Deportes | club | pueblo | Tevez

"Me faltaba debutar en el RG"

David Reano aseguró: "Disfruté jugar con la camiseta de mi pueblo. Mi señora me hizo ver que podía pasarla bien y no se equivocó". En Boca y la selección juvenil jugó con Carlos Tevez: "Es difícil ser ídolo"

David Reano compartió el proceso formativo con Carlos Tevez en Boca y en la selección juvenil.

Aquella clase 84 del “Xeneize” se cansó de ganar títulos, y con el elenco nacional de esa categoría ambos visitaron Plaza Ocampo para enfrentar a un seleccionado de la Liga y lo vencieron 1-0.

Al gol lo hizo Carlos Tevez y el marcador central fue David Reano. Si aquella jornada fue inolvidable, la sorprendente decisión del defensor de volver este año al fútbol para retirarse en Ricardo Gutiérrez fue otro hecho histórico para La Palestina y para el fútbol local.

Reano cuenta que “María Luz (su esposa) me hizo ver que podía pasarla bien, que con nuestras hijas Isabella (7 años) y Angélica (1 año) me acompañarían. Tengo una gran relación con Mayco (Becco) y Laureano (Accastello) que me lo propusieron, y el DT (Heraldo Pereno) y el plantel me recibieron de la mejor forma. Fue un sueño”.

El ídolo del pueblo volvió para “debutar a los 37 en la Primera del club de La Palestina. Uno va rompiendo paradigmas. Quizás fui demasiado rebuscado antes, y ahora busco disfrutar, sin perder el equilibrio, ni equivocar los caminos”.

Acotó que “nunca pensé en volver a jugar. Si hubiera pasado 4 o 5 años antes, no jugaba. No lo pensé. Sólo volví porque es mi pueblo, y era mi asignatura pendiente. Me faltaba debutar y jugar en el RG”.

Remarcó que “no quería arrepentirme dentro de algunos años. Les agradezco mucho a mi familia, a mi señora. La gente del club me lo propuso y observé todo el esfuerzo para volver a la Liga después de 10 años sin hacer fútbol. Me dieron ganas de acompañar ese esfuerzo. Daría lo que fuera por el club”.

Sostuvo que “mi mujer me dijo es el club que te falta. Y eso me hizo pensar. Yo me fui muy chico del pueblo, pero siempre me sentí de La Palestina. Me faltaba eso. No quería arrepentirme. Me dije: ‘¿Por qué tantos prejuicios y no ir por lo que a uno lo hace feliz?’”.

Agrega que “fue una de las mejores decisiones que tomé en mi vida. Fue todo perfecto: debutar en el clásico contra Atlético Ticino y ante nuestra gente”.

Insistió en que “nunca más iba a tener esa posibilidad. Que el DT, los dirigentes, mi familia y el pueblo me hayan permitido ser tan feliz en una cancha a los 37 años, no tengo palabras para agradecerles. Muy pocas veces me emocioné tanto en una cancha, y no exagero. A mi edad, se valoran otras cosas”.

La descarga fue grande. “No me quería ir más de la cancha. Tengo la foto con mis dos hijas y la camiseta de mi pueblo, la que me faltaba como me dijo mi mujer”.

Y amplió: “Me descambié 2 horas después del partido, no paraba de disfrutar. Agradezco el respeto de toda la gente que presenció el clásico. No quería irme nunca de la cancha, ni volver a Villa María”.

“Me preparé para dirigir”

Consideró que “me saqué esa espina, voy a cerrar mi carrera habiendo debutado a los 37 años en el club de mi pueblo. Voy a jugar mientras me sienta cómodo y ayude a la reconstrucción del club de mi pueblo. Esa es mi única intención, ayudar al club”.

Remarcó que “uno aprende de los errores y agradezco a quienes me hicieron ver que me iba a arrepentir de no aprovechar esta oportunidad. Sé que esto es momentáneo”.

Comentó que “el grupo de personas es muy lindo y, al darse todo tan natural, me hizo disfrutar”.

El ídolo del pueblo afirma que “ojalá Diego Novaretti también pueda disfrutarlo tanto como yo. Sería increíble cerrar esta historia con Diego en La Palestina. Jugamos campeonatos de verano con él cuando teníamos menos de 10 años. Pero Diego tiene un lindo desafío con Belgrano y tendrá 2 años para disfrutar en Córdoba. Yo no voy a aguantar 2 años más”.

Señala que “ojalá Diego vuelva a jugar y yo estaré ayudando en alguna tarea en el club. En mi caso se dio todo, porque dejé de dirigir en Alumni, y mi familia me apoyó. porque tengo que viajar a entrenar a la noche. Fui a entrenar y se me despertó el jugador. Fue increíble”.

Recalcó que “no hay reglas. Me ayuda la experiencia a ver cosas que antes no veía, y mientras pueda ayudar y no me lesione... Tengo que seguir un tramo más”.

Asegura que “me apasiona dirigir, y me recibí de DT. Voy a disfrutar todo lo que pueda, pero después voy a meterme de lleno a dirigir”.

Remarcó que “no voy a presionarme, ni tampoco voy a hacerlo para dirigir. Necesito ver jugadores y ese conocimiento ayuda. Me apasionó mucho dirigir en Alumni, y estoy abierto a poder hacerlo en el club que me busque”.

Insiste en que “estoy abierto a dirigir en la Liga o en un nivel superior. No me pongo metas, ni plazos porque en el ámbito amateur se aprende de situaciones precarias y se puede errar. Te prepara para el profesionalismo. En Alumni lo tomé muy profesionalmente”.

Añadió que “mientras más experiencia sume, más me ayudará a llegar a niveles de más exigencia”.

“Puedo entender a Carlitos”

David Reano dijo que “puedo entender a Carlitos (Tevez). Cuando algo se desgasta en el fútbol, lo mejor es un punto aparte”.

Estimó que “no tengo dudas que tiene sangre azul y oro desde muy chico cuando lo conocí en las inferiores de Boca. Siempre marcó la diferencia. En el nivel de elite, esto pasa. Le había pasado cuando se fue a China. Ser hincha de Boca lo ayudó a dar un poco más, hasta los 37 años. Volvió a ser campeón y repitió. Hoy se habla más de Carlitos que del título que obtuvo Colón”.

Mencionó que “ese desgaste que sufrió por la pérdida de su padre, más el proceso de la nueva dirigencia en el club, en el que se habla todo el tiempo que el Consejo no lo quiere, y sumado a eso no lograr este título en un club en el que se exige ganar siempre, es mucho”.

Afirma que “se quedó sin nafta. Dijo que no tiene más nada para dar, pero ya le dio muchísimo a Boca. Es un ídolo indiscutible”.

Agregó que “conocí a Segundo Tevez. Se portó muy bien conmigo y con los chicos de la pensión. Era muy humilde y generoso con los chicos del interior, que teníamos muchas necesidades”.

Estima que “la pérdida de un padre como fue Segundo, que lo adoptó, lo crió y lo amó como un padre, más la exigencia de Boca, desgasta a cualquier jugador. Es muy difícil ser ídolo en Argentina”.

Insistió en que “hay quiebres en la vida. Segundo fue mucho más que un padre para Carlitos. Yo lo conocí a los 12 años, y jugué hasta los 17 con él en inferiores. Luego Carlitos debutó en primera, porque era un crack y cada vez hacía más diferencia. Siempre se le exigió”.

Reseñó que “es figura mundial por tantos logros en tantos países. Hay pocos que ganaron tanto como Tevez en el mundo. Le caen siempre en la derrota. Jugó con todos los del Consejo de Fútbol. Difícil no desgastarse, aun para un crack”.

reano y carlitos.jpg