Tranquera Abierta | Carne | Emisiones | Manuel Ron

"Las menores emisiones van a generar productos de mayor valor en el futuro"

El presidente de Bio4, Manuel Ron, remarcó que producir con el menor impacto posible es un camino sin retorno y que la demanda ya lo exige. También pidió reglas estables de juego y no cambios constantes

El feedlot Bio5, que forma parte de Bio4 Argentina, fue ayer la sede en la que se llevó adelante la jornada para jóvenes de la cadena de ganados y carne organizada por el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (Ipcva).

Allí se hizo fuerte hincapié en las nuevas tendencias que hoy dominan el mercado, especialmente en lo referido a nuevas dietas, demandas de las nuevas generaciones y también la creciente exigencia a producir cuidando el ambiente. Este último punto cruzó varios de los paneles que se organizaron durante toda la mañana pocos kilómetros al sur de Río Cuarto y que tuvieron como público a muchos estudiantes de secundario y universidad interesados en la materia.

Allí, el presidente de Bio4, Manuel Ron, explicó el modo en que la empresa trabaja sobre el paradigma de la economía circular que parte de la planta de bioetanol de la cual se desprenden luego actividades como la generación de electricidad a partir de biomasa o el feedlot que cubre gran parte de las dietas con un subproducto de la etanolera: la burlanda. También hizo referencia al momento de las exportaciones de carne y a los cambios recurrentes en las reglas de juego para la actividad agropecuaria.

“Es una serie de jornadas que el Ipcva hace para jóvenes en el interior para inspirar a los chicos y que se sumen a la producción ganadera y a la intensificación de la producción ganadera que es lo que hacemos nosotros, en el engorde, porque no hacemos cría. Para eso utilizamos la mayor cantidad posible de burlanda y así transformamos proteína vegetal en proteína animal, apuntando a la exportación”, explicó el directivo de la empresa en diálogo con Tranquera Abierta.

Y agregó: “Nosotros incorporamos el concepto de economía circular para todos nuestros procesos y la ganadería está incluida, donde utilizamos burlanda mientras que el estiércol del feedlot va a los biodigestores para producir energía eléctrica. Hay una tendencia a bajar la huella de carbono; y en el caso de la ganadería los consumidores del futuro van a priorizar la carne que tenga menos emisiones y eso es algo inevitable. Las menores emisiones van a generar productos de mayor valor en el futuro”.

¿Es replicable hoy el esquema de Bio4?

En la medida que pueda haber productores asociados para unir fuerzas y lograr una economía de escala es interesante el modelo para que otros se inspiren. Nosotros siempre tenemos la puerta abierta y creemos que el mercado mundial de carnes tiene una demanda tan grande que no hay una competencia entre productores. Para productos de buena calidad hay una demanda insatisfecha tan grande que todo se coloca. Creo que Ipcva hace muy bien en difundir estas tecnologías y estas técnicas para que muchos productores se puedan inspirar y apostar al agregado de valor. Después está por el otro lado el riesgo de hacer todo el ciclo de engorde para animales para exportación, que lleva desde el arranque con la cría unos 5 años, y te encontrés un día con el cierre de exportaciones. Ese cambio de reglas permanentes de Argentina impide que se generen proyectos de largo plazo.

¿En 2023 hay elecciones, puede cambiar ese escenario?

El año que viene seguramente cambie porque esto es insostenible. Este modelo no se puede mantener, con cambios permanentes de reglas de juego. Eso tiene que cambiar necesariamente sino nunca va a haber inversiones y puestos de trabajo para salir de los planes. Para que los planes algún día se acaben, en Argentina tiene que haber inversiones que generen puestos de trabajo genuinos. No hay otra. El que tenga otra solución que la aporte.

Ese cambio debería llegar gane quien gane...

Es que no hay que olvidar que durante el Gobierno anterior, de Cambiemos, también nos modificaron las reglas de juego varias veces. No es un problema de un solo color político o partidario. Las reglas las cambian todos. Y eso evita que haya planes de largo plazo. Algunos la cambian por ideología, otros por urgencias, por necesidad electoral, pero sin reglas de largo plazo es imposible que se generen muchas Bio4 o muchas Bioeléctrica o muchos Bio5. Porque nosotros fuimos un grupo de productores que nos reunimos, apostamos, nos la jugamos y el camino estuvo lleno de obstáculos. Y la verdad es que nos podría haber ido mucho mejor de lo que nos fue. Ojalá que en el futuro los que se animen a dar un paso así no tengan que pasar por tantas de las que pasamos nosotros.