Nacionales | Carne | Acuerdo | exportaciones

Carne: los productores temen que haya más cepo o que vuelvan los ROE

Esta semana se cumplen los 30 días dispuestos por el gobierno nacional para el cierre de las exportaciones de carne. Y hasta aquí no dio señales de qué pasará a partir de ese momento. Como se sabe, las negociaciones están centradas en el Ministerio de Desarrollo Productivo que encabeza Matías Kulfas y que tiene como secretaria de Comercio Interior a Paula Español. Fueron los ideólogos del bloqueo de embarques, aunque la firma que lo decretó fue de Luis Basterra, el ministro de Agricultura y Ganadería. Luego de esa formalidad, nuevamente las acciones se concentraron en el área de Kulfas y Español, que se reunieron en reiteradas oportunidades con los representantes de los grandes frigoríficos nucleados en ABC.

Ayer hubo un nuevo encuentro con los industriales para intentar alcanzar un acuerdo que permita bajar los precios en el mercado interno. Para eso, los frigoríficos ofrecieron incrementar el volumen destinado a consumo, pero no fue suficiente y los funcionarios pidieron una cuota mayor.

Mientras tanto, los productores advierten que el acuerdo con los frigoríficos puede procovar una caída en los precios de la hacienda, que provocaría un desequilibrio en la ecuación económica de la cadena y eso podría motivar una baja en la oferta de mediano plazo.

En paralelo, las entidades del agro temen que, si no hay algún acuerdo, el cierre de las exportaciones se extienda o bien pueda retomarse el viejo esquema de los ROE (Registro de Operaciones de Exportación) que funcionaba durante la ex-Oncca, un mecanismo que regulaba y filtraba los envíos al exterior.

Lo cierto es que ayer en el encuentro con frigoríficos, si bien no se cerró aún un acuerdo, en el Gobierno admitieron estar “más cerca” de un entendimiento.

Mientras tanto, ayer se escuchó un reclamo de Israel, uno de los principales clientes argentinos de carne vacuna. Su embajadora en el país remarcó: “Si la Argentina no nos va a vender carne de forma regular, vamos a buscar otros lugares. No puede ser que, cada vez que se le da la gana, Israel se va a quedar sin carne”, indicó Galit Ronen.

En los últimos doce meses, la carne aumentó 76%: la suspensión de exportaciones no frenó los incrementos y en mayo la suba fue del 6,1%, al tiempo que se perdieron ingresos en dólares.