Nacionales | Ciro Pertossi | Fernando Báez Sosa | Juicio

Ciro Pertossi rompió el silencio: "Cuando me doy cuenta que el chico está en el piso me freno antes"

Uno de los ocho imputados declaró apenas comenzó la audiencia de hoy e intentó despegarse de las patadas a Fernando. No respondió preguntas de la querella ni de la fiscalía

Ciro Pertossi, uno de los ocho imputados del crimen de Fernando Báez Sosa, cometido el 18 de enero de 2020 en la localidad balnearia de Villa Gesell, rompió hoy el silencio al declarar en el juicio por el caso y confirmó que es quién aparece en uno de los videos que captaron la agresión, pero que no pateó a la víctima porque advirtió que estaba tirada en el piso y se contuvo.

El mayor de los dos hermanos Pertossi (22) -el otro es Luciano (21)- pidió la palabra minutos después de que se puso en marcha la penúltima jornada de testimonios ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores, y dijo que quería aclarar una cuestión respecto de una de las imágenes que se reprodujeron en distintas audiencias del debate.

"Este chico soy yo. Y quisiera aclarar que esa patada no la doy, y que cuando me doy cuenta que el chico está en el piso me freno antes", declaró el joven, de pie, mientras señalaba con un puntero su imagen en la pantalla.

Este chico soy yo. Y quisiera aclarar que esa patada no la doy, y que cuando me doy cuenta que el chico está en el piso me freno antes Este chico soy yo. Y quisiera aclarar que esa patada no la doy, y que cuando me doy cuenta que el chico está en el piso me freno antes

En su breve exposición, el imputado también se refirió al mensaje de audio que envió al resto de los acusados tras el ataque, a través del grupo de WhatsApp "Los delBoca3" que compartían, en el que aseguraba: "Chicos, no se cuenta nada de esto a nadie".

"Quiero aclarar que cuando yo estaba viendo el teléfono, uno de los chicos dice que ya hay agite en Zárate, de que nos habíamos peleado. Yo no quería que mis padres se enteren que nos habíamos peleado", señaló ante los jueces María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lazzari.

Tras su declaración, Ciro Pertossi adelantó que no respondería preguntas de los fiscales Juan Manuel Dávila y Gustavo García, y tampoco de los abogados del particular damnificado, Fernando Brulando y Fabián Améndola.

Quiero aclarar que cuando yo estaba viendo el teléfono, uno de los chicos dice que ya hay agite en Zárate, de que nos habíamos peleado. Yo no quería que mis padres se enteren que nos habíamos peleado Quiero aclarar que cuando yo estaba viendo el teléfono, uno de los chicos dice que ya hay agite en Zárate, de que nos habíamos peleado. Yo no quería que mis padres se enteren que nos habíamos peleado

"No voy a contestar", reiteró ante la insistencia de García, y ante una consulta de la presidenta del tribunal, confirmó que mantendría su negativa, por lo que se dio por terminada su exposición.

La escena a la que se refirió Ciro Pertossi había sido detallada en la sexta y séptima jornada del juicio por el instructor fiscal Javier Pablo Laborde, quien describió como un golpe "displicente" a la presunta patada a la que el acusado hizo mención.

En su declaración como testigo, Laborde describió a un joven vestido con "chomba gris y pantalón de jean azul" que "arroja una patada " que, a su criterio, "frena antes de impactar" y estimó que "habrá advertido que estaba inconsciente".

Ciro Pertossi fue el tercer imputado que pidió declarar desde el inicio del juicio el último 2 de enero, luego de que la semana pasada lo hizo su hermano Luciano (21) y ayer Máximo Thomsen (23), quien habló durante 50 minutos.

Tras la breve intervención de este martes de Ciro Pertossi, declaró como testigo el ingeniero informático especializado en análisis digital forense Pablo Rodríguez Romeo, convocado por la defensa, quien cuestionó las actuaciones en las que fueron secuestrados los teléfonos celulares de los acusados, por considerar que "la cadena de custodia fue rota desde el inicio".

También se refirió a presuntas irregularidades cometidas al momento de la extracción de datos realizada por Policía Federal Argentina (PFA) porque entendió que "no cumplió los protocolos" y aseguró, además, que "de los teléfonos se eliminaron mensajes después del secuestro".

Luego brindó su testimonio Agustín Costa Shaw, psicólogo clínico propuesto por la defensa, a cargo de Hugo Tomei, que intervino en una serie de pericias previstas para marzo de 2022, que no llegaron a concretarse durante la investigación.

Costa Shawn declaró de manera telemática desde la localidad de Zárate y explicó que la negativa de los imputados a realizar aquella medida fue porque aseguraron que no confiaban en la investigación y que sufrían "persecución mediática".

A su vez, precisó que Thomsen "no podía parar de llorar, hubo que contenerlo", que fue "el primero que dijo que no quería realizar la pericia porque después de filtra todo", y que "en un momento habla de la madre, y se quiebra porque se siente culpable por la situación de salud de la madre".

El cierre de la jornada contó con los testimonios de los padres de tres de los imputados, y la madre de otro de ellos.

Mauro Pertossi, papá de Luciano y Ciro, dijo que sus hijos "no son asesinos" y que lo que pasó es "tremendo" y "una desgracia".

"Uno cree que las cosas están encaminadas en la vida y llega esto, y no sé qué pensar. Mis hijos no son asesinos, son chicos, son adolescentes, son vagos como les decimos en mi barrio. No puedo creer de lo que se está acusando", dijo el hombre.

Uno cree que las cosas están encaminadas en la vida y llega esto, y no sé qué pensar. Mis hijos no son asesinos, son chicos, son adolescentes, son vagos como les decimos en mi barrio. No puedo creer de lo que se está acusando Uno cree que las cosas están encaminadas en la vida y llega esto, y no sé qué pensar. Mis hijos no son asesinos, son chicos, son adolescentes, son vagos como les decimos en mi barrio. No puedo creer de lo que se está acusando

Por su parte, Eduardo Benicelli, papá de Matías (23), expresó que siente "mucho dolor, angustia" y que "nunca" imaginó "pasar por una situación así".

"Estamos acosados, no podemos salir a la vereda. Escucho cómo insultan mediáticamente a mi esposa. No encuentro explicación. Mi trabajo se vino para abajo. No encuentro una palabra justa para poder definirlo. Fueron tres años de mucho dolor", agregó el testigo, quien incluso cuestionó a quienes escuchó decir que quiere que a su hijo le hagan daño en la cárcel.

Estamos acosados, no podemos salir a la vereda. Escucho cómo insultan mediáticamente a mi esposa. No encuentro explicación. Mi trabajo se vino para abajo Estamos acosados, no podemos salir a la vereda. Escucho cómo insultan mediáticamente a mi esposa. No encuentro explicación. Mi trabajo se vino para abajo

"No quiero decir que lo que pasó no fue terrible, es terrible lo que pasó, un dolor terrible para todos, terrible", agregó.

Finalmente, declaró la mamá de Enzo Comelli (22), María Alejandra Guillén, quien sostuvo que estaba "devastada", que su vida "cambió ese día", y que lo que sucedió "es tremendo".

Antes de dejar la sala de audiencias del primer piso de los tribunales locales, Guillén se dirigió directamente a Burlando y dijo: "Quería decirle al señor Burlando que yo no soy ninguna puta. Hace tres años que esperé este momento, yo necesito decirlo"

Si bien estaba pautado el testimonio de Erica Pizzatti, mamá de Ayrton Viollaz (23), el defensor optó por desistir de él porque la mujer no se encontraba en condiciones de declarar.

Tras el cierre de la audiencia, el fiscal Dávila consideró que fue "importante" que Ciro Pertossi se haya identificado en los videos durante su declaración, y que en la grabación reproducida "se ve que le pega la patada a Fernando".

Por su parte, Graciela Sosa y Silvino Báez, padres de la víctima, presenciaron todos los testimonios de la jornada, y al salir cuestionaron la postura de los imputados y de sus familiares.

"Solamente se me presenta el momento de todas las cosas vividas desde el día que recibí la peor noticia. Quiero decirle al país que la única víctima se llama Fernando José Báez Sosa. Que decidió ir de viaje a pasar sus vacaciones y me lo devolvieron en un cajón bien cerrado. Le rompieron todos sus órganos de tanta patada que le dieron", dijo la madre de Fernando.

Solamente se me presenta el momento de todas las cosas vividas desde el día que recibí la peor noticia. Quiero decirle al país que la única víctima se llama Fernando José Báez Sosa Solamente se me presenta el momento de todas las cosas vividas desde el día que recibí la peor noticia. Quiero decirle al país que la única víctima se llama Fernando José Báez Sosa

El padre, en tanto, aseguró que "escuchar a los chicos" que declararon "es otra herida más" y que "no suma nada".

"Si yo soy padre de los acusados, los hago sentar ahí para que digan la verdad", expresó el hombre.

Al dejar los tribunales de Dolores, Burlando dijo, por su parte, que esperaba una actitud "más inteligente" de los padres que declararon como testigos, y consideró que "jamás tuvieron una cuota de amor al prójimo o condolencias para la familia" de la víctima.