Villa María | carnavales | hector-tulian | los-olmos

“Ser capital provincial del carnaval no es un delirio, está a la vuelta de la esquina”

El presidente de la Comisión de Carnavales de Villa Nueva hizo un balance de la edición 33 del evento. Señaló la innovación de los trajes traídos de Corrientes y las nuevas coreografías. Y auguró un futuro más que promisorio

Pocas personas han acuñado su nombre en la vieja medalla de los carnavales como Héctor Osvaldo Tulián. 

Con asistencia perfecta a lo largo de las 33 ediciones del hito cultural más importante de Villa Nueva, empezó con sólo 20 años en el primer carnaval del 86, cuando las carrozas y los trajes eran “pensados para los chicos”. 

Sin embargo en 1991, apenas cinco años después y al decir de Héctor, “el grupo de jóvenes que empezamos trayendo a los chicos al corso tuvimos el sueño de ser un carnaval cada vez más grande. Y entonces confeccionamos el primer reglamento. Éramos 12 barrios  y cada uno empezó a trabajar su propia comparsa. Y entonces empecé a trabajar en el armado de carrozas de Los Olmos, y esto comenzó a crecer hasta lo que acabamos de ver el domingo. Fue la primera edición en corsódromo propio. Un lujo. De chicos siempre soñamos con estar ahí, en el Parque Irigoyen. Y ese predio, sin dudas, será el lugar definitivo del carnaval. De a poco se le irán agregando las tribunas y el vallado”.

Papel picado y polvo de estrellas

-Desde hace algunos años presidís la Comisión de Carnavales. ¿Qué balance hacés de esta edición 33?

-Fue un éxito rotundo y superó completamente la expectativa de gente que teníamos. Creo que tuvo que ver con el modo en que nos estamos empezando a profesionalizar. Hubo un giro de 180 grados en la vestimenta y las coreografías. Y fue un gran acierto traer tantas comparsa de la región.

-Este año, las comparsas de Villa Nueva recibieron formación de expertos en carnavales ¿no?

-Totalmente. Vinieron diseñadores de la comparsa “Sapucay”, de Corrientes y nos trajeron un nuevo modo de confeccionar trajes y respaldares, con muchísimo trabajo de bordado, plumas y tocado. También hubo formación de pasistas y coreografía con expertos de Entre Ríos.

-Desde el Municipio estimaron unas 25 mil personas por noche. ¿Qué pensás de semejante convocatoria?

-Quedamos muy sorprendidos porque la parte económica está muy mal en estos tiempos, pero igual la gente vino. Creo que este año fue un acierto hacer el carnaval con entrada gratis; aunque no sabemos si en un futuro se tenga que seguir con la misma modalidad. Este año tuvimos la suerte de recibir muchísimo apoyo de la provincia y de una gestión local que quiere mucho la ciudad y apostó muy fuerte por esta fiesta, que es sinónimo de Villa Nueva.

Buscando ser “capital provincial”

-Ahora sos el director de trajes de la comparsa de Los Olmos, el barrio que más premios se llevó en la edición 33...

-Es que trabajamos mucho. Desde abril que ya estamos planificando enero y jamás nos tomamos vacaciones. Esta es una comparsa muy comprometida con el espíritu del barrio y con el carnaval. Y es un orgullo enorme para nosotros.

-La directora de Cultura de la ciudad, Marcela Unzueta, dijo que Villa Nueva “merece ser la capital provincial del carnaval”. ¿Coincidís con ella?

-Totalmente. Marcela tiene toda la razón del mundo. Lamentablemente perdimos muchos años en tonterías, en no ponernos de acuerdo entre barrios y comparsas en vez de tirar todos para el mismo lado. Pero yo creo que eso empezó a cambiar a partir de esta edición. Ahora, el objetivo, es darle la vulta de tuerca necesaria a esta fiesta para afianza el concepto y posicionarnos a nivel Córdoba. Ser la capital provincial del carnaval no es un delirio, es algo que está a la vuelta de la esquina.



Iván Wielikosielek. Redacción Puntal Villa María

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas