club | Vaca | rugbier

Martín Vaca comenzó a despedirse de Jockey Club antes de partir a Francia

El rugbier compartió la jornada del sábado con las divisiones formativas. Hubo sorpresas, sorteos de camisetas, fotos y autógrafos del referente hípico. "Disfruto estar con las infantiles, pasé por el mismo lugar que ellos", dijo

Entre la alegría y la nostalgia. Martín Vaca comienza a despedirse su amado Jockey Club antes de partir a Francia para jugar en Narbonne.

El rugbier de 20 años, tiene todo listo para emigrar al viejo continente a jugar de forma profesional, apenas le salga la visa laboral dejará Villa María e irá por los sueños que persigue desde chico.

Vaca, por legado de su padre Marcelo (exjugador del hípico), prácticamente dio los primeros pasos en el predio de Jockey Club, y es tal el sentido de pertenencia que tiene con la institución que en cada viaje o entrevista que le toca hacer siempre tiene palabras para comentar alguna situación del verde o simplemente mostrar la camiseta que lo acompaña a todos lados.

El Pumita, que conoce la institución como pocos, realizó todo el proceso de divisiones formativas hasta la Primera División, esa que apenas pudo jugar dos partidos solamente. “Me queda la espina de no jugar más en la primera del club, que siempre fue mi sueño, la pandemia y las convocatorias a los seleccionados hicieron que no sea posible, pero lo que me tocó lo disfruté al máximo”, dijo Vaca a este medio cuando se concretó su pase a Narbonne de Francia.

En la soleada tarde de ayer, Martín se empezó a despedir del club que lo vio nacer. Con gran presencia de jugadores de infantiles (día de entrenamiento), el primera línea se acercó al predio para pasar una jornada llena de sorpresas, tanto para los chicos como también para él, que no esperaba tanto cariño de los más pequeños de la institución.

Cabe destacar que Vaca es un fiel colaborador de las categorías menores del hípico, función que cumple hace dos años.

Previo al encuentro del Pumita con los pequeños, Juan Pigni, histórico de la institución y entrenador del equipo que se consagró campeón en el año 2009, en la actualidad preside la subcomisión de rugby, fue quién tomó la palabra y brindó palabras muy emotivas para Martín, donde reconoció todos sus logros y le manifestó el orgullo que siente el club por él, que nunca bajó los brazos, que se entrenó en plena pandemia para el seleccionado y que lleva los colores del club al lugar que sea siempre como bandera. Allí reinó la nostalgia al recordar el crecimiento del rugbier en el último tiempo.

Luego Martín, sorteó dos camisetas del club hípico y dos camisetas de Los Pumas entre todos los chicos presentes. Además se sacó fotos y firmó casacas y botines para terminar la tarde dónde se respiró rugby y sobre todo mucha emoción con un jugador que nació dentro del club, como cualquiera de los que pedía una firma y hoy es el espejo de las nuevas generaciones.

4dbd3a77-5a0a-4884-8232-0800ab2874af.jpg