Deportes | clubes | semana | medidas

"Un baldazo de agua helada"

Diego Conrero consideró que "hemos sido respetuosos de todas las medidas. He padecido Covid-19, pero el fútbol no es un factor de contagio, y el deporte ayuda a combatir la enfermedad, y a controlar los cuidados"

El presidente de la Liga Villamariense de Fútbol, Diego Conrero, manifestó que “acatamos el DNU y las medidas adoptadas por los intendentes y el gobernador. Somos respetuosos de todas las medidas que se adopten para mejorar la situación epidemiológica, pero no estamos de acuerdo”.

Remarcó que “parar 21 días el deporte amateur en la provincia no es acertado. El fútbol no es motivo de contagios masivos, es un deporte que se practica al aire libre, con protocolos, y no causa enfermedad. Al contrario, hay controles, y todo deporte es salud”.

Insistió en que “fue desprolijo detener un viernes las actividades deportivas planificadas para el fin de semana. No nos advirtieron, ni nos consultaron. Invitaron a la Federación Cordobesa de Fútbol a una reunión de presidentes de todas las federaciones con la Agencia Córdoba Deportes, y acordaron dejar jugar lo programado. Pero una hora después volvieron atrás lo resuelto, y pidieron detener desde las 0 horas del sábado toda actividad deportiva en la provincia. Muy desprolijo todo”.

Agregó que “los fundamentos no son claros. Faltan explicaciones, porque el fútbol se estaba adecuando a los protocolos, estábamos mejorando paso a paso para ofrecer mayor control, pero si no dejan jugar con control policial y sanitario, y sólo permiten entrenar, los jugadores quedaran más expuestos a riesgos, habrá menos controles, e idéntico movimiento de gente. No veo el motivo por el cual vaya a mejorar la situación al detener todos los deportes”.

“Cerrar los clubes con candados”

Insistió en que “para los clubes es muy difícil tener ingresos sin competir. Los socios dejan de pagar, los padres no abonan las cuotas de sus hijos cuando no hay competencia, y los gastos de los clubes son enormes. No tiene sentido seguir haciendo semejante esfuerzo. Si no logramos que se vuelva a competir la próxima semana, será todo gasto, y habrá que cerrar y ponerle candados a los clubes”.

Aseguró que “prometieron una nueva reunión esta semana entre la Federación Cordobesa de Fútbol y la Agencia Córdoba Deportes. El DNU es claro, pero afecta al deporte. Si no se llega a buen puerto en esa reunión, acataremos la decisión, pero no estamos de acuerdo con las nuevas medidas”.

Manifestó que “la medida se adoptó el viernes a la mañana, y la reunión con las federaciones fue a las 16. Ya estaba todo cocinado”.

Agregó que “José Di Benedetto nos informó que en la reunión de las 16 horas se otorgó permiso a las Ligas que tuvieran programadas sus actividades para el fin de semana. Eso generó un ruido en los intendentes que habían firmado antes las nuevas medidas, y ahora les pedían que retrocedieran y permitieran jugar. Héctor Campana le avisó a Di Benedetto minutos antes de las 19, que no se podía jugar”.

Consideró que “los clubes querían jugar este fin de semana”.

Añadió que “desde nuestro punto de visto, si van a parar el deporte amateur, tendrían que cerrar toda actividad. No sólo la deportiva”.

Recordó que “lo que no está permitido ahora, es la competencia. La actividad deportiva se puede realizar, se puede entrenar, pero no competir. Hay que seguir pagando sueldos, pero no hay torneo”.

Remarcó que “no colabora en mejorar la situación epidemiológica y sanitaria, pero perjudica económicamente a los clubes”.

Señaló que “ya vimos esta película el año pasado. Se puede jugar al fútbol 5 y torneos barriales sin ningún cuidado sanitario, y no se puede competir en una Liga con protocolo y cuidados sanitarios”.

Resaltó que “si nos aseguran que en 21 días algo va a mejorar, lo firmo con gusto. Creo que no se va a mejorar nada con esta medida”.

Insistió en que “si debemos ajustar el protocolo, no pasar las 100 personas, jugar con público local, con entradas anticipadas o con algún cuidado más, lo acepto. Pero habíamos mejorado mucho, la Liga ya no tenía casos como en las primeras fechas, y no se le puede atribuir al fútbol que haya contagios. Al contrario. Hemos ayudado a controlar, y aportamos salud”.

El presidente de la Liga dijo que “entrenar toda la semana demanda un movimiento de gente idéntico al que se produce cuando se compite. ¿Dónde van a estar los chicos cuando no compitan? Dando vueltas en la calle. No suma epidemiológicamente y daña a los clubes. Si se estiran estos 21 días de parate, vamos a tener que cerrar los clubes. Nos mata”.

Explicó que “es un baldazo de agua helada el que recibimos. Era el mejor momento del torneo, porque habíamos aprendido a convivir con la pandemia, mientras competíamos. Es la nueva normalidad. Con precauciones, nos estábamos adaptando. Parar 21 días no suma”.

Aclaró que “padecí esta cruel enfermedad. No dudo que exista esta cruel realidad. Pero ¿en qué mejora parar 21 días el fútbol? Tenemos un año por delante. Hay que aprender a convivir con el virus”.

Destacó que “los clubes cumplieron el protocolo. Si hay que ajustar más, estamos predispuestos a hacerlo, pero no cierren”.

Indicó que “la Liga Villamariense estaba para continuar. No había ningún partido suspendido por casos de Covid-19 el fin de semana. El cierre de la competencia no tiene fundamentos. Si Dios sólo atiende en Córdoba, es triste”.

Conrero manifestó que “el fútbol villamariense está predispuesto a activar el protocolo por casos de Covid-19, y lo hizo durante todo el primer mes de competencia. Ahora que estamos en el mejor momento, sin casos, adaptándonos a la realidad, nos detienen”.