Nacionales | CGT | marcha | paro nacional

La CGT se movilizó y ratificó el paro nacional del próximo 9 de mayo

La central sindical advirtió que “la Argentina estaba mal y ahora está peor”. En un duro documento, acusó al gobierno de Milei de aplicar un “ajuste brutal” y de no tener un plan económico “sustentable ni consistente”

La CGT encabezó una marcha en el centro porteño por el Día del Trabajador, ratificó el paro del próximo 9 de mayo al afirmar que la Argentina “estaba mal y ahora está peor” y difundió un crítico documento en contra del gobierno nacional.

“Tenemos una agenda de reclamos muy claros, que tienen que ver con la situación social, con las decisiones que se fueron tomando a lo largo de estos meses de gobierno, decisiones que tuvieron que ver con un ajuste brutal sobre los sectores más vulnerables”, subrayó el cosecretario general de la central obrera, Héctor Daer.

En conferencia de prensa, el líder de Sanidad aclaró que la CGT no negoció "ningún proyecto, ni dictamen, ni media sanción" de reforma laboral con la Casa Rosada.

"Vamos a seguir adelante con el plan de lucha que venimos desarrollando. En ningún momento estuvo en duda el paro del 9 de mayo", añadió.

“No vamos a resignar ni un ápice todos los derechos que tenemos conquistados a lo largo de la historia”, destacó el exdiputado nacional.

Por su parte, Pablo Moyano afirmó que no se reunirá “con ningún gobernador de Juntos por el Cambio” y aseguró que “los 33 senadores peronistas van a votar en contra del proyecto Bases” y que "hay que ir a buscar a los que no pertenecen a Unión por la Patria”.

También apuntó irónicamente contra el presidente Javier Milei, a quien “le dio la razón”, ya que son "sus salarios los que le ganaron a la inflación, los de los trabajadores no”.

“Hoy es un día horrible, triste y amargo. No se dan cuenta el daño que le están haciendo al pueblo argentino a través de lo que se votó ayer (en el Congreso). No hay un solo beneficio en el proyecto Bases, es para los empresarios. Y para que en el Senado la apruebe el Gobierno está extorsionando a los gobernadores a través de las obras públicas", sostuvo Moyano.

Por su parte, la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (Faecys) se unió a la movilización en una columna encabezada por su secretario general, Armando Cavalieri, además de delegados, referentes y empleados.

Cavalieri dijo: "Nos encontramos en un momento crítico en el que el estancamiento de la actividad económica pone en riesgo los puestos de trabajo y el bienestar de los trabajadores. Es vital que permanezcamos unidos y firmes en la defensa de nuestros derechos laborales".

Además, enfatizó que "la unidad de los trabajadores es nuestra principal fortaleza ante estas momentos complejos".

En este sentido, resaltó la importancia de "trabajar para superar los obstáculos y construir un futuro más próspero y equitativo para todos".

Durante la movilización, también estuvieron representantes políticos y sindicales, entre ellos, Juan Manuel Abal Medina, vicepresidente del PJ, junto al secretario general del Sindicato Gran Buenos Aires de Trabajadores de Obras Sanitarias, José Luis Lingeri.

En el Día del Trabajador, la CGT emitió un duro documento contra el gobierno de Milei, al que acusó de aplicar un “ajuste brutal” y de no contar con un plan económico “sustentable ni consistente”.

El escrito, publicado “en defensa de los derechos laborales, sociales, previsionales y del modelo sindical”, los sindicatos denuncian que los trabajadores transitan “un grave momento” marcado por un Gobierno que “en nombre de una mal entendida ‘libertad de mercado’, implementa un ajuste brutal que sufren especialmente los sectores de menores ingresos, las clases medias asalariadas, jubilados y pensionados”.

“Precios liberados en alimentos, en medicamentos, en energía y en los servicios esenciales y salarios disminuidos en su poder de compra. Paritarias intervenidas por el ministro de Economía que impide la adecuada actualización de los salarios; recesión y aumentos incesantes que generan caída en los niveles de actividad económica y los índices de consumo básicos, que —en la práctica— representan una fenomenal transferencia de recursos hacia los sectores más concentrados y privilegiados de la economía”, enumeraron al respecto.

En la misma línea, ampliaron: “Todo esto ante un Gobierno que no muestra un programa económico sustentable ni consistente, que no proyecta un horizonte de expectativas alentadoras a futuro, ni hacia un crecimiento integral con inversión productiva y no solo financiera”.

Para la central, la administración libertaria no tiene diálogo social, es decir que sólo se vincula con los representantes de “intereses amigos" y “agrede y desecha a los trabajadores y a sus organizaciones, menosprecia a los jubilados y pensionados que no pueden esperar, se desentiende de la atención de los más vulnerables".

También, denunció que Milei "discrimina a los hacedores de la economía popular, desfinancia la salud pública, la educación pública, la ciencia y la cultura, mientras se deteriora el valor capital de pymes y comercios, profundizando así el grave cuadro de pobreza estructural e indigencia que devasta nuestra comunidad”.

La izquierda planteó reclamos en la Plaza de Mayo

Distintos partidos de izquierda protagonizaron ayer un acto en Plaza de Mayo por el Día de los Trabajadores con fuertes críticas al gobierno de Javier Milei y partidos aliados tras la media sanción del proyecto Bases en la Cámara de Diputados.

En una actividad unitaria, el Frente de Izquierda, el Nuevo MAS, sindicatos y asambleas barriales celebraron un nuevo 1º de mayo, en el que aprovecharon para reclamarles a la CGT y las dos CTA la convocatoria a un nuevo paro nacional activo para cuando el Senado dé tratamiento al nuevo proyecto y el llamado a movilizar el 9 de mayo.

Con los principales referentes del espacio presentes, estudiantes, trabajadores y jubilados dieron lectura a un documento conjunto en rechazo a las principales medidas de la administración libertaria y con duros cuestionamientos a los sectores que respaldaron el nuevo proyecto Bases en el Congreso.

Según plantearon, el nuevo proyecto contiene “enormes condonaciones de deudas a los capitalistas como el blanqueo de capitales y la reducción y beneficios en el impuesto a los Bienes Personales y una moratoria con grandes beneficios a los grandes deudores y evasores. Pero impide las moratorias previsionales condenando a 9 de cada 10 mujeres a no poder jubilarse, cobrando una prestación de miseria a los 65 años”, denunciaron.

En la misma línea, apuntaron contra la UCR, el Pro, Hacemos Coalición Federal y la central sindical, a quienes responsabilizaron por negociar puntos de la reforma laboral que flexibiliza las condiciones de contratación.