Villa María | ciudad | Nieve | Silvio Arnaudo

"A las postales con la ciudad nevada uno las vuelve a ver y parecen casi increíbles"

Silvio Arnaudo, aficionado a la meteorología y villamariense por adopción, recordó aquel 9 de julio del año 2007 cuando Villa María amaneció blanca producto de la nieve caída desde la madrugada. El paisaje fue indescriptible

El 9 de julio del año 2007 no fue uno más y nunca será uno más. Independientemente de la fecha patria, ese día quedó marcado para siempre en la memoria de muchos argentinos y Villa María no fue la excepción.

Aquel día, una ola polar cubrió todo el territorio nacional, incluidas las regiones del país en donde es muy inusual ver caer nieve.

Los villamarienses salieron a disfrutar del fenómeno y más allá de que no había redes sociales, sí se capturaron imágenes que son como salidas de un cuento.

Silvio Arnaudo, aficionado a la meteorología, dialogó con Puntal Villa María y recordó el histórico día, además explicó desde su experiencia por qué sucedió.

“Recuerdo perfectamente todo. La temperatura máxima de ese domingo (previo a la nevada) fue realmente muy baja (cercana a los 7º), debido a la llegada al centro del país de aire polar, que en su recorrido había generado nevadas en la Patagonia, y no solo en el sector cordillerano, sino en la meseta”.

La temperatura máxima de ese domingo (previo a la nevada) fue realmente muy baja (cercana a los 7º), debido a la llegada al centro del país de aire polar, que en su recorrido había generado nevadas en la Patagonia, y no solo en el sector cordillerano, sino en la meseta La temperatura máxima de ese domingo (previo a la nevada) fue realmente muy baja (cercana a los 7º), debido a la llegada al centro del país de aire polar, que en su recorrido había generado nevadas en la Patagonia, y no solo en el sector cordillerano, sino en la meseta

Arnaudo puntualizó que: “Yo estaba regresando de Buenos Aires aquel domingo previo. Empecé a recibir mensajes (SMS en ese momento) de algún amigo comentándome que estaba empezando a nevar en Villa María, algo que confirmé en ese mismo momento (cerca de las 23) llegando a Ballesteros por la ruta 9”.

- Desde tu experiencia y conocimiento, ¿era de esperar un fenómeno así?

-Honestamente, no. En ese momento no me imaginé que pudiera suceder algo semejante, especialmente en nuestra ciudad.

- ¿Por qué se produjo en simultáneo en varias partes del país donde es inusual ese acontecimiento?

-Primero, desde el día 6 comenzó a llegar aire frío de origen polar. No hubo rotación de viento al norte y siguió ingresando aire frío el día 7, con viento del sur, el cual rotó al este/sudeste el día 8, incorporando más humedad todavía. Esa combinación de aire frío (con temperaturas muy bajas en los niveles medios de la atmósfera) y húmedo provocó la formación de nubosidad de bases bajas (a relativamente poca altura desde la superficie) que cubrió buena parte del centro del país. Algún amigo recuerda que en esa fecha estaba vacacionando en el Valle de Calamuchita, en donde paradójicamente no nevó.

- ¿Qué imagen de la ciudad aparece si recordás la nevada?

-El subnivel y las palmeras que no estaban preparados para ese fenómeno. Y ver algunos árboles cubiertos de nieve, casi con un tinte "navideño de película" que para nosotros no existe, ya que la Navidad es en verano en nuestro hemisferio.

Sobre los antecedentes de nieve en la ciudad, Arnaudo comentó: “La nevada anterior se había registrado en la década del 60, en la estación meteorológica de Marcos Juárez (la más cercana de las pertenecientes al SMN) se había registrado nieve en julio de 1973. De todas maneras, para tener una nevada con semejante acumulación (ya que nevó durante buena parte de la noche del día 8) habría que remontarse a la década del 20.

- ¿Cómo se vivía en las calles porque la jornada tuvo el plus de que era feriado?

- Con mucha sorpresa y alegría, especialmente en los niños (y no tan niños) que tal vez por primera vez podían armar muñecos de nieve.

- ¿Se puede repetir un fenómeno similar?

-Es muy poco probable. Nevar, puede nevar en algún momento, tal vez dentro de los próximos 10 años tengamos alguna nevada, pero con esas características, parece muy remota la probabilidad. Recordemos que nuestra ciudad está a 200m sobre el nivel del mar. Se tienen que dar condiciones muy particulares para que a esta altitud llegue la nieve, y que se acumule, es decir, que no se haga líquida.

La ciudad es muy linda, como siempre. Villa María es una ciudad hermosa, visualmente muy atractiva (lo dice un riocuartense de nacimiento). Y a esas postales con la ciudad nevada uno las vuelve a ver y parecen casi increíbles La ciudad es muy linda, como siempre. Villa María es una ciudad hermosa, visualmente muy atractiva (lo dice un riocuartense de nacimiento). Y a esas postales con la ciudad nevada uno las vuelve a ver y parecen casi increíbles

Para finalizar, Arnaudo expresó: “La ciudad es muy linda, como siempre. Villa María es una ciudad hermosa, visualmente muy atractiva (lo dice un riocuartense de nacimiento). Y a esas postales con la ciudad nevada uno las vuelve a ver y parecen casi increíbles. La ciudad se sumergió en un cuento. Mucha gente de Villa María y también de la región tuvo la posibilidad de apreciar y divertirse con un fenómeno con pocos precedentes en la zona. A 15 años de aquel momento, todos los vecinos lo recuerdan con emoción y un dejo de nostalgia también. Al igual que en las fábulas, la ciudad fue mágica”.