Provinciales | cenizas | condiciones | velocidad

Cuarteles de la región, presentes en los incendios del norte provincial

Efectivos del cuerpo de Bomberos de Villa María combatían las llamas en Churqui Cañada y San José de la Dormida. Trabajan en el sector unos 470 servidores. El viento complica la labor

Unos 470 efectivos de Bomberos Voluntarios de toda la provincia trabajaban este miércoles en diferentes zonas del norte cordobés, donde el fuego y el viento no dan tregua, y complican la labor de los servidores.

Fuentes del gobierno provincial comunicaron ayer que todavía había focos activos en los departamentos Tulumba, Río Seco y Sobremonte, limítrofes con la provincia de Santiago del Estero.

En detalle, el director General de Protección Civil, Diego Concha, indicó que este miércoles los incendios se ubicaban sobre la ruta 21, desde Caminiaga hacia Cerro Colorado y San Pedro Norte; y en regiones próximas a Villa María del Río Seco y San Francisco del Chañar.

Por la gravedad que reviste la situación, fueron convocados a trabajar en la zona efectivos de todo el territorio provincial.

Desde Villa María, viajaron unos 10, a bordo de una autobomba forestal y una camioneta con kit forestal. “Nuestro personal está afectado tanto en los frentes de incendio como en el camión de comando”, manifestó el jefe del cuerpo local, Gustavo Nicola.

El referente de Bomberos señaló que la tarea se ha vuelto muy compleja debido a las malas condiciones climáticas. “El fuego se propaga a gran velocidad por montes de difícil acceso, poniendo en riesgo poblaciones, parajes y personas del lugar”, advirtió.

Por las cenizas que quedan suspendidas en el aire y la escasa visibilidad que eso genera, la Policía implementó varios cortes de ruta.

Uno de los casos se dio en la ruta nacional 9, entre las localidades de San José de la Dormida y Santa Elena, donde el tránsito vehicular se vio interrumpido. “Hay que tener muchísima precaución y evitar la circulación”, subrayó Diego Concha en horas de la tarde de ayer.

Además, agregó que las tareas en los diferentes focos se vieron fortalecidas con aviones hidrantes , que sobrevolaron los sectores afectados por las llamas.