Espectáculos | cines-del-paseo |

Los mandatos de la maternidad

Cines del Paseo estrena hoy “No soy tu mami”, de Marcos Carnevale.

“Es muy emotiva y al mismo tiempo es graciosa. La temática que toca no la toca por encima, la profundiza, pero sin dejar de ser una comedia romántica. Es una película muy sólida”. De esta manera, Julieta Díaz promociona el estreno nacional de No soy tu mami, la nueva película de Marcos Carnevale que protagoniza, por primera vez, junto a Pablo Echarri y que pondrá el foco en la maternidad, los mandatos que existen en torno a ella y el deseo cada vez más firme de muchas mujeres de no traer un hijo al mundo.

En la trama, Julieta es Paula, una periodista que trabaja en una revista “para mujeres liberales e independientes”, y que con la intención de sumar compradores, decide publicar una columna titulada “Razones para no ser madre”, en la que se dedica a “derribar los mitos sobre la maternidad”.

Pero todo cambia, cuando conoce a Rafael, el personaje de Pablo Echarri, un muchacho que se muda a su edificio con su pequeña hija y el dolor de haber sido “abandonado” por su mujer.

Pero Paula no está sola. Tiene una relación con el personaje que interpreta Sebastián Wainrach y que, por lo que comentó Echarri, “es una delicia”. “Ella mantiene una relación despreocupada, de no compromiso, en casas separadas; pero para que funcione la dicotomía y el conflicto estalle, Rafael (Echarri) mostrará la otra cara de la moneda: es un hombre abandonado por su esposa, quien consiguió un trabajo y se fue a Finlandia. Él se queda con su hija y está en la etapa de un dolor profundo. Entonces, la aparición de Paula representa un desafío. Se manejan de forma despreocupada al principio. Estos opuestos están para deleitar al público en una comedia que tiene un relato atractivo, amable, gracioso, y que está pensado para emocionar y profundizar en la temática”, contó Echarri durante una entrevista con Telefé.

"No me veía con hijos"

Cuando a Julieta Díaz le preguntaron si en algún momento se pareció a su personaje Paula, que “odia” a los bebés, la actriz contestó: “No me veía con hijos, pero tampoco lo descartaba... Era como Hamlet: ‘¿Lo tengo o no lo tengo?, ¿lo tengo o no lo tengo?’, me preguntaba. Así estuve varios años. Y eso que yo soy muy maternal, ¿eh? Incluso con mis amigas... Al final, por suerte, mi hija salió hermosa. Y el padre es maravilloso. Cuando me casé se me armó por ahí: sentí el deseo de tener una familia”. Y sobre lo que frenaba la maternidad admitió: “Sentía que me apabullaba la responsabilidad. Sentía que, si tenía un hijo, con algo lo iba a traumar”.

Sobre lo que quiso llevar a la pantalla grande, el propio Carnevale remarcó: “Es una película que hace una gran pregunta que no nos la hacemos puntualmente: si queremos ser mamá o ser papá. A veces, por mandato cultural, todos los seres humanos creemos que estamos obligados a casarnos o tener hijos, pero son preguntas muy grandes que habría que detenerse y pensar. Hay veces que uno no tiene la vocación o capacidad de ser papá o mamá. Hay gente dice: ‘Me encantaría tener un bebé’, pero lo que va a tener es una persona”, reflexionó el director.