El extitular de la Afip Ricardo Echegaray depositó en las últimas horas de ayer un millón de pesos de caución que le fijó la Justicia para no ir detenido, en el marco de la causa conocida como "autos diplomáticos" en la que fue procesado por contrabando de un vehículo para la representación diplomática de Taiwan.

Tras el depósito se le entregó a Echegaray el comprobante correspondiente en el Juzgado en lo Penal Económico de Diego Amarante, quien la semana pasada lo procesó y le fijó la caución por ese monto, a pagar dentro del plazo de 10 días para evitar ir a la cárcel.

La acusación es por haberle otorgado el permiso de ingreso de un vehículo a una representación diplomática de Taiwan en la Argentina en 2006, cuando era titular de la Aduana: de acuerdo a la investigación, el auto ingresó al territorio argentino sin pagar impuestos por ser destinado a un diplomático, pero luego fue vendido a un particular.

Junto al procesamiento, el juez le trabó un embargo de cinco millones de pesos sobre sus bienes y le fijó tanto la prohibición de salida del país como la obligación de presentarse dos veces por mes ante el Juzgado para asegurar que se encuentra a derecho.

Al fijar la caución de un millón de pesos, el juez tuvo en cuenta la gravedad del delito y que el funcionario habría ocultado parte de la prueba en la causa: es que el expediente administrativo venía siendo reclamado por el Juzgado a la Aduana y a la Afip en los últimos años, pero al ser allanada la propiedad de Echegaray se encontraron en su computadora copias de esa documentación.

Echegaray es el único imputado por este caso, por el que fue indagado el 19 de diciembre pasado durante varias horas: en esa audiencia, el exjefe de la Afip defendió su intervención en el trámite y sostuvo que fue el entonces ministro de Economía Domingo Cavallo quien en 1995 había otorgado un permiso para el ingreso de otro vehículo a esa dependencia.

Contra Cristóbal López y De Sousa

En tanto, la Afip pidió que el empresario Cristóbal López y su socio Fabián De Sousa vayan a juicio oral y público por la falta de pago de 8.000 millones pesos en impuestos al expendio de combustibles de su empresa Oil Combustibles.

El pedido se hizo ante el juez federal Julián Ercolini y también incluye al procesado extitular de la Afip Ricardo Echegaray, pues todos están acusados por apropiación indebida de tributos.

Mientras tanto, aún están pendientes los recursos de apelación del fiscal Germán Moldes y la Afip para que la carátula sea la original, esto es defraudación a la administración pública, y que López y De Sousa vuelvan a la cárcel.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas