Villa María | capacidad | dudas | relevamiento

La suba de casos obligó a cambios en la atención en el sector comercial

"Es marcada la falta de gente en la atención", admitió Tovo, de Aerca, y confirmó que en algunos casos reprogramaron horarios y en menor medida cierres temporales por no disponer de trabajadores. Instó a profundizar la vacunación

El sector comercial admite cierta preocupación por la escalada de casos a nivel local, lo que obligó a una reorganización en la atención de los locales, y hasta en algunos casos el cierre temporal ante la imposibilidad de prestar atención. Incluso, reconocen que las operatorias comerciales en muchos casos sufren demoras ante la falta de trabajadores.

La Cámara de Comercio de Córdoba dio cuenta en las últimas horas que el ausentismo llega al 40%, principalmente en el sector supermercados. “La Unión Industrial también está haciendo un relevamiento para ponerle números a esta situación; no obstante, es marcada la alta falta de gente en el comercio”, destacó Ignacio Tovo, gerente de la Asociación de Empresarios de la Región Centro Argentino.

Es que a los casos positivos se les suman los contactos estrechos, pero además la gente que se encuentra de vacaciones: “Es altísima la gente que de una u otra manera está alcanzada por la situación de estas últimas semanas; algunos sectores más que otros”, indicó. Graficó que en “hay líneas industriales que sin trabajadores no se pueden operativizar, por lo que la decisión es bajar los turnos y en algunos casos yendo al cierre preventivo por 4 o 5 días hasta que se puedan acomodar nuevamente. Otros se tratan de acomodar cómo se puede”.

Consultado puntualmente sobre el sector comercial, entendiendo que es la principal actividad económica de la ciudad y en cuanto a generación de empleo, se estima que uno de cada cuatro trabajadores activos lo hace en el rubro, Tovo indicó que “a excepción de los sectores de servicios como gastronómicos y demás, que disponen de mucha gente, se trata de acomodar bajando la carga horaria en la atención o con una persona tratando de sostener la atención al público, con todo lo que implica”.

Destacó que el presente comercial “es complicado, sin restricciones en términos de apertura como hubo en años anteriores, pero ahora sí con falta de capacidad de respuesta por la cantidad de gente aislada”. Considerando que en la ciudad hay al menos 2.500 casos positivos detectados en los últimos días “si lo multiplicamos por 4 como miembros de una familia tipo estamos hablando de 10 mil personas, que es una cifra altísima en una ciudad de 80 mil personas. Pero a eso se le suma el personal de vacaciones y demás”.

“No sabemos qué puede pasar mañana y esperamos que estos días sean el pico y que luego empiece a decrecer”, dijo. Con relación al cierre de algunos comercios, Tovo insistió en que la gran mayoría “trata de reorganizarse, aunque hay algunos que directamente no pueden hacerlo y necesariamente cierran, o adelantan vacaciones. Es una situación compleja porque tampoco se pueden tomar como vacaciones, ya que no lo son. Hay que encontrar la manera y es desconcertante porque día a día cambia la situación”.

Días de aislamiento

En las últimas semanas las autoridades sanitarias decidieron aplicar nuevos protocolos de aislamiento, entendiendo que ya no se requerían de 12, 14 o hasta 16 días aislados para cursar la enfermedad, o bien siendo contacto estrecho, por lo que se dispuso bajar la cantidad de jornadas a 7. Tovo mencionó que fue un pedido de las entidades “de segundo grado a nivel provincial para que no sea tan largo el regreso. Si los contactos estrechos están sin síntomas y no tienen positividad, la idea era que puedan volver a trabajar antes, con todos los cuidados necesarios”.

Además, ratificó que la vacunación “es el camino a la salida, sin dudas. El empleador no puede obligar, pero hay que incentivar a los trabajadores para que se vacunen”.

Consultado sobre la aplicación de protocolos, sobre los que en algún momento se percibió cierto grado de relajación, el entrevistado reconoció que “son los mismos que veníamos cumpliendo desde el primer momento de la pandemia. Lógicamente que con los números en baja hubo una relajación, como ocurrió con la sociedad en general. Ante ello, tanto las cámaras como las entidades gremiales insisten en su aplicación entendiendo que es la salida a esta situación. Muchos de los protocolos fueron generados desde los sectores y nos permitieron la apertura en momentos de restricciones, por eso instamos a su cumplimiento”.

Lo que se lee ahora