Villa María | ciberbullying | denunciar | intercambio

El grooming y la poca percepción del peligro en niños y adolescentes

Patricia Dedominici, de la ONG Grooming Argentina, entendió que en los encuentros muchas veces lo confunden con el ciberbullying. Lamentó que el 70% de la población no sabe de este tipo de delitos e instó a ampliar el debate

“Los niños y adolescentes tienen muy poca percepción del peligro y riesgo que tiene contactar con desconocidos” a través de las redes o juegos virtuales, consideró Patricia Dedominici, quien encabezó charlas con estudiantes de nivel medio para interiorizarlos en grooming y groomer y al mismo tiempo poner en discusión una problemática que cada vez se encuentra más visible, sobre todo en períodos de pandemia en los que la exposición a pantallas por parte de niños y jóvenes aumentó considerablemente.

Dedominici encabezó la propuesta en el marco del convenio que este medio hizo público semanas atrás entre la Universidad Nacional y la ONG Grooming Argentina, que apunta justamente a sensibilizar y alertar no sólo a estudiantes, sino a todo el entorno. La entrevistada destacó la participación estudiantil, núcleo que sacó a la luz ejemplos y situaciones que viven a diario incluso contando casos particulares.

De los encuentros participaron alumnos de primero a cuarto año que asisten a la escuela Proa que funciona en la UNVM y, luego, sus pares de primero del establecimiento con sede en la UTN. “Los chicos estuvieron muy participativos, atentos y todo fue muy dinámico. Es más, se mostraron interesados hasta incluso cuando hablamos de la forma en que se deben denunciar estas situaciones”, sostuvo la especialista en diálogo con este medio.

“Los chicos de primer año son muy transparentes y no tienen filtros, entonces surgen charlas muy dinámicas e interesantes”, dijo y hasta ventiló que del encuentro se desprenden situaciones “que ellos viven todos los días, como que alguien que no conocen los habló por internet o les pidieron tal o cual cosa. Pero esto también se ve en chicos del primario, que cuentan que a través de Instagram o TikTok alguien les escribe”, destacó.

Y es tal la sinceridad del público preadolescente que hasta cuentan los pasos que hacen para saltear las restricciones de seguridad: “Nos dicen cómo evitan las restricciones de privacidad, entonces se genera un intercambio interesante en el que terminamos aprendiendo también de ellos, que tienen muy poca percepción del peligro y riesgo que tienen. Están convencidos de que no les va a pasar”.

Convivir con el riesgo

Justamente sobre la convivencia casi permanente con el riesgo por parte de los niños y adolescentes, Dedominici explicó: “Lo naturalizan totalmente. Para ellos el envío de fotos con contenido sexual está naturalizado e incluso no se reconocen como víctima, lo que termina siendo clave y grave”. Consultada sobre qué saben los chicos de grooming, dijo que “tienen una idea pero se les mezcla con el ciberbullying. Creen que cualquier acoso es grooming, entonces cuando hablamos de que es el acoso sexual se va aclarando el tema”.

Consideró clave y necesario “generar este tipo de debates con los estudiantes”. “Por eso firmamos en convenio con la Universidad”, resaltó. La entrevistada mostró su preocupación por la cantidad de casos “que salen en los diarios, pero más grave aún es que el 70% de la población desconoce este tipo de delitos, entonces hay un montón de gente que, al no saber que existe, no denuncia. Pero, además, los chicos no se sienten víctimas y tampoco se terminan comunicando con un adulto”. La pandemia fue en definitiva “un combo que unió muchas cuestiones; entre ellas, que los chicos estuvieron superconectados, pero además con baja percepción de riesgo y naturalizar ese contacto que sufren por internet”.

Casos que salen a la luz

Consultada acerca de si de las propias charlas surgen casos reales que los propios adolescentes terminan contando situaciones que vivieron, confirmó que es muy común “que cuenten que se comunicaron o que les mandaron fotos o videos de gente desnudo. Algunos los bloquean”. Ante el interés de los participantes, se prevé extender la propuesta a otros estudiantes.

“La idea es realizar en noviembre dos o tres charlas más. Seguramente el doctor Navarro – Hernán, responsable de la ONG- dictará una jornada para adultos, docentes. Queremos llevar un mensaje que sirva de concientización para el mundo de los niños y adolescentes, pero también de los adultos”, cerró diciendo en la charla con este medio.