pobre en la Argentina

Dos indicadores claves para determinar la pobreza y la indigencia se dispararon con fuerza en octubre, muy por encima de la inflación, que fue del 6,3%.

Durante octubre, la variación mensual de la canasta alimentaria (CBA) fue de 9,5%, mientras que la variación de la canasta básica total (CBT) fue de 9%. Es un 50% más alto que el costo de vida.

Las variaciones de la CBA y de la CBT resultaron del 100,8% y 93,1%, en términos interanuales, y acumulan incrementos del 88,4% y 83,5% desde diciembre 2021, respectivamente.

Estos datos del Indec confirman la suba en los niveles de pobreza en la población argentina.

La canasta alimentaria subió a 62.105,66 en la medición realizada para octubre. En tanto, la básica se ubicó en 139.737,74.

Cifras en ascenso

Al término del primer semestre del año, el 36,5% de los habitantes del país estaban bajo la línea de la pobreza y, entre ellos, 8,8% eran indigentes, es decir, no les alcanzaba el dinero para comprar la cantidad mínima de comida para alimentarse.

El índice de pobreza bajó 0,8 puntos porcentuales respecto del cierre del año pasado, cuando alcanzó el 37,3%, pero aumentó 0,6 puntos el de indigencia, que se encontraba en 8,2%, informó el Indec.

La mayor suba de las canastas refleja que en octubre se disparó el costo de los alimentos, que representa buena parte de este indicador.

La canasta alimentaria está integrada por pan, galletitas, arroz, harina, fideos, papa, batata, azúcar, legumbres, hortalizas, frutas, carne y pescado, entre otros alimentos claves.

El índice de precios al consumidor arrojó un nivel mucho más bajo que el de las canastas.

Subió 6,3% mensual en octubre y acumuló un alza de 76,6% en los primeros diez meses del año. En la comparación interanual, registró un incremento de 88%.

La inflación más alta en el año y de toda la gestión de Alberto Fernández sigue siendo la de julio, cuando llegó a 7,4%.

Esa marca fue la más alta desde abril de 2002, cuando alcanzó 10,4%. Luego bajó a 7% en agosto y a 6,2% en septiembre.

Perspectivas

Los analistas privados pronostican que la inflación seguirá alta en noviembre, ya que se están dando nuevos incrementos que van a presionar sobre el índice.

Está prevista una suba de tarifas de agua por la quita de subsidios para los sectores de más altos ingresos (un 25,2% promedio) y también aumentos en las boletas de luz y gas (18% y 10%, respectivamente).

Además, se estima un alza del 10% en las expensas debido a la revisión de las paritarias de trabajadores de edificios.

Otras subas que se vienen son las del GNC (2,2 por ciento), los colegios privados en la provincia de Buenos Aires (6,5%) y los taxis (20%).